HOLA 2021

2020: Fin de fiesta

Recordaremos este año por muchas cosas que trascienden el fenómeno mundial que nos mantuvo puertas adentro contabilizando decesos. Lo recordaremos como el año en el que nos propusimos contar lo que nos mantiene vivos.
jueves, 31 de diciembre de 2020 · 16:57

Por Carla Barbuto y María Marta Martínez, de Suplemento VIVO.

Recordaremos este año por muchas cosas que trascienden a lo global y abrumador de una pandemia. Una infinidad de cosas nos pasaron antes y durante los cientos de días de asilamiento. Muchos motivos nos "motivan" a recordarlo como un año distinto, inquietante, y no por eso menos vibrante. 

Lo recordaremos porque este año nació Suplemento VIVO, este espacio creado con el principal objetivo de poder contar y compartir con el lector, las cosas hermosas que suceden en la Patagonia. Nos propusimos rescatarlas, revivirlas, mostrarlas, contarlas como sea, sin perder de vista que son historias que laten, que nos vibran en la punta de los dedos mientras las tipeamos.

Así, pusimos en marcha este espacio de #historiasvivas gracias al cual pudimos seguir respirando el aire disruptivo y creativo de la talentosa Marina Cisneros, logramos conocer tendencias de moda que en la Patagonia se resignifican como en ningún otro lugar relatadas por la genial Maria Elena Baggio. También nos permitimos el placer de leer las afiladas reflexiones de la lectora serial Julieta Ninno y disfrutamos con cada hallazgo de Cecilia Russo que nos acerca a historias que laten en los lugares más remotos de la cordillera patagónica.

Recordaremos este año por bucear en el mágico universo de nuestra querida Marianela Tisberger, por saber de los emocionantes proyectos que mantenían extasiada a Laura Ferro o por enterarnos que Federico Parrilli colecciona plantas carnívoras. También nos permitimos creer que durante el crudo invierno que atravesó la Patagonia, también sucedían historias alentadoras, de solidaridad y aventuras, y las contamos. Nos dejamos llevar por entrevistados brillantes que nos propusieron transitar sus historias desde una mirada más humana que profesional, como el multipremiado científico aeroespacial Fernando Lasagni que nos emocionó hablando de su Cinco Saltos natal; o como cuando conocimos a Tiki Franzán, la talentosa sonidista neuquina que tiene nombre de onomatopeya y que sin decir ni mu, hace magia en el set; o Rafa Otegui, que nos confesó por qué parte de su música está inspirada en la fascinante barda neuquina.  

A lo largo de esta aventura 2020, hemos conocido historias vivas de todo tipo: bandas musicales inspiradas en los cerros cordilleranos, curiosidades y fenómenos naturales en cielo, agua y tierra, obras maestras de artistas locales que nos dejan boquiabiertos, aventuras a caballo, campos de tulipanes, fotógrafos, poetas y cantores. 

También lo recordaremos como el año en el que una desoladora mañana de julio el maravilloso Roberto Berbel nos dejaba (pero sus innumerables hazañas e invaluables palabras nos hacen sentir que su cálida presencia jamás será olvidada).

Recordaremos este año por los puentes tendidos, por las novedades conocidas y difundidas, por el equipo que nos acompañó en esta hazaña editorial y por el firme compromiso de seguir dando visibilidad a los patagónicos que sueñan y ponen en marcha hermosas historias que nos inspiran.

Leer cambia el mundo. Y por eso, brindamos por que el nuevo año nos mantenga juntos, con ganas de seguir leyendo las historias que viven en cada una de nuestras letras.

Comentarios