Coaching

Alto: mujeres unidas trabajando

“Las mujeres tenemos dos opciones: o nos ponemos en víctimas o nos transformamos y nos ponemos en protagonistas de nuestras propias vidas”.
jueves, 25 de junio de 2020 · 22:19

En marzo, Analía estaba de viaje en México. Viajaba para llevar a su pequeña hija a ver a su papá que actualmente reside en el paraíso caribeño de Tulum. Todo era genial: el destino, el paisaje, los afectos, hasta que…

El 20 de marzo la Argentina declaró la cuarentena obligatoria. Se cerraron las fronteras del país, las líneas aéreas dejaron de realizar vuelos internacionales y la gente debió quedarse en sus casas, hasta nuevo aviso. El resto de la historia, ya es por demás conocida. 

En este contexto, instalada hace más de 100 días en la Riviera Maya, la neuquina Analía Fiorio, licenciada en Relaciones Públicas e instructora de coaching ontológico, ideó la forma de seguir trabajando a distancia y, a su vez, ofrecer un espacio de reflexión, donde poder resignificar el rol de la mujer en cuarentena y en la vida.  

Creó un grupo de whatsapp y convocó a más de 200 mujeres de distintas partes de latinoamérica para reflexionar sobre “lo que nos pasa y sobre lo que no queremos que nos pase más”, aseguró.

 

Crear comunidad

La idea es generar una red de contención y de intercambio entre mujeres, en este contexto tan particular de pandemia, que a cada mujer atraviesa de forma distinta, cuenta. “A mi, personalmente, esta situación de estar en México, me hizo replantear cuestiones de la maternidad, cómo asumir nuevos roles en mi vida, darme cuenta que muchas veces actuamos en función de estereotipos que realmente no responden a lo que yo quiero para mi vida”. 

Así nace esta incipiente red que tiene como horizonte hacer comunidad, crear espacios de reflexión sobre lo roles de la mujer de hoy, la maternidad y las exigencias y creencias “que muchas veces la mujer tiene consigo misma”, destaca.

“El coaching permite generar preguntas para transformarte y ver qué cosas no querés que te sigan pasando; te permite ver a través de preguntas que van a generar un espacio de transformación, en tanto y en cuanto tengas ganas de que eso suceda”.

“Muchas veces la exigencia tiene que ver con una misma, con lo que tiene o debe hacer, y no con lo que quiera hacer. Por eso, este es, básicamente, un espacio de reflexión, sobre todo de sororidad entre nosotras, para acercarnos más a lo que queremos, y también para darnos cuenta que lo que me pasa a mí también le pasa a muchas otras”, explica.

Reconstruir, compartir, generar redes, espacios propios que en un futuro pueden ser redes de contención, iniciativas, de eso se trata este grupo. 

 

¿Nos encontramos?  

La modalidad de los encuentros es una vez cada quince días por Zoom y luego, quienes se sumen al grupo de whstasapp, allí pueden intercambiar preguntas, reflexiones y sentimientos sobre los temas que el mismo grupo va planteando. 

“El encuentro dura una hora y media y luego muchas mujeres participan en el chat. Pero, la idea es que se vayan sumando. Yo simplemente propuse el espacio y creo que va a tomar vida propia”, cuenta entusiasmada la coach. “La idea también es que el encuentro sea itinerante, en diferentes días y horarios, para que puedan participar todas. El grupo está abierto, el que quiere invitar a otras mujeres, lo puede hacer sin problema”.


Si querés sumarte al grupo podés contactar a la Coach en: Facebook o Instagram

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios