La Política en Neuquén

Narcoterrorismo

El diagnóstico es contundente. Neuquén capital ha sido coronada por grupos “narcos” que reclutan a jóvenes neuquinos. Son la avanzada que desafía al poder político y judicial.
domingo, 20 de octubre de 2019 · 12:00:00 a.m.

Fue el término que más ruido me hizo durante la charla que mantuvimos con Horacio “Pechi” Quiroga, la noche previa a su deceso. Lo dijo sin medias tintas y la verdad que resultó chocante. Pero hubiera sido una de las tantas frases que “Pechi” sacaba de su galera, si cuatro días después de su muerte no hubiera ocurrido lo que sucedió en barrio Confluencia.

Una demanda de vivienda o terrenos de un grupo de familias derivó en un duro enfrentamiento entre la policía y los ocupantes de la Toma Obrero Argentino. La policía cumplía con un mandamiento de desalojo pedido por la Justicia a instancias de una denuncia por usurpación de tierras impulsada por su propietario: la municipalidad de Neuquén.

Se procedió al desalojo pero la bronca por la prepotencia de la acción gano las calles del barrio. Fueron 72 horas de máxima tensión. Confluencia como desde hace 30 años, una vez más, se convirtió en un escenario bélico entre la policía y los sectores más radicalizados del este del barrio.

 

Otra oportunidad

Este martes la dirigencia política y social capitalina, tendrán una nueva oportunidad, como lo vienen intentando desde hace 30 años, para encontrar una salida a las demandas de Confluencia. ¿Es todo el barrio? No, pero el nivel de conflictividad que gana las calles cada año afecta a todos por igual. Tampoco es un tema exclusivo de ese sector, nos afecta a todos los vecinos de la ciudad.

¿Pero qué es lo que ha desnudado esta vez este nuevo capítulo de cowboys en Confluencia? No existe la ley. En los jóvenes hay un desapego total a las normas establecidas. La policía de la provincia tiene serios inconvenientes para hacer valer su rol. No sólo en Confluencia, sino, también en las zonas más calientes de la capital provincial.

Luego de la entrevista que le hiciéramos a “Pechi”, quien escribe, le pidió precisiones sobre el porqué del término que había utilizado durante el reportaje. “No tengo la menor duda de que en Neuquén tenemos que dejar de “boludear” con las políticas de prevención sobre el daño que ocasiona el consumo de sustancias prohibidas”, indicó. “A la gente tenemos que mostrarle la realidad en toda su dimensión. Acá ya pasamos la etapa del “narco menudeo”, estoy convencido que algunas zonas de la ciudad han sido tomadas por practicantes del “narco terrorismo”, desestabilizadores profesionales que usan a los pibes para hacerse del poder político”.

Narcos y política

Según el hilo de aquella conversación, y para dejar a salvo algunas cuestiones, en Neuquén habría “Narcos” que ganaron los territorios más sensibles de Neuquén capital y ahora estarían en un plan para involucrarse en la política.

La base está en los jóvenes. Pibes que están en la etapa de transición del narcomenudeo al narcoterrorismo.

El narcoterrorismo está en donde surgen manifestaciones contra el sistema establecido. En donde hay indicios de rebeldía y enfrentamiento a la autoridad allí va el narcoterrorismo. Es un tema que está en el centro de debate de toda Latinoamérica. Los carteles mexicanos son la muestra de cómo operan. Esta semana la Guardia Nacional de México apresó a uno de los líderes del cartel de Sinaloa, el hijo del Chapu Guzman. Ovidio Guzmán López. Fue en Culiacán, Sinaloa. La ciudad se convirtió en el centro de una batalla librada entre agentes de la Guardia Nacional y grupos narcos armados que respondían a Guzman López. El capítulo concluyó cuando las fuerzas de seguridad mexicana tuvieron que liberar al jefe narco. Lo relatado, es la muestra de lo que nos espera si no ponemos las barbas en remojo y nos hacemos cargo de la situación por la que estamos atravesando.

 

Debilidades

Volviendo a la situación en Neuquén, durante el acto de desalojo en Confluencia hubo un integrante del gobierno de la provincia que intentó frenar la acción, volver todo a fojas cero. Funcionarios judiciales y de la fuerza policial hicieron saber la gravedad que revestía ir contra un mandamiento judicial y a la vez desautorizar a la fuerza de seguridad como resorte auxiliar del Poder Judicial. Por unos segundos el poder político casi es presa fácil de la intifada sureña.

El diagnóstico de las fuerzas de seguridad que también comparten dirigentes políticos y sociales de Neuquén capital es contundente. Estamos perdiendo la pelea. Bandas narcos hicieron base entre jóvenes de los barrios más populosos de la ciudad. El mapa muestra cómo han coronado a la capital provincial. Valentina Sur y Rural, Cuenca XV, Z1, Gran Neuquén Norte, San Lorenzo, Nueva Esperanza, Parque Industrial, Sapere y Confluencia; son los territorios que hoy están bajo el radar de las fuerzas de seguridad y de la justicia. La pregunta es quiénes son los que impiden que avancen y desmantelen cada una de las “guaridas” detectadas.  Ante la falta de respuestas no queda más que hacer foco sobre la dirigencia política. Este sector de la sociedad  tiene una gran parte de responsabilidad en el actual estado de situación y en lo que deberá hacerse de aquí en más.

No es tiempo para tibios. Es una pelea que se debe dar en conjunto. Sin banderías políticas, alejados de cualquier ideología. Pelear por el futuro mismo.


Cargar mas noticias