MÚSICA

Bailando al ritmo de la cumbia con derechos

Cachitas Now! es una banda de cumbia transfeminista, nutrida por influencias del folklore, el tango y la cumbia latinoamericana, que traza con decisión la trama de la nueva escena musical argentina.
martes, 24 de noviembre de 2020 · 17:42

Por Betania Crespo, periodista y patagónica. Desde Trelew, Chubut. 

Promediando la primera década del nuevo siglo, un grupo de folklore formado por estudiantes de música en La Plata, terminaba sus presentaciones en las peñas tocando cumbia. Aquella fue la semilla de la que germinaría, desde el 2012, esta banda que se apronta a grabar su tercer disco.

Cachitas Now! se autodefine como una banda de cumbia transfeminista, con una marcada decisión de reivindicar los vínculos sanos, el fin de la heteronorma y del amor romántico, los derechos de mujeres y disidencias.

Está formada por Noelia Sinkunas, Guadalupe Mambrin, Jonás Gómez Dip, Melisa Montejano, Matías Rodríguez, a quienes se suman los chubutenses Melisa Lobos, de Gobernador Costa, y Tomás Llancafil Williams, de Gaiman, con quienes charlamos sobre esta propuesta musical.

¿Qué situaciones, historias, realidades inspiran a “las Cachitas”? Melisa Lobos asegura que "son historias personales, o que nos cuentan. Son relatos de amor, desamor, aventuras. Ese sería el costado más picaresco y romántico de la banda. Pero también nos moviliza visibilizar y reivindicar las luchas cotidianas en la búsqueda de la equidad de derechos".

Así, en sus canciones se escucha el apoyo al aborto legal, seguro y gratuito, cupo laboral trans, infancias libres, entre otras reivindicaciones. “Nuestras letras tienen identidad de género, y eso hace que nos diferenciemos de otras bandas de cumbia” señala.

Con respecto al recorrido desde la Patagonia hasta hoy, Melisa dice que el camino no fue fácil. "Hemos tenido que romper con muchos prejuicios, con muchas violencias naturalizadas que traemos desde nuestros lugares de origen. La Patagonia ha sido, en nuestras infancias, una sociedad muy patriarcal. Visibilizar nuestra identidad de género u orientación sexual siempre fue tabú y tuvimos que irnos para poder defenderlo. Volver con otra posición, con un proyecto diferente y con otras herramientas sirve para volver y dar luz a quienes necesiten un refugio en la música, en el arte.”

La Patagonia ha sido, en nuestras infancias, una sociedad muy patriarcal. Visibilizar nuestra identidad de género u orientación sexual siempre fue tabú (...). Volver con otra posición, con un proyecto diferente y con otras herramientas sirve para volver y dar luz a quienes necesiten un refugio en la música, en el arte.

En ese sentido, Tomás señala: "lejos del pueblo he podido hacer mi transición, con la compañía de amistades y familia. Ha sido un proceso que pudo hacerse lejos, por los prejuicios o por los rasgos patriarcales de algunas comunidades. Hoy, poder viajar al Sur con Cachitas, poder cantar y visibilizar nuestras identidades y hasta nuestras elecciones está muy piola. Sabemos que la información y la falta de la misma hacen la diferencia. Y poder acercarnos a personas que necesitan “ser” a través de nuestra música es muy bueno".

REIVENTARSE EN PANDEMIA

Melisa asegura que “el streaming ha sido nuestro gran lugar de trabajo. Hemos hecho vivos, shows, mostramos nuestro material, implementamos el pago electrónico, todas herramientas nuevas a las que nos hemos adaptado.” Hasta hicieron realidad una nueva edición de la “Festichonga”, una fiesta producida por la banda, con artistas invitados, feria, y mucha diversión.

¿Cómo ven la escena musical en la región patagónica? Tomás y Melisa coinciden en que sigue siendo complejo llegar. No sólo por una cuestión de distancias, sino también porque no hay igualdad de recursos. Desde internet, por la conectividad obsoleta y muchas veces inaccesible, hasta la comprensión del uso de algunas herramientas.

“Si bien hay un despertar de nuevas bandas y propuestas que trabajan de forma independiente, estaría bueno que haya una fuerte inversión en comunicaciones para que esa música, ese arte nuevo pueda llegar a todas partes”, dicen.

En 2020 la banda fue nominada a los Premios Gardel como mejor álbum tropical. 

“Nos sorprendió mucho la nominación, sobre todo teniendo en cuenta que es un espacio que recién este año amplió las ternas que ya no son binarias. Y porque venimos de la escena independiente. Fue una alegría inmensa”, recuerda Melisa. Y Tomás agrega: “la nominación a los Gardel fue un alegrón. Llegar con nuestra banda transfeminista y autogestiva fue un gran logro. Competimos en un espacio al que históricamente accedían grupos sis, que trabajan con grandes productoras”.

¿Qué se viene para Cachitas Now!?

El tercer disco que, según sus protagonistas, tendrá una impronta más bolichera. Será, sin dudas, otra de las novedosas invitaciones de la banda a seguirle los pasos con ritmo, compromiso y calidad.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios