RÍO NEGRO

Amigos son los amigos: KoKo y el monopolio del transporte

El gobierno le extendió la concesión en el Alto Valle hasta 2029 sin licitación y sin considerar las quejas de los miles de usuarios.
sábado, 13 de abril de 2024 · 20:40

Durante la última semana de febrero, el gobernador Alberto Weretilneck y su ministro de Obras Públicas, el bonaerense Alejandro Echarren, firmaron el decreto para extender, sin licitación, la concesión del servicio de transporte interurbano de pasajeros en el Alto Valla en favor de la empresa KoKo, perteneciente al grupo Vía Bariloche, de la familia TrappaLe medida fue fundamentada por la falta de sanciones y de quejas, como además la imposibilidad de hacer un llamado a licitación.

La publicación en el Boletín Oficial se demoró por el lock out patronal que dejó a miles de personas sin transporte en marzo en reclamo de subsidios y un valor más alto en el pasajes. Hubo una amenaza de sanción y hasta de dejarlos afuera del negocio, pero nada de eso pasó y tampoco es probable que pase, si se tiene en cuenta la estrecha relación del cipoleño con los herederos de Roberto Trappa.

La relación entre ambos se extiende desde hace más de dos décadas, cuando Vía Bariloche, dueña de la desaparecida El Valle, decidió abandonar Roca e instalarse en Cipolletti. Fue la que bancó la obra de la tan necesaria terminal de omnibus, que el entonces intendente Julio Arriaga inauguró en el centenario de Cipolletti. Poco después, ya con Weretilneck como sucesor del cardiólogo en el cuarto piso del municipio, autorízó la modificación del convenio para que la Estación Central de Omnibus pase a manos de la empresa El Canario, perteneciente al mismo grupo.

La terminal de Cipolletti fue financiada por Vía Bariloche y durante la intendencia de Weretilneck pasó a manos de El Canario, otra empresa del grupo.

El vínculo fue permanente y tanto Vía Bariloche como la quebrada empresa de servicios petroleros OPS, fueron los principales aportantes de la campaña para que Carlos Soria y Weretilneck destronen al radicalismo tras 28 años en el Ejecutivo provincial. La muerte del roquense y la de Trappa, quien chocó contra un colectivo de su propia empresa cuando viajaba de Villa La Angostura a Bariloche, afianzó los lazos entre el cipoleño y los herederos del poderoso empresario bonaerense.

Durante sus dos gestiones como gobernador se aceitaron las relaciones y los negocios de los Trappa en Río Negro. No todo pasó por el monopolio de las líneas de colectivo en el Alto Valle que se extendió varias veces de manera automática sin licitación, también lograron la adjudicación de rutas en el Valle Medio. Además por la contratación directa de SAPSA (otra empresa del grupo) para los vuelos de Weretilneck.

Pero sin dudas que el hito fue la prórroga de la concesión del centro de invierno del cerro Catedral a favor de CAPSA Alta Patagonia hasta 2056 pese a tener contrato vigente. Además de mantener el uso del centro de esquí, a la empresa también la beneficiaron con el Plan Calor, leña que recolectaba en el cerro Catedral y la distribuían en la Línea Sur para sortear el duro invierno.

Durante las últimas décadas, KoKo fue blanco de críticas de los usiarios, quienes no sólo padecen el mal estado de los colectivos, sino también el excesivo aumento del boleto sin aviso previo o la superpoblación de las unidades que multiplican en varios números la cantidad de pasajeros en relación a los ascientos habilitados. Todos ante controles muy laxos desde transporte o hasta la propia policía caminera provincial.

En marzo, Weretilneck amenazaba con sancionar a la empresa o hasta quitarle la concesión, pese a que el decreto de extensión de la concesión ya estaba firmado y a la espera de la publicación en el Boletín Oficial. Hace apenas un mes la empresa realizó un lok out y dejó a miles de usuarios sin poder viajar a sus trabajos o a estudiar, el reclamo era por un incremento tarifario superior al permitido por la Secretaria de Transporte de la provincia.

La extensión hasta 2029 de la concesión en el Alto Valle, la zona más poblada de la provincia y más rentable para la empresa por la cantidad de pasajeros que se movilizan desde Chichinales a Cipolletti (ruta administrada por Río Negro) y en mayor número a Neuquén, gran generador de empleo ante la radicación de empresas de este lado del río, se conoció el pasado lunes 8 de abril. Extrañamente, entre los fundamentos que brinda el Ejecutivo se destaca "la ausencia de graves sanciones y/o quejas del público usuario", algo tan poco real como el malestar general de los pasajeros.

También se tuvo en cuenta un informe del área respectiva del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, aclara “la inconveniencia de llevar adelante una licitación pública para la renovación de la línea, ya que la firma viene cumpliendo con sus obligaciones desde hace más de diecisiete (17) años en todos y cada uno de los recorridos”, por lo que “se considera oportuno renovar la concesión”.

Apenas unos días después de la publicación del decreto 127/24, las quejas contra KoKo se hicieron escuchar en Valle Medio, donde la empresa no cumple con la ley 3.831 que le garantiza a los estudiantes de los niveles primario, secundario, terciario y universitario un boleto diferenciado con una reducción del 50% de la tarifa mínima. Y otra vez Weretilneck amenazó con sanciones y hasta sacarle la licitación. Igual a lo sucedido en el Alto Valle en marzo.

KoKo tiene monopolio en el transporte de pasajeros y el tren de pasajeros podría llegar a romperlo. La oposición pusó en duda la intención del gobierno provincial para la tan ansiada vuelta del Tren del Valle y el proyecto de extender el servicio desde Chichinales a Senillosa. Hoy una utopía.

El escueto servicio entre Cipolletti y Neuquén, luego ampliado hasta Plottier, ya no pasa a Río Negro por los constantes problemas con el puente ferrocarretero sobre la ruta Nacional 151, que permanentemente es chocado por camiones que se excenden en la altura de sus cargas. Pero sí lo puede utilizar el tren de cargas.

En plena pandemia, en la sede de la empresa en ruta 22 y Estado de Israel de Cipolletti aparecieron 17 hacheros chaqueños que la empresa transportó de manera ilegal en un camión de Vía Cargo.

La familia Trappa tiene muchísimo poder. No sólo para poder concretar negocios con los gobiernos, también es lo que le permitió, en plena pandemia, trasladar en la caja de un camión a 17 hacheros chaqueños que no sólo entraron de manera ilegal a La Pampa, sino también a Río Negro, luego de trabajar en la Cabaña Curacó (cerca de General Acha). Entonces, cuesta mucho pensar en la factibilidad del tren como alternativa para llegar de las ciudades del Alto Valle a Neuquén. Un servicio extremadamente necesario para descongestionar y bajar la tasa de siniestralidad de la siempre peligrosa e interminable ruta Nacional 22.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios