Nido de las manos

El meticuloso arte de Toti Palmer

Este artista patagónico pinta el universo subacuático de las truchas con un realismo alucinante.
viernes, 21 de febrero de 2020 · 12:00:00 a.m.

Nacido en el paraíso (San Martín de los Andes), su relación con el agua, las truchas, la pesca y la naturaleza fue estrecha desde que llegó al mundo. Es que Héctor nació en el seno de una de familia de pescadores. Comenzó a pescar a los 7 años y aún recuerda los colores de su primera cucharita voladora: “Mepps negras con lunares amarillos”, contó en una entrevista.

Amante de los lagos Pulmarí y Filo Hua Hum, fue Guía de pesca Deportiva, a lo cual se dedicó durante mucho tiempo. También incursionó en el mundo de la fotografía como reportero gráfico.

Hoy, “Toti” (como le dicen en San Martín de los Andes) es un gran exponente del patrimonio cultural de la localidad y un reconocido pintor que lleva con honores el título de ser el único del país en hacer, con seriedad, lo que hace.   

Foto: “Como siempre, tus pinturas me dejan sin palabras, sos un genio”, dicen los mensajes que deja el público en sus redes.

Garabateando

Allá por el año 2000, y de manera casi casual, Toti -que tenía destacadas aptitudes para el dibujo-, comenzó a garabatear sus primeras moscas. Poco tardó en llevar esa nueva faceta hacia el lado del “Arte del Fly Fishing” del cual es fanático.

Comenzó dibujando pequeñas moscas a mano alzada con lápiz negro. Luego incorporó los colores y, finalmente, ya incursionando con óleos y acrílicos, abrió el abanico con su pincel: no sólo pintaba moscas, también comenzó a retratar las truchas de los ríos de la cordillera en su entorno natural, representando detalles de su fisonomía en escenas que permitan apreciar su estilo de vida. Todo, con un realismo impresionante.  

Fotos: “Es el único pintor serio en el país, dedicado de lleno a la vida de la pesca y sus innumerables experiencias” dicen los medios especializados en pesca, sobre el arte realista de Toti Palmer.

Meticuloso, minucioso, detallista al milímetro; para lograr tal nivel de detalle, Toti se valió de todos sus recursos y de todos sus años de experiencia en el mundo de la pesca. Incluso, se acercó al C.E.A.N. (Centro de Ecología Aplicada del Neuquén) para estudiar a los peces con mayor detenimiento.

Una pinturita 

Hoy, este conocido artista sanmartinense, autodidacta y súper talentoso, sigue plasmando sobre el lienzo a las truchas patagónicas en su entorno natural, y también retrata pasajes campestres, objetos cotidianos y otros animales de la fauna local.

Sus cuadros son objeto de deseo de diplomáticos fans del fly casting y no hay lugar en la cordillera neuquina donde no haya un cuadro de su autoría. Tampoco es raro encontrar una de sus pinturas en Chile o en ciudades como Washington o Londres. Es que el nivel de detalle de sus obras, las vuelve tan hipnóticas, que pueden trascender cualquier frontera.

Conocé a Toti en Facebook e Instagram.

 


Cargar mas noticias