Tendencias preocupantes

Petróleo, acciones y empleos: todo en baja

Sobran 3000 puestos de trabajo en Vaca Muerta. Las acciones de las principales empresas petroleras no recuperan su valor. El precio del barril continúa hacia la baja. Para la OIT el precio del crudo es un factor determinante. Historicamente la demanda de empleo es fluctuante en la actividad petrolera
miércoles, 26 de febrero de 2020 · 12:00:00 a.m.

El comentario del líder sindical Guillermo Pereyra sobre que las empresas dijeron que existe “un excedente de 3000 puestos de trabajo” fue considerado como la punta del iceberg del conflicto gremial en Vaca Muerta. Aún asi, otros analistas consideran que Pereyra se encuentra presionado por las bases y no llega a visualizar el contexto en el cual se encuentra la actividad.

Los distintos escenarios muestran que serán meses difíciles para el petróleo. Esta actividad se mueve por ciclos al igual que la economía; e interpretar cada uno de estos ciclos no solo genera tranquilidad al inversor y a la sociedad; sino posibilita visualizar y aprovechar el rebote del próximo ciclo económico.

Para los empresarios es importante que tanto los representantes gremiales como los funcionarios de gobierno internalicen las variables con las cuales trabaja la industria en distintas partes del mundo. Para explicar esta situación, un reconocido laboralista recurrió al informe sobre Dialogo Social y las Relaciones Laborales en la industria del Petróleo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El estudio -realizado a nivel mundial y con la participación de representantes de gobiernos, empresas y sindicatos- considera que “el precio del crudo es un factor determinante” para “emprender nuevos proyectos que sobrevivan a las fluctuaciones del mercado”. Algo que al parecer los actuales representantes locales no entienden. 

La recopilación de datos editados en el informe posibilitó tener los precios de referencia del crudo desde 1990 hasta fines de 2008. Durante este periodo, el barril pasó de U$D 19 a U$D 147 en julio de 2008, destacando la “volatilidad” que tiene el petróleo y con el cual debe manejarse la actividad.

Otro dato para tener en cuenta sobre el “excedente de personal” es la tendencia del valor de las acciones de las principales empresas petroleras. Sin entrar en un análisis económico-financiero de cada una, se observa "una tendencia generalizada a la baja en las principales empresas del rubro".

Para algunos analistas económicos, los informes trimestrales de las compañías, los recortes a la producción de la OPEP y el avance de las energías limpias contribuyeron a la declinación del valor de las acciones de las empresas petroleras.

En los siguientes cuadros se observa que el valor de las acciones de Exxon Mobil, Shell, Schlumberger, Halliburton y Baker Hughes no pueden recuperar el precio que tenian exactamente un año atrás. Si a este escenario se suma la desaceleración de la economía mundial producto de la amenaza del coronavirus, el pronóstico para la industria es “preocupante”.

Bajo este contexto internacional se encuentra el desarrollo de Vaca Muerta. La industria tiene altibajos y es necesario que esta situación se comprenda más allá de los impactos negativos que genera una desaceleración a nivel mundial.

En otros países existen modelos de “contención económica y social” administrados por asociaciones, bancos o sindicatos que tiene como objetivo palear la situación de desempleo y contribuir a mantener la economía local de una región.

La tendencia del empleo

Para la OIT, las tendencias del empleo no solo están relacionadas con el valor del crudo y las características del mercado, sino con el tipo de empresa. El empleo en los países con dominio de las Empresas Petroleras Estatales (EPE) -como el caso de Arabia Saudita- creció a un ritmo constante. Por el contrario, en Estados Unidos, donde la industria está dominada por Empresas Petroleras Internacionales (EPI) los datos muestran una gran flexibilidad.

El gráfico sobre el empleo en Estados Unidos en el periodo 1990-2008 muestra una "interesante fluctuación" de la demanda de puestos de trabajo. Un incremento de 37.000 puestos en cinco años -de 120.000 en 2003 a 157.000 en 2007- o una reducción de 70.000 en menos de cuatro años -de 190.000 en 1990 a 120.000 en 2003-.

Cuando se desagregan los puestos en función del tipo de tarea, el informe detalla que “el número de trabajadores de la producción se ha mantenido relativamente estable a lo largo de los últimos 20 años (entre 75.000 y 80.000 puestos de trabajo); mientras que los empleos ajenos a la producción (llamados puestos de trabajos de empresas de servicios) son más vulnerables”.

Con estos datos es sencillo inferir que la industria está pasando por una importante desaceleración que no se arreglará con una conciliación obligatoria, ni con turnos rotativos y muchos menos con medidas de fuerzas.

Lo interesante y valioso de este contexto es que la paralización de actividades de Vaca Muerta no responde al congelamiento de las tarifas generado por la administración anterior, ni a la incertidumbre sobre las políticas que implementará el nuevo gobierno.

La rápida desaceleración que vive Neuquén es producto del ajuste que la industria inició a mediados del año pasado en todo el mundo y por razones que aún se desconocen, en Argentina y Neuquén se intentó ocultar.


Cargar mas noticias