Silencios, medidas y declaraciones

Vaca Muerta, el nuevo TEG

Como en todo juego de tácticas y estrategia, las jugadas representan la intención del jugador. En el “TEG de Vaca Muerta” los mensajes y silencios son parte de las estrategias que presuponen las reglas del juego de los próximos años.
jueves, 05 de diciembre de 2019 · 12:00:00 a.m.

Como en todo juego, tenemos jugadores que tienden a destacarse en el teatro de operaciones. En este caso, encontramos un delicado protagonismo de las empresas operadoras. Luego del “stand up” de los CEOs en la Oil & Gas de Buenos Aires, los principales actores de la industria se llamaron a “silencio”. Una estrategia muy utilizada por los empresarios para sobrevivir en momentos de incertidumbre.

En otro lado del tablero se encuentran las organizaciones sindicales que, durante estos años, supieron alinearse a las políticas de la administración Macri. Las actuales medidas de fuerza y la forzada conciliación obligatoria son leídas -por los analistas- como parte de una jugada de los actores gremiales para intentar retener el protagonismo territorial.

Hasta aquí, una partida entre empresas y sindicatos. Pero para hacer el juego más interesante es necesario -y hasta tácticamente conveniente- sumar a otros jugadores. Uno de ellos es el gobierno saliente que, en estos últimos dos meses, se dedicaron a publicar “informes y perspectivas” sobre la industria. Para muchos son valiosos los reportes mientras que para otros solo apuntan a condicionar a la nueva gestión. 

Otro jugador es el Gobernador. Al parecer, el peregrinaje de Omar Gutiérrez por Buenos Aires no cayó nada bien entre los referentes del kirchnerismo.Gutiérrez habló en el simposio “Argentina: Perspectivas económicas y políticas” organizado por el Consejo de las Américas y sus palabras fueron reinterpretadas como un alineamiento simbólico al gobierno actual.

Hay que entender que cuando un gobernador o funcionario provincial se pone frente a un auditorio (y fuera de su territorio), el mensaje no está dirigido directamente a los presentes, sino todo lo contrario: al "auditorio ausente".

“Acuerdos… seguridad jurídica y económica, más confianza, es lo que demanda hoy el país…” expresó en la conferencia. “Cuando se genera incertidumbre en una industria, se produce retroceso… no podemos dictar actos administrativos unilaterales que generen ese marco de incertidumbre…” reza uno de sus párrafos publicado en la página oficial. “Neuquén es la provincia en la cual durante estos cuatro años más se ha invertido…” Lamentablemente, cada una de estas frases descontextualizadas lo han colocado más cerca del discurso de Macri que el de Fernández.

Entender la estrategia de Fernández-Fernández es comprender la alineación. La meta -hoy en día- está centrada en alinear a gobernadores, sindicatos y empresarios para mostrar un criterio unificado, no solo frente a la sociedad sino principalmente a los mercados. Gutierrez al parecer no supo leer y la respuesta no se hizo esperar.

El senador electo por Neuquén, Oscar Parrilli, salió a marcar la cancha. "Estar en contra de la desdolarización de las tarifas de los servicios públicos, significa defender las políticas de Macri… (el gobernador) está más pendiente en defender los intereses de las empresas petroleras que en gobernar en favor del pueblo… me llama la atención que siga defendiendo las políticas que el pueblo argentino acaba de rechazar…”. Estos dichos no contienen lineamientos económicos, sino un claro mensaje político dirigido al gobernador y las empresas del sector.

Para muchos en Neuquén, decir Oscar Parrilli es decir Cristina Fernández de Kirchner. Que el hombre de confianza de CFK le conteste al gobernador es más un “llamado de atención” que una respuesta mediática. Es importante comenzar a analizar las señales y entender como serán las reglas del juego. Antes los indicadores marcaban tendencia; hoy son las señales de los políticos.

Acostumbrado a los cambios de paradigmas, rápido de reflejos y entendiendo el juego del gobierno entrante, el exgobernador Jorge Augusto Sapag -que se encontraba en San Martin de los Andes- salió a poner paños fríos a la disputa y reforzar el mensaje que llevó hace algunas semanas a los referentes del nuevo gobierno.

“El DNU 566 de Macri fue un verdadero desastre. Hizo mucho daño, a tal punto que de 43 equipos quedaron 26 equipos perforando en la provincia…” expresó en un reportaje radial antes de partir hacia Alumine. “Se atacó y se congeló el precio del barril en lugar de buscar controlar el precio de combustibles en el surtidor…” definió finamente para defender las reglas del libre mercado y la intervención en la política de precios.

La facilidad de ser “dual en política” le posibilita ser interpretado -al igual que el signo lingüístico- según el significado o el significante. “Hay que tener cuidado con el valor de boca de pozo … hay que tener como dice la corte precios justos, razonables, equitativos tanto de los combustibles en el surtidor como del gas en los domicilios…”

Mostrarse cerca del discurso nacional no lo aleja de la intención provincial. “Neuquén puede aportar 500.000 barriles por día de exportación a las arcas nacionales, traer divisas, traer inversión… estamos hablando de unos 10.000 millones de dólares de exportación de petróleo... sino ponemos un buen precio, no vamos a tener posibilidades de autoabastecimiento ni de exportación… creo que todas las medidas económicas que va a tomar el gobierno que asuma van a estar dirigidas a reactivar todas las industrias, fabricas, pymes que se han ido cerrando y clausurando” expresó  Sapag con la intención de separarse políticamente de las declaraciones de Oscar Parrilli y de la presentación de Omar Gutiérrez.

Esta claro que para jugar a “TEG de Vaca Muerta” no alcanza con tener el dominio del territorio, sino que hay que saber jugar con las nuevas reglas. Los indicadores de producción hasta los niveles de inversión son parte del juego pero no de la estrategia. Un delicado equilibrio entre las necesidades provinciales y la destreza del gobierno nacional.

Sapag aprendió que en política vale más sumar aliados que adversarios. Reinterpretar el discurso del gobernador Gutiérrez es un respaldo para la gestión provincial y una clara señal al entorno de CFK. “confío plenamente en el gobierno de Omar Gutierrez… confío… que podremos reparar este daño que el gobierno saliente le ha hecho a la economía provincial”.

Soplan nuevos vientos y solo algunos lo entendieron. Como embajador de Vaca Muerta, Jorge Sapag respaldo a Gutierrez y al mismo tiempo confia en Fernandez. Un puente entre dos pensamientos que representa una señal para el nuevo periodo.


Cargar mas noticias