POLEMICO FALLO

"Es lamentable que un juez no sepa lo que es vivir en la calle"

Una jueza envió a prisión efectiva a un joven por robos menores, adicto y que vive en la calle, porque 'incumplió pautas de conducta'. La respuesta de su defensor oficial fue muy dura. Un tribunal ordenó a Salud Pública tomar las medidas necesarias.

"Es lamentable que un juez no sepa lo que es vivir en la calle"

Un tribunal de revisión ordenó al Estado provincial disponer de un tratamiento especial para un joven que sobrevive en situación de calle, con serios problemas de adicciones y con varias causas penales por robos menores, a quien una jueza había enviado a prisión efectiva por no haber cumplido con las pautas fijadas para la condicionalidad de la pena.

Los jueces Martín Marcovesky, Carolina García y Dardo Bordón resolvieron por unanimidad revocar la medida de la jueza Raquel Gass, quien el 28 de agosto revocó la libertad provisional de Matías Mariguin tras haber sido detenido por robos cometidos en negocios del Bajo capitalino.

Los magistrados, además, ordenaron que "el sistema de Salud garantice la internación de Mariguin y que se realice una audiencia para que se fijen nuevas pautas para la ejecución en suspenso de la pena impuesta”.

El Defensor Oficial, Raúl Caferra, aplaudió la decisión del tribunal de revisión y destacó que no fue Mariguin quien incumplió las pautas de conducta sino "el Estado”, al aclarar que "Salud Pública no tiene ningún dispositivo que lo reciba, a pesar de que en reiteradas oportunidades manifestó su voluntad de internarse”.

Agregó que "se reconoce que el señor Mariguin no tiene una voluntad libre porque es adicto; el sistema de Salud reconoce que es adicto y reconoce que no tiene un dispositivo adecuado para internarlo; reconoce que esto no es culpa de Mariguin, pero (igual) le agravamos le apena”.

El pasado 28 de agosto, la jueza de Ejecución, Raquel Gass, había dispuesto dejar sin efecto la condicionalidad de una pena impuesta a Mariguin el 12 de abril, en la que se le habían impuesto las pautas de fijar un domicilio y someterse a un tratamiento para adicciones. "No es que Mariguin no quiso mantener un domicilio, es que no tiene un domicilio, vive en situación de calle porque no tiene trabajo ni familia que lo contenga” enfatizó Caferra, para señalar luego que "es lamentable que un juez desconozca lo que es que una persona viva en situación de calle”.

Comentarios