PODER JUDICIAL DE NEUQUEN

Apuntes de cuando la Justicia espía por sobre la venda

Dos casos de homicidios culposos por manejo irresponsable, transitan por distintos carriles.En un caso, el imputado logró que le concedan una probation. En el otro, la acusada no pudo.

Apuntes de cuando la Justicia espía por sobre la venda

Dos personas cometieron homicidios mientras conducían vehículos de manera irresponsable. Una es hijo de un juez neuquino. Tenía casi 1 gramo de alcohol en sangre, iba a alta velocidad y mató a dos jóvenes que iban en moto. Otra, una médica de Córdoba. Iba mirando el teléfono celular, se metió dentro de una casa y mató a una joven en el patio. Al primero le concedieron una probation. A la segunda, se la negaron. Los dos hechos ocurrieron en el ámbito del Poder Judicial de Neuquén.

El 12 de marzo del año pasado, Luciano Luchino conducía su vehículo por la ruta 40 entre San Martín y Junín de los Andes. Era de madrugada. En sentido contrario lo hacía una motocicleta con dos mujeres jóvenes: Rosa Tatiana Millapi y Karina Catalán. Ambas, soldados voluntarias de Junín e iban a prestar servicios. En un momento dado, el auto de Luchino se cruzó de carril y las embistió. Las mujeres murieron en el acto. Según el test de alcoholemia, Luchino tenía 0,975 graos de alcohol en sangre (por entonces el mínimo permitido era 0,5). Una pericia posterior determinó que circulaba a 95 kilómetros por hora.

El 6 de diciembre del año pasado, la médica cordobesa Sandra Lardone, de 60 años, conducía una Chery Tiggo por Colón hacia el Sur. Según una testigo, iba mirando el teléfono celular. Perdió el control del rodado, se montó en el cordón que separa los carriles y enfiló a la vivienda en la que vivía Lorena Barrionuevo. La camioneta frenó contra unas plantas del fondo de la casa, pero en su tránsito descontrolado arrolló a Barrionuevo, quien murió poco después.

El caso de Luchino llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia que se expidió el mismo día en que un tribunal de Impugnación lo hizo por el caso Lardone. Pero lo hicieron de manera disímil. A Luchino se le confirmó la suspensión del juicio a prueba, por lo que deberá cumplir pautas de conducta y realizar tareas no remuneradas en la ciudad de Buenos Aires, donde vive actualmente. Entre esas pautas tiene prohibido conducir vehículos.

En cambio, argumentando cuestiones técnicas, los jueces Mario Rodríguez Gomez y Richard Trincheri, hicieron prevalecer su mayoría por sobre Federico Sommer y anularon la resolución de la jueza de Garantías, Ana Malvido, quien había aprobado la suspensión del juicio a prueba pedida por la defensa de la médica cordobesa Lardone quien, de llegar a juicio, podría afrontar una pena superior a los tres años de prisión.

Comentarios