CURIOSIDADES

¿Por qué comemos torta, soplamos velas y recibimos regalos en los cumpleaños?

El acto de celebrar cada año de nuestra vida es una tradición arraigada en muchas culturas
sábado, 11 de mayo de 2024 · 14:00

Es curioso, pero en la rica historia de las celebraciones humanas, pocos eventos han capturado la imaginación y la alegría colectiva como un cumpleaños, una ocasión única en la que celebramos la vida y la existencia de una persona. 

Pero los cumpleaños han evolucionado a lo largo de los siglos, adoptando distintas tradiciones y rituales en base a distintas creencias, como las de las antiguas civilizaciones que consideraban dioses a los faraones, hasta la adopción de la icónica canción "Feliz Cumpleaños".

Cada elemento de esta celebración tiene un inicio por demás interesante.

 

¿Por qué comemos torta, soplamos velas y recibimos regalos en los cumpleaños?
La tradición dice que el humo de las velas al apagarse, sube al cielo a cumplir los deseos.

 

 

Orígenes y evolución de la tradición

La idea de celebrar un cumpleaños como una fecha especial se remonta a los antiguos egipcios, quienes consideraban el día de la coronación de los faraones como el momento en que estos se convertían en dioses. Esta transición de mortal a divino se celebraba con gran pompa y ceremonias fastuosas.

Posteriormente, los griegos adoptaron esta tradición, pero le añadieron un elemento distintivo: la torta circular. Esta forma de torta era un homenaje a Artemisa, la diosa de la Luna, y se decoraba con velas para simbolizar la luz de la Luna. Esta práctica simbolizaba la adoración a la diosa y la esperanza de recibir sus bendiciones.

Con el tiempo, esta costumbre se fue extendiendo por otras culturas y adquiriendo nuevas interpretaciones. En Alemania, alrededor del año 1500, la celebración de cumpleaños  se convirtió en una práctica común, especialmente entre los niños. La idea de agregar una vela por cada año de vida y una extra por buena suerte se popularizó, creando el ritual de apagarlas de un sólo soplido.

El acto de soplar las velas mientras se pide un deseo tiene sus raíces en la creencia de que el humo de las velas lleva los deseos y las peticiones al cielo. Por lo tanto, apagar todas las velas de un solo soplido se consideraba un buen presagio y garantizaba que el deseo se hiciera realidad. Mientras se realizaba este ritual, era común que los presentes cantaran, añadiendo alegría y unión a la celebración.

 

¿Por qué comemos torta, soplamos velas y recibimos regalos en los cumpleaños?
El ritual del festejo de cumpleaños tiene su origen en Egipto hace unos de 3 mil años y aun se mantiene.

 

 

 

El origen de la canción

La canción "Feliz Cumpleaños" es, posiblemente, la melodía más reconocida y cantada en todo el mundo. Su origen se remonta al año 1893, cuando las hermanas Patty y Mildred J. Hill, dos maestras de jardín en Kentucky, Estados Unidos, compusieron la melodía original como "Good Morning to All" ("Buenos días para ti"). La canción era utilizada para saludar a los niños en la escuela cada mañana.

Con el tiempo, la letra fue adaptada para convertirse en la versión que conocemos hoy en día, con el famoso estribillo "Que los cumplas feliz" acá en la Argentina o “Feliz cumpleaños a ti” en le resto de Latinoamérica.

La canción se popularizó rápidamente y se convirtió en un elemento básico de las celebraciones de cumpleaños en todo el mundo, demostrando que la música nunca puede faltar en momentos de alegría y celebración.

 

 

Regalos, ¿por qué?

La tradición de dar regalos en los cumpleaños tiene sus raíces en antiguas creencias y prácticas que celebraban la vida y la protección de los dioses. En la antigua Roma, por ejemplo, se creía que cada persona tenía un espíritu protector que la acompañaba desde el nacimiento hasta la muerte. Este espíritu, conocido como "Genius", era honrado en el cumpleaños de la persona con ofrendas y regalos como muestra de gratitud y respeto.

 

 

¿Por qué comemos torta, soplamos velas y recibimos regalos en los cumpleaños?
Los regalos se basan en las ofrendas que se le hacían a los dioses en la antigua Roma.

 

 

Con el tiempo, esta práctica se fusionó con las celebraciones cristianas, donde el cumpleaños de una persona se asociaba con el día en que recibió los regalos más significativos: los regalos de los Reyes Magos para Jesús. Esta conexión entre los regalos y el cumpleaños se mantuvo a lo largo de los siglos, evolucionando hasta convertirse en la costumbre moderna de intercambiar regalos en los cumpleaños.

La próxima vez que celebres tu cumpleaños, tomate un momento para reflexionar sobre esta antiquísima tradición y, cuando soples las velas y recibas tus regalos, recordá que estás participando de un ritual que ha unido a las personas durante siglos y que sigue siendo una fuente de alegría y conexión en un mundo siempre cambiante.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios