Panorama político de Vaca Muerta

Vaca Muerta: entre la crisis del gas y el avance del RIGI

Los cortes de suministro a industrias y estaciones de GNC contrastan con el enorme potencial del shale gas de Neuquén.
sábado, 1 de junio de 2024 · 12:22

Otra de esas paradojas difíciles de explicar. El gobierno hace malabares para sostener el equilibrio fiscal pero termina infligiéndose un disparo en el pie en ese camino. La crisis del gas de esta semana es un nuevo episodio de la saga.

Mientras se ofrece Vaca Muerta al mundo, y en ese camino Nación teje consensos sobre el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), en la coyuntura de la semana tallaron las demoras en la finalización de las obras de transporte de gas que permitirían un ahorro sustancial en importaciones de combustibles. No fue el caso de los últimos días.

ENARSA tuvo que salir a comprar de urgencia GNL para evitar que el sistema colapsara por la caída de la presión de ductos, incentivada por el impulso de la mayor demanda estacional, lo que afectó a industrias y la provisión de GNC.

Después de todo, es casi un lugar común en la industria aquello de que el ciclo de mayor demanda de gas en el país es “mayo-septiembre”. (Neuquén ya dio muestras de esa aceleración de la producción en abril, cuando alcanzó su tercera marca histórica, con 92,6 millones de metros cúbicos diarios en promedio -MMm3/d-.) En ese contexto el gobierno nacional, recurrió a parte de los dólares que atesora para evitar faltantes.

El secretario de Energía Eduardo Rodríguez Chirillo dio explicaciones en una entrevista en radio Mitre. Sostuvo que la crisis se relacionó con la falta de culminación de las plantas compresoras del Gasoducto Néstor Kirchner, cuya responsabilidad le adjudicó a la gestión anterior. Dijo que no eran 40 millones de dólares los que se necesitan para culminar esas instalaciones, que permitirían duplicar el bombeo a través de la obra inaugurada el invierno pasado. El salto, como se sabe, sería de 11 a 22 millones de metros cúbicos diarios de producción (MMm3/d) en esa traza. Indicó que terminar esas plantas compresoras requiere de 142 millones de dólares. No informó si Nación haría las transferencias restantes ni en qué tiempo. La única pista que dio al respecto es que para el caso aplica la Ley de Obra Pública. El sentido de la frase es que esa obra se culminará. “Ya pagamos 80 millones”, dijo, en relación a las plantas compresoras. Agregó que, como herencia de la gestión anterior, las obras “tenían seis meses de demora”. Y que “había certificaciones no pagadas por 6 millones y readecuación de precios por 21 millones”. (Previamente había protagonizado un contrapunto en la red social X con su antecesora en el gobierno anterior, Flavia Royón). 

No está del todo claro si, por fuera de su planificación en la compra de GNL y combustibles líquidos, el gobierno aceleró en las gestiones para que se finalicen las dos plantas compresoras para este invierno, y evitar esa presión adicional sobre toda la economía. Otro tanto, con el caso de la reversión del Gasoducto Norte, que permitirá reemplazar la producción de Bolivia, en plena declinación.

El efecto de las dilaciones en la finalización de obras y la crisis de suministros de los últimos quince días no dejaron de causar cierto estrépito de críticas, por lo bajo, entre las productoras, que son parte del esquema empresario que apunta a que el gobierno tenga éxito. Es que, de fondo, la proclama, más fácil de enunciar que de aplicar, de liberar el mercado e incentivar la senda exportadora es todo lo que quisieran. Pero del otro lado del mostrador reciben un bono con quita del 50% al 2038 por el suministro del gas y la energía eléctrica que generaron en el primer tramo de la gestión de LLA.

Sobre el final de esta semana, el suministro tiende a la normalización. Queda un invierno que podría ser largo. De hecho, dentro del gobierno nacional reconocen que el “sistema estará al límite” en la primera quincena de junio. El daño autoinfligido es lo que menos necesita Nación, que esta semana cosechó un logro en la Ley Bases, con el dictamen del Senado y los legisladores dialoguistas que firmaron en comisiones y siempre quisieron ayudar a la actual gestión. El comienzo de junio, también, tiene otra noticia importante: el gobierno sopesó la calle y moderó posibles enconos latentes. Por eso moderó la carga del impuesto a los combustibles. Lo que de todos modos impactará en un alza promedio de 3,5% en las estaciones de servicio a nivel nacional.

Paritaria clave a la espera de Ganancias

Luego del impacto político dado por el fallecimiento de Guillermo Pereyra, el histórico líder de los Petroleros Privados, los gremios del sector de todo el país retomarán la negociación paritaria el martes próximo.

De este modo, empezarán a delinear los incrementos para el próximo año. En principio, no debería haber grandes diferencias entre las cámaras del sector y las entidades sindicales. En ambos sectores hay una plena conciencia del tipo de oportunidades de crecimiento, sobre todo desde Vaca Muerta.

Un tema quita el sueño en este segmento de los trabajadores: la restitución de Ganancias. El capítulo fiscal del tratamiento en el Congreso “salió” de comisiones con un guiño a los gobernadores patagónicos: en esta región se aplicará, de avanzar el tratamiento, con una brecha del 22% por encima del resto del país. Solteros que ganen más de 2,2 millones de pesos y casados con 2,6 millones. Ese es el rango de aplicabilidad acordado, y que deberá ahora ser refrendado en el debate en recinto.

 

 

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios