RÍO NEGRO

Renegociación petrolera: dólares y discusión política

El Gobierno necesita fondos frescos para solventar compromisos, pero en el medio, un municipio libertario y otro peronista, ya plantearon un debate por el reparto.
sábado, 8 de junio de 2024 · 14:37

Río Negro, siempre limitado de recursos económicos y con compromisos en dólares por delante, intenta renovar las áreas hidrocarburíferas de manera anticipada. Yacimientos maduros que representan casi el 80% de los recursos que ingresan a la provincia por gas y petróleo. Pero la ilusión por un saldo más abultado en las empobrecidas arcas no es solo del oficialismo, la política también metió la cola y ya se planteó una fuerte pelea entre un municipio peronista y uno recientemente definido como libertario, precisamente los que más recaudan en este concepto 

La discusión por los ejidos colindantes es histórica en Río Negro. Es que el departamento General Roca, el de mayor densidad poblacional de la provincia tiene un dibujo un tanto extraño que le permite a los distintos municipios extender sus límites hacia el río Colorado. Sin embargo, en el norte de la provincia, choca contra los intereses de Catriel, que al borde del río traza líneas que se superponen con Fernández Oro, Allen y Roca.

Como antecedente, sólo hay que hacer memoria y recordar como Roca, con el voto positivo de Martín Soria (era presidente de bloque cuando su padre Carlos era intendente), sin estudiar los alcances de la nueva ley, le cedió una buena porción de su territorio a Ingeniero Huergo y Mainqué, y de esta manera perdió jurisdicción sobre las explotaciones mineras e hidrocarburíferas cercanas a Casa de Piedra. Una acción que llegó hasta la Corte Suprema y se definió como se había sancionado en la Legislatura.

Con este antecedente, hay otros límites que no llegaron a debatirse en el parlamento. Sin posibilidad de acuerdo, y para evitar pérdidas mayusculas, se definió de manera salomónica: los pozos en litigio se dividían entre aquellos que lo reclamaban. De esta manera, y aunque no fue el mejor arreglo, se logró que todos cobraran una parte. Sin embargo, ante la nueva renegocación petrolera que envió el gobernador Alberto Weretilneck a la Legislatura, se planteó una vez más la puja entre los dos municipios de mayor recaudación en gas, como Allen y de petróleo, como Catriel.

Marcelo Román, nunca se sintió parte del oficialismo provincial y se dejó seducir por las promesas de la libertaria Lorena Villaverde.

También existe una disputa política en el medio, del que el oficialismo provincial quiere mantenerse a salvo pero que complicará el debate en las comisiones y el recinto. Es que de un lado se paró en defensa de sus recursos el intendente Marcelo Román, radical recientemente travestido a libertario, y del otro la intendenta Daniela Salzotto, peronista admiradora permanentemente de los hermanos María Emilia y Martín Soria. 

El ex policía, que llegó a la intendencia en una de las tres listas que apoyaba Weretilneck, pero usufructuando una guerra encarnizada entre dos ex mandatarias como Sabina Costa y Liliana Martín, nunca se sintió parte del oficialismo provincial. Tampoco representado por la sombría dirigencia radical que aún mantiene el fuerte liderazgo de Daniel "Fino" Sartor, un permanente colaborador encubierto del gobernador.

Román, seducido por las promesas de la diputada Lorena Villaverde, no dudó en ser el primero de los referentes radicales en confirmar la afiliación a La Libertad Avanza. Su firma y la de la presidenta del Consejo Deliberante fueron reales, no como los avales truchos presentados por el partido del presidente para lograr su habilitación en Río Negro. El frente de batalla abierto por el intendente se muestra que es contra Catriel, pero en definitiva es una manera de complicar el proceso de renegociación que pretende el gobernador.

La intendenta de Catriel, Daniel Salzotto pretende que dos áreas que YPF puso en venta pasen a la órbita municipal.

Del otro lado, Salzotto también tiene el mismo objetivo final de poner palos en la rueda y tratar de obtener una porción más importante en el reparto. Directamente pretende que los yacimientos de Señal Picada y Punta Barda  sean cedidos al municipio como reconocimiento a lo que históricamente Catriel aportó en matería de extracción petrolera. Precisamente estos dos se encuentran en el listado de áreas convencionales que sacó a la venta YPF y por las cuales ya recibió más de 60 ofertas.

Catriel quiere municipalizar dos de las tres áreas que puso en venta YPF.

La otra en Río Negro es la EFO, por la que Allen se encuentra al tope de las comunas que más recauda en coparticipación por producción de gas. Pero comparte con Fernández Oro muchos de esos yacimientos. También disputa con Roca, pero la intendenta Soria prefirió mantenerse al margen de esa discusión por el momento y utilizar a su ladera de Catriel en la batalla cuerpo a cuerpo.

Mientras, se conoció el proyecto del Ejecutivo para la renegociación de 21 áreas. El propio gobernador lo anunció en un video en redes sociales y del que no se obtuvo copia hasta después de ese posteo. Es que la presentación fue en formato papel directamente en la Legislatura. Como antecedente, entre 2014 y 2015, también bajo la conducción de Weretilneck, Río Negro logró 160 millones de dólares de ganancia por el bono que aceptaron pagar las empresas. Ahora también hay una modalidad igual, pero desde el gobierno advirtieron que ni por asomo se llegará a esa cifra.

Los yacimientos incluidos en la renegociación son todos maduros, aunque en producción. De hecho son el 76% de las concesiones vigentes y representan el 80% de los ingresos que tiene Río Negro por regalías hidrocarburíferas. El gobierno provincial avanzó desde diciembre con las empresas para lograr la renegociación y fue uno de los puntos de discusión con Nación, porque el presidente Javier Milei pretendía eliminar esta potestad de las provincias.

Río Negro está urgido a conseguir la aprobación en la Legislatura, es que con una constante baja de ingresos por transferencias desde Nación y recaudación propia por el bajo consumo, debe hacer frente a vencimientos importantes en dólares. En septiembre vence la segunda cuota anual de capital del Plan Castello, unos 48 millones de dólares. En marzo ya cumplió con una compromiso similar para el que tuvo que solicitar un crédito en el Banco Patagonia por unos 20 mil millones de pesos. Entonces, los ansiados brotes verdes de la renegociación petrolera será determinantes para cumplir con ese pago entre otras obligaciones.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios