COMO SI FUESE UN NN

Carlos Fuentealba: el maestro de lucha que nadie visita en el 978

El maestro emblema de la reinvindicación docente no tiene ni una placa identificatoria en el nicho donde descansan sus restos.

Carlos Fuentealba nació un 14 de septiembre de 1966 en Junín de los Andes.

Creció en el campo de una familia humilde, cerca del lago Lácar, en San Martín de los Andes, donde realizó los estudios primarios.

Se trasladó a la capital de la provincia para continuar sus estudios secundarios en la escuela industrial General Torres donde se recibió de técnico químico.

En los años siguientes trabajó en diferentes empleos: en un laboratorio, en un supermercado, en un hangar, en una radio y en una fábrica de jugo y como administrativo en UOCRA.

Recibido de docente en 2005, a los 38 años, comenzó a trabajar como profesor de química en el Centro Provincial de Enseñanza Media (CPEM) n.º 69 del barrio Cuenca XV, uno de los más pobres del oeste de la ciudad de Neuquén.

El día en que murió Fuentealba tenía 40 años, y dos hijas de 10 y 14 años.

El 4 de abril de 2007, en el marco de una huelga del sindicato docente ATEN, deciden hacer un corte de la ruta 22 a la altura de Arroyito, como medida de protesta.

La decisión fue tomada en asamblea por la mayoría de los afiliados al sindicato. Fuentealba no compartía la decisión de hacerla en ese lugar porque lo consideraba peligroso, pero accedió a la voluntad de la mayoría, y si bien habitualmente no participaba de movilizaciones, ese día se sumó en reemplazo de su mujer.

La policía provincial recibió la orden de impedir que los manifestantes cortaran la ruta. Tras una conversación entre dirigentes y policías, los docentes se retiraron.

Fuentealba se encontraba en el asiento trasero de un Fiat 147que se retiraba del lugar, cuando el policía José Darío Poblete, integrante del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) de Zapala, apuntó y disparó una granada de gas lacrimógeno.

El cartucho atravesó el vidrio del vehículo e impactó en la nuca de Fuentealba, causándole un hundimiento de cráneo.

En el hospital provincial fue sometido a dos operaciones y finalmente murió al día siguiente.

La muerte de Fuentealba fue, y sigue siendo utilizada por el gremio docente como bandera de lucha. el reclamo de "justicia completa" y "Carlos Presente " suelen encabezar todos los reclamos y marchas. Se convirtió en el maestro emblema de la reinvidicación docente.

Carlos era un docente reconocido por su capacidad humana y pedagógica.

En 2006, había sido distinguido por sus alumnos de Cuenca XV como el «Rey del Colegio» como mejor profesor. Por eso elegimos homenajearlo en el día del maestro.... pero tristemente, nos encontramos con una tumba lúgubre y cuasi abandonada.

Ni siquiera una placa con su nombre identifica a quien descansa en este lugar, apenas dos iniciales casi imperceptibles, marcadas sobre un ladrillo, y una flor de tela en un frasco oxidado.

El maestro emblema, ícono de una época, el que impuso con su rostro y su cuerpo en la lucha docente, es casi un ser anónimo sin dignidad ni honores en su última morada.

Sus padres, los que jamás fueron contactados por las diferentes conducciones de ATEN, intentaron llevarlo a Junín de los Andes, para llorarlo como lo hacen todos los días desde hace 10 años, y también para homenajearlo.

Padres dolientes que perdieron las ganas de vivir con la partida inesperada y violenta de ese hijo amado. Pero ese pedido les fue negado, y hoy sólo pueden lamentar este abandono, sin poder hacer demasiado.

Por las diferencias con el círculo más cercano de Carlos, sólo una vez visitaron este lugar.

Y sufren por ello. No entienden el abandono de la tumba del hombre cuyo nombre y figura ilustra cada reclamo, cada reinvidicación, cada "clase" en las aulas argentinas..

Ojalá en este sentido también Carlos tenga algún día Justicia completa....y pueda finalmente descansar en paz.

Comentarios