TEATRO

En Bariloche, las nevadas no sólo son de nieve

Artistas de la Patagonia y de Iberoamérica tienen la oportunidad de subirse al escenario con obras de calidad y contenido, promover el intercambio cultural y demostrar el compromiso social que existe en la Región. Todo eso sucede cada año, en Bariloche, en el festival "Nevadas Internacionales de Teatro". Y este 2020, llega con un final improvisado.
miércoles, 22 de julio de 2020 · 11:28

Por Cecilia Russo, desde Bariloche. 

Así como cada invierno se espera la fiesta de la nieve en toda la Patagonia, en julio las “Nevadas Internacionales de Teatro” (NIT) han quedado marcadas en el calendario como una fecha fija para encuentros, capacitación y arte, mucho arte, sobre las tablas barilochenses.

Sin embargo, este año, “reinventarse” es la palabra mágica; lo que convirtió a uno de los festivales más importantes y esperados de la región en una versión mixta del streaming y los escenarios presenciales.

Su directora, la actriz y gestora cultural, Virginia Fdel, una rosarina enamorada de Bariloche, cuenta que el “Nevadas” nace en 2014 “después de muchos años de gestión, inspirados en los Temporales Regionales de Teatro que se hacen en Puerto Montt, un festival que tiene más de 30 años en la ciudad chilena, a 300 km de Bariloche”.

Foto: Virginia Fdel: “este 2020, reinventarse es la palabra mágica".

“¿Cómo no aprovechar ese caudal de espectáculos a nivel internacional que venía para la Patagonia y pasaba por Bariloche?”, reflexiona Virginia. Y así fue que, de la mano de su primer director, Maximiliano Altieri, y su par chileno, Marcelo Utreras, encararon este convenio para que nazca el “Nevadas Internacionales”, que hoy va por su séptima edición.

Desde el 2018, Virginia es su directora y explica que “se empieza a proyectar como uno de los festivales constitutivos a nivel internacional y como un festival de mucha envergadura a nivel patagónico. Proyectamos un mercado de industrias culturales, un corredor a nivel provincial. Como tenemos este intercambio con Chile, empezamos a trabajar en un corredor bioceánico con Brasil también, lo mismo con Uruguay y Venezuela. Es un trabajo intenso”.

Foto: Virginia Fdel – Actriz, productora y directora del NIT.

Por otro lado, el “Nevadas” tiene una parte pedagógica: “la intencionalidad es poder exportar y generar movilidad de los artistas rionegrinos. Para eso necesitamos artistas profesionales, los cuales están en crecimiento y en gestación, y necesitan un poco más de información tanto en la producción como a nivel escénico. El Festival trae, dentro de ese marco, grandes maestros”.

Y los sueños, sueños son

Virginia se dedica al teatro de toda la vida. Es su primer amor, su pasión. En Rosario, mientras realizaba la carrera de Actor Nacional, fue parte de la creación del grupo La Comedia de Hacer Arte, “con el sueño de vivir de esto”.

“Creamos una casona en Rosario como centro cultural, convocamos directores, hacíamos nuestras obras. Y así comenzó esto de la producción, avanzar y crecer, y comenzar a recorrer el país con shows y festivales. En el marco de esa gira, llegamos a Bariloche y no sólo me gustó mucho para vivir, sino que conocí al padre de mi hija y eso empujó mi venida”, recuerda.

Foto: Desde Bariloche, el Nevadas se empieza a proyectar como uno de los festivales constitutivos a nivel internacional.

Y la Patagonia, así como parece ser un desierto, es un oasis de oportunidades: “Conozco mucha gente que se vino para acá pensando que el nivel laboral iba a bajar. Pero, todo lo contrario. Creo que llegué con un bagaje de información y de experiencia en la autogestión, que me dio un fuerte impulso para producir otras cosas. Y la Región fue creciendo un montón en la cantidad de artistas que se fueron gestando y de eventos que se van realizando”.

Emergencia cultural

La pandemia y la cuarentena han puesto en jaque a muchos sectores, pero el cultural no sólo quedó paralizado sino que también, según indica Virginia, “sigue sufriendo la escasez de las políticas culturales desde los Ejecutivos”.

Foto: “El Nevadas, a Bariloche, creo que le da a nivel escénico”, reflexiona Fdel.

“Yo creo que no hay registro de la importancia social y política que tiene la cultura. En estos tiempos, la gente se volcó a mirar películas, series, obras de teatro, a descargarse libros, a ver museos. Detrás de todo eso que las personas consumen, hay técnicos, artistas, productores, un gran equipo que no sólo hoy no trabaja, sino que no se está haciendo mucho para ver cómo vamos a volver”, señala.

Y destaca: “Hay algo muy bueno de este momento y es que vuelve a surgir la organización, el reagruparse entre todos los sectores, y plantearse, en esto de las reactivaciones, qué lugar ocupa la cultura”.

Foto: Este 2020, es la sétima edición del NIT, con una modalidad mixta de lo presencial y el streaming.

En medio de esta emergencia, el “Nevadas” vuelve a salir a escena. ¿Cómo? la producción del Festival potencia su energía creativa y proyecta un formato mixto.

A nevar, mi amor

Virginia cuenta que para esta séptima edición “pensamos en dos instancias. Un primer momento ahora en julio, la fecha en que generalmente se realiza el Festival, con cuatro conversaciones en redes sociales con referentes latinoamericanos de teatro de Uruguay, Chile, Venezuela y Ecuador. La otra instancia será en octubre, con un formato mixto: si bien todo depende de la situación sanitaria, apostamos a realizar un festival de manera presencial y también vía streaming”.

Este intercambio con Latinoamérica que brinda el Festival, permite unir los lazos en común del Continente: “precariedad, la lucha de los sectores por sus derechos, el cooperativismo cultural, los mercados de la industria. A nivel social y político pasa lo mismo en todos lados: hay un apoyo del Estado pero, generalmente, en el momento en que los referentes culturales tienen que gestionar los recursos, son momentos intensos, luchando porque el Estado entienda la importancia de los festivales”.

Foto: “Es un festival que atrae. Es la posibilidad de ver espectáculos con contenido, de generar nuevas preguntas”.

Sin embargo, detrás de todo eso, en las conversaciones se rescata un compromiso social muy importante de todos los artistas que convoca el “Nevadas”: “Voy hablando con cada uno de ellos y enterarte que más allá de lo cultural, tienen un compromiso social y político, me parece maravilloso y digno de ser escuchado”, destaca Virginia.

En su forma presencial, el “Nevadas” genera en Bariloche, no sólo trabajo para el sector, sino que también potencia el turismo cultural, la ocupación en los hoteles y la gastronomía. “Una persona que la pasa bien en el festival, generalmente vuelve”, afirma.

“Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

“A todo lo que yo hago, le pongo pasión y empuje. Trabajo incansablemente en el festival, viajo, no duermo, pongo plata. Creo que lo que me dejó es conocer gente increíble, ver mucho teatro, ir a mercados”, reflexiona Virginia sobre los cambios que le generó el “Nevadas”, que, también, modificó la mirada de y para Bariloche.

“A la ciudad, creo que le da nivel escénico. Le da una excusa más para el turismo cultural. Es un festival que cuida mucho la calidad de sus puestas en escena y de la gente que trae y de lo que se va a ver. Es un festival que atrae. Es la posibilidad de ver espectáculos con contenido, de generar nuevas preguntas para que, después, las creaciones o los espacios de búsqueda sean desde otro lado, con otra visión”.

Encontrá Nevadas Teatrales en Youtube.

66%
Satisfacción
33%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios