EDITORIAL

El renacer de la Vaca y la estrategia del MPN

El MPN reafirma su estrategia basada en el poder económico posible desde los hidrocarburos. El fin del conflicto docente y la nueva negociación. Las contradicciones.

El martes 18 de abril, Omar Gutiérrez provocará otra reafirmación del futuro anticipado gracias a la Vaca Muerta, esto es, la apurada traducción política al presente de lo que prometen los días que vendrán. Será cuando participe de la inauguración de una planta de procesamiento de petróleo, de la anglo-holandesa Shell. Será la primera en ese tipo que hará la "pre-refinación” del crudo que se extrae con sistema no convencional, hasta 10 mil barriles de petróleo por día. Empleará 29 operarios. Pocos, porque la tecnología tiene eso: mucha producción con poca gente.

Gutiérrez acaba de volver a la provincia de una gira de negocios con Gas y Petróleo de Neuquén por Canadá y Estados Unidos. El miércoles, en Houston, estuvo reunido con Laurens Gaarenstroom, general manager No Convencionales-Argentina y responsable de las operaciones que determinarán la viabilidad comercial de los proyectos de no convencionales de Shell en el país.

Antes de Gutiérrez, había incursionado por Houston el senador y secretario general del gremio petrolero, Guillermo Pereyra. Mantuvo varias reuniones con operadoras de yacimientos en Neuquén. Entre ellas, una con directivos de Schulemberger, la gigante de los servicios que se hará cargo ahora de un área enteramente a su cargo.

Entre Pereyra y Gutiérrez, ocuparon dos semanas de atención del primer mundo petrolero hacia la Vaca Muerta neuquina. No es casualidad, ni responde a una agenda improvisada. Es parte del plan rigurosamente preparado por el MPN para afirmar la base de su poder político, que sigue estando asentada en los hidrocarburos. Este año, electoral, y después de haber conseguido dar por terminado el conflicto con los maestros de ATEN, se precipitarán las novedades positivas desde el rubro energético. Esa sábana tapará el colchón medio apolillado de una sociedad que oscila entre la satisfacción de su clase media y el desamparo de los carecientes, a quienes solo les alcanza la supervivencia de una ayuda estatal generosa aunque prebendaría.

La sociedad neuquina observa con espíritu crítico renacido. En gran medida, por el largo conflicto entre el gremio ATEN y el gobierno, que mantuvo escuelas cerradas y clases en punto muerto. De hecho, las clases en el nivel primario empezarán este lunes 17, y en el nivel medio, recién el martes, porque el lunes es el Día del Profesor, no laborable. El miércoles hay jornada institucional. ¿Habrá clases? Depende del CPE, mágico lugar de la burocracia que conduce el sistema educativo neuquino, en donde gobierno y gremio mantienen una negociación permanente, sentados uno al lado del otro, del mismo lado del mostrador.

El CPE está abocado, ya, a la negociación que persigue el propósito de devolver los descuentos realizados por días no trabajados a unos 10 mil docentes. Es una negociación con un preacuerdo ya establecido la semana pasada, cuando se firmó el acta que permitió que Marcelo Guagliardo y Mariano Gaido se estrecharan las manos, aliviados, después de haber conseguido lo que ambos habían empujado con ansia, uno aguantando la presión del costado más radicalizado del propio gremio, el otro, la que emanaba incesante de las críticas crecientes al gobierno por no conseguir que empezaran las clases.

Ahora, el acuerdo por la "recuperación” de los objetivos pedagógicos no alcanzados de marzo y la mitad de abril, será alcanzado tras la devolución de esos descuentos, que sumaron unos 17 millones de pesos. Es algo que se daba por cierto pese a que no hubo una sola palabra oficial al respecto. El gobierno hace como el mejor Ronaldinho de aquel Barcelona fulgurante, cuando daba un pase para un lado mirando para el otro. Los funcionarios de Educación despliegan acciones como si estuvieran en el mejor de los idílicos mundos del desarrollo, por el "interior profundo” de la provincia, reuniéndose con intendentes y refugiándose en áreas donde la educación permanece, de la mano de la inmediatez con la naturaleza y sus necesidades. En el CPE se realizan jornadas acerca la "educación inclusiva”. Nadie parece percatarse que la satisfacción no la da la política, si no se cumplen los objetivos esenciales de su propia existencia. Es en realidad una insatisfacción disfrazada, casi una impostación, que no puede perseguir otro objetivo que el que buscaba Ronaldinho en el Barcelona: engañar al adversario.

Como sea, se dará por superado el triste episodio escolar, aunque no se solucione. La superficie mediática será orientada por el poder, como suele suceder, hacia otros aspectos menos perturbadores. Las obras en la ciudad capital ofrecerán algunos de esos paisajes optimistas. La inauguración del paseo del Este, el que nace en la rotonda de la Legislatura, será una parte de la gala. El avance hacia las obras de saneamiento completo y construcción de un parque maravilloso en las riberas del arroyo Durán, que lo mutarán de canal infecto en paseo disfrutable, y de paso garantizarán que haya menos nivel de inundación en la ciudad, será otro capítulo. El gobierno provincial no deja de trabajar y avanzar desde lo más pequeño a lo más grande en el distrito donde quiere marcar un triunfo este año.

Quiroga, desde el otro lado del espectro, hace más o menos lo mismo. El énfasis en obras pequeñas y grandes es incesante. El edificio que será nueva sede del Municipio capitalino, allá en la loma del Oeste, avanza y ya se ven sus columnas creciendo hacia lo alto. El intendente se mudará allí en 2018 y pasará el 2019 comandando las elecciones de ese año desde una oficina asentada, por primera vez, en el corazón más popular del distrito más importante.

Todo esto irá ocurriendo, indefectiblemente, al ritmo de la lenta, gradual, recuperación de la actividad de la industria de los hidrocarburos. Neuquén está marcada por las inversiones del mundo, ya ocupando los primeros lugares del país. Pero habrá que discernir acerca de sus contradicciones. El paraíso tiene a la vez la manzana y la serpiente. Y la humanidad, solo el poder de elegir.

Rubén Boggi

Comentarios