AVENTURA

Stand Up Paddle, el arte de surfear los lagos patagónicos

Se podría decir que Cristian Almonacid es uno de los hombres con más horas de Stand Up Paddle en el lago Nahuel Huapi y con su “remo de pie” desafía lagos, ríos y mares de todo el planeta. Ocupa el puesto 17 en el ranking mundial y desde Bariloche invita a todos a disfrutar del agua y la naturaleza de una manera diferente.
martes, 13 de octubre de 2020 · 19:05

Por Cecilia Russo, periodista desde Bariloche. Fotos de Marcelo Muñoz.

Bariloche. Octubre. En medio de una pandemia que tiene al mundo en pausa, la naturaleza parece darnos un respiro a los patagónicos y nos regala días de sol y calor para que disfrutemos y redescubramos sus senderos, lagos y montañas. 

En una playa, sobre una de las costas del lago Nahuel Huapi, Cristian Almonacid prepara su tabla, su traje de neoprene, su remo, y se dispone a meterse al agua; y no va a salir hasta que caiga el sol. Porque así organiza, enseña y vive una jornada el Stand Up Paddle (SUP) racer, quien está entre los 20 mejores del mundo.

Foto: Cristian en el Mundial de SUP, en El Salvador, 2016.
 

La vida antes del SUP

SUP se define como una forma de deslizamiento en la que el navegante utiliza un remo para desplazarse por el agua mientras permanece de pie en una tabla de surf. Esta técnica se puede practicar en mar abierto, en los puertos, en lagos, ríos o cualquier gran masa de agua. Cristian, la descubrió en los fríos lagos barilochenses.

“Cuando salí de la secundaria, me puse a trabajar en gastronomía. En uno de los restaurantes donde estuve, conocí a Nico, un gran amigo de la vida quien me invitó a ir a remar. Pero no era en kayak como yo pensaba”. Eso fue por el año 2014. 

Foto: Tabla, remo, correa… equipo completo y seguridad antes de entrar al agua.
 

Cristian se encontró con un grupo de personas que estaban promocionando el SUP en la región. Probó su primer día en la tabla y fue amor a primera vista. “Quedé fascinado y conecté enseguida con el deporte”, confiesa.

“El SUP llegó a mi vida en el momento justo, fue encontrarme con algo que era para mí”, cuenta. Y recuerda sus primeras experiencias: “En ese momento, en Bariloche se había armado una especie de SUP club. Entonces, pagaba el mes y me iba a navegar las veces que yo pudiera, que era a la mañana y a la tarde. Me encantaba la sensación de salir de Playa Serena, ir hasta la Península San Pedro o a la Isla Huemul o recorrer diferentes lugarcitos que de otra manera no conocés”.

Foto: Cristian, en plena clase de iniciación al SUP.
 

Lo que empezó como recreativo, pasó a ser competitivo y un estilo de vida: “Al principio mi disfrute estaba por otro lado, pero después empecé a participar, y la camaradería, conocer gente de otros lados y esas cosas, te va llevando a competir”, relata el SUP racer; y destaca que “me di cuenta que era bueno en esto”.

 

Haciendo carrera

En 2016, Cristian corrió su primer Nacional, “más como una aventura”, en Paraná (Corrientes). “A partir de ahí me empezó a picar el bichito y quería estar en todas las fechas”. Pero el camino no era fácil: hacía falta mucho entrenamiento y equipo.

Ese mismo año, en el “Patagonia SUP Race – Bahía Manzano 7K” en Villa La Angostura, Cristian fue el ganador de la disciplina Elite Race. “Le gané a un chico que era muy bueno. Ahí empecé a abrir el ojo y empezó a aparecer un entrenador, equipos de mejor performance y una cosa fue llevando a la otra”.

Foto: Desde el primer día, “quedé fascinado y conecté enseguida con el deporte”.
 

Con esta constancia, en noviembre de 2019 llegó el Mundial de Stand Up Paddle, en El Salvador, donde Cristian logró colocarse 17º en el ranking. Con una térmica de 44°C, la experiencia fue un “poco” diferente a la patagónica.

“En varios lugares tenés que lidiar con diversos factores, como el calor. También, por ejemplo, navegar el Pacífico es algo totalmente diferente a navegar el Atlántico. Para una persona que no es de mar, es muy difícil”, repasa, y explica que “todo eso es un proceso de adaptación y aprendizaje”.

Foto: Cristian Almonacid, SUP racer nº 17 del mundo. 

 

Día de entrenamiento

La organización del entrenamiento es clave en la práctica del SUP de alto rendimiento. Y en el invierno patagónico, también se tiene que cumplir: “Yo estoy a 300 metros del lago, es una hora en el agua;  una ducha caliente y listo, cumpliste con el plan de entrenamiento. A veces, si vos resignás uno o dos días de entrenamiento por el frío, después vas a lidiar mucho más. Hay que poner todo en la balanza: Armarte de coraje, ser resiliente, buscar la ventana del día con el mejor horario y la mejor condición. Todos esos detalles, se cumplen con la planificación”.

Foto: Cambio de perspectiva: Mirar la montaña desde adentro del lago.

 

Otro ítem muy importante es el tema de la seguridad: “Antes de subirte a una tabla, hay que capacitarse con gente que esté habilitada. Existe la posibilidad de que uno tenga un amigo y que invite a subirnos a una tabla, pero no es más que eso. Los que estamos certificados, buscamos enseñar el deporte, práctica y teóricamente”, aclara.

Y agrega: “Buscamos difundir el deporte con buenas herramientas, sobre todo de seguridad. Hay tres elementos claves: primero, el traje de neoprene, por las aguas frías, no estamos en Brasil; segundo, la correa de seguridad; y tercero, chaleco salvavidas. También hay que evaluar el nivel y conocimiento de cada persona dentro del agua”.

Foto: SUP en el Nahuel Huapi. Las clases permiten “poder concientizar sobre el uso de las áreas naturales y su cuidado”.
 

Cristian, dentro del SUP,  maneja el concepto de escuela, de enseñar con un procedimiento: “El valor agregado está en poder transmitir todo lo bueno que el deporte le da a uno, y poder concientizar sobre el uso de las áreas naturales y su cuidado”.

A pesar de la cuarentena, y con el permiso de ofrecer clases en grupos reducidos, Cristian brinda en Bariloche cursos de iniciación y masterclass de Stand Up Paddle, en las cuales no sólo se aplican técnicas de navegación y remadas, sino que también se aprenden conceptos teóricos que hacen a la técnica y a la seguridad.

Foto: Tabla, remo y neoprene en los lagos patagónicos.

 

Remar el sur

Ver la montaña desde adentro del Nahuel Huapi, es la principal propuesta de Cristian para invitarnos a hacer SUP:  “Viví siempre al lado del lago y nunca lo disfruté; hoy paso más de 10 horas adentro del agua, entrenando, remando, aprovechando el lugar que me rodea. Cambia completamente la perspectiva”.

Más SUP en Facebook, Instagram 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios