LITERATURA

Corazones rotos y ficción

Tu percepción sobre el romance en las historias de amor que consumís en el entretenimiento ¿puede hacerte daño?
jueves, 6 de agosto de 2020 · 16:06

El romance que encontramos en el entretenimiento actual es, en mayor medida, problemático, tóxico, para nada sano, idealista e irreal. Así es. Las historias de amor en los libros, películas, series y distintos medios culturales de entretenimiento, no están bien. No son lo que deberíamos buscar en la ficción. Pero eso no es todo. El romance ficticio actual tiene repercusiones negativas en las sociedades de hoy.

¿Pero qué significa eso para vos, una persona que se ha cruzado con estas palabras y encuentra a una joven atacando las historias de amor contemporáneas?

Según mi opinión personal, tu percepción sobre el romance puede hacerte daño y eso se debe, parcialmente, a las historias de amor que consumís en el entretenimiento.

Los libros tienen mucho que decirnos sobre el mundo que nos rodea. Ya sean novelas fantásticas en mundos maravillosos o relatos situados en la realidad. Trasladamos la ficción—de manera consciente o inconsciente—a lo cotidiano. Los valores y la ética que encontramos en la ficción moldean nuestros valores como personas. De igual modo, el amor ficticio incide sobre lo que esperamos de nuestras relaciones como individuos. Aquí van algunas de las problemáticas actuales del amor, como lo vemos en el entretenimiento:

1. Mala comunicación y relaciones tóxicas.

Muchas historias de amor ficticias reflejan relaciones que, en la actualidad, llamamos “problemáticas”. ¿Qué quiere decir esto? Personalidades abusivas a las que se les perdonan sus acciones, como si nada malo hubiera pasado; relaciones con mala comunicación intencional; la romantización e idealización de ser engañado por tu pareja, maltratado o reducir a la mujer a una “damisela en apuros” frente a un “macho alfa”.

Aclaro que, por supuesto, estos son los términos utilizados para retratar dichas situaciones en la ficción donde se consideran deseables escenarios que, en realidad, uno debería evitar en la vida real.

El Stand de los Besos.

Las relaciones de “un chico alfa con una chica sumisa”, como muchos las llaman, se describen como atractivas. Por citar un ejemplo entre cientos, la película El Stand de los Besos, tan célebre en Netflix, romantiza la misoginia y la reducción de la mujer.

Si esto es lo que vemos en los libros y películas, si esto es lo que los lectores aprenden que deben buscar en una relación, ¡qué daño le estamos haciendo a nuestra sociedad! ¡Qué daño nos hacemos a nosotros mismos! Las relaciones tóxicas y problemáticas no son algo que debamos buscar en la vida real aunque la ficción diga lo contrario.

2. Idealizaciones de las relaciones amorosas.

La ficción suele idealizar el amor como algo perfecto. Las parejas, en las películas que vemos, suelen enfrentar un gran conflicto en su historia y luego viven “felices para siempre”.

No vemos novelas donde los personajes trabajan para mejorar su relación. No vemos historias ficticias que ilustran los altos y bajos de las relaciones, sus distintas etapas cuando uno cambia, las peleas, entre otras cosas. Ante cualquier indicio de estos “rasgos negativos”, pensamos que nuestras relaciones están dañadas y debemos ponerles fin. Al fin y al cabo, ninguna película de Disney nos cuenta qué sigue después del “felices para siempre”.

Idealizamos el amor como algo color rosa y perfecto, como felicidad pura sin percance alguno, como cascadas eternas de risas y arco iris donde cabalgamos hasta el amanecer. Claro que hay mucho más, en una relación, que eso.

La ficción crea expectativas falsas que (1) no siempre se cumplen en la vida real o (2) no son la única faceta del amor. El entretenimiento promete relaciones irreales y necesitamos ver relatos que ilustran romances plausibles y multifacéticos. 

3. Ideas falsas sobre el amor y la vida cotidiana.

Entre expectativas imposibles, el romance ficticio también crea ideas falsas sobre lo que es el amor en la vida real. Por ejemplo, no todo el mundo conoce a su alma gemela en la adolescencia, algo que muchos libros y películas parecen decir.

Además, ¡las almas gemelas no son siempre personas con las que tendremos una relación romántica! Pueden ser amigos, claro. No todo el mundo tiene como prioridad tener pareja o encontrar un interés amoroso, y hay personas que ni siquiera quieren relaciones amorosas/sexuales en absoluto.

Las realidades sobre el amor son diversas. ¡Cada experiencia individual es distinta! Los relatos románticos convencionales no son suficientes y dejan MUCHO afuera. La comunidad LGBTQ+, la complejidad de las relaciones humanas como amistades y vínculos familiares además del amor, y la lista continúa. El romance es problemático, incompleto e irreal, lo cual es decepcionante para nosotros como seres humanos.

Si el entretenimiento significa tanto para nuestra sociedad en el siglo XXI, no debemos dejar que nos perjudique más que beneficiarnos.

--  

TE PUEDE INTERESAR

 

"Queremos libros que generen cambios"

5 consejos para leer más en cuarentena

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios