Historias Vivas

Chiwi Giambirtone, el ojo de la Patagonia

El fotógrafo barilochense, José Luis Giambirtone, conocido por todos simplemente como “Chiwi”, sorprende diariamente con sus imágenes de paisajes, eventos, personalidades y productos. Reconocido por sus pares y por medios importantes –como la Agencia Reuters –a través de su lente nos comparte lo maravillosa que puede ser la Patagonia. 
miércoles, 12 de mayo de 2021 · 10:47

Por Ceci Russo
Especial Bariloche

 

José Luis Giambirtone es conocido por todos los barilochenses como “Chiwi”. Nació y se crió en la ciudad andina y desde hace más de 25 años no para de crecer y sorprender en el mundo de la fotografía . Cenizas, quinceañeras, grandes marcas, sabrosos platillos y hasta presidentes de todo el mundo fueron capturados con el lente de su cámara.  Últimamente, fue distinguido por la Legislatura de Río Negro por su trabajo y la obtención de dos importantes premiaciones en convocatorias de la Provincia. Pero llegar a ese reconocimiento no se consigue en un “abrir y cerrar de obturador”.

De lo analógico al drone

¿Cómo llegás al mundo de la fotografía?

En el año 1995 ya colaboraba en el Semanario Bariloche y hacía televisión, como camarógrafo. En el 2000 me volqué a la fotografía social básicamente; hacía casamientos, cumpleaños de 15. Y después, en 2005 empecé a trabajar en medios de prensa locales, como El Ciudadano y ANB, hacía colaboraciones para Clarín y La Nación. Hice muchos sociales y fotografía de productos. Fui aprendiendo el rubro, no relajándome en un solo tema, me capacité mucho con gente grosa. Empecé a trabajar en campañas políticas, también. En 2011, pude dar un salto cuando Reuters me reconoció por la cobertura en la explosión del volcán Puyehue. Después me fui yendo a lo corporativo, a la prensa y a lo social. Y con la pandemia, me volqué mucho a lo que es el drone y fotografías de paisajes. 

¿Cómo es trabajar en la fotografía? ¿Cuánto hay de arte y cuánto de espíritu emprendedor?

El 80% de mis fotos es para alguien. Siempre el arte tiene que estar. Es un 50 para el cliente y un 50 para vos. Pero eso que es tuyo, también va al cliente porque es la foto que después va a terminar eligiendo. 

Vivir de la fotografía es ser constante. Yo tengo muchos años en esto. Ya tengo mis clientes ahora, pero trabajé mucho. Y no es sólo sacar la foto, también hay que relacionarse con la gente y generar clientes. La relación con el otro es muy importante en lo que es el arte de la fotografía. 

 

 

Mil momentos especiales, un solo ojo

Entre bodas y cumpleaños de 15, este fotógrafo de Bariloche ya lleva cubiertos cerca de mil eventos, que ahora se pusieron en pausa por las restricciones de la pandemia. Una sonrisa, un beso, una lágrima, una mirada cómplice, un baile inolvidable. Gestos y vivencias que se guardan para siempre gracias al ojo profesional de Chiwi.

Sos un referente en fotos de bodas y eventos sociales. ¿Cuál es tu objetivo, cómo te planteas desde la fotografía capturar ese momento tan importante de la vida de una persona o de una familia?

Es una gran responsabilidad porque la foto es lo único que te va a quedar de un evento social. Y yo me lo tomo así porque tenés que hacer todo lo posible para que te salgan lindas, que estén todos los invitados y generar arte. Por eso, la capacitación es muy importante, porque sino te estancás y no ves lo que hacen otros en las nuevas tendencias.

¿Qué detalles son los que tratás de captar en esos momentos?

Busco emociones. Porque se trata de eso, de buscar rostros, alegrías, momentos únicos a través de la luz y de la expresión de la gente, y crear arte. Es mucho trabajo pero la satisfacción es saber que se hizo algo bueno, que la gente te llama y reconoce lo mismo, que quiera hacer un cuadro de esa foto porque representa toda la boda. A veces con una foto podés decir todo lo que pasó. En un casamiento hago alrededor de 3.000 fotos. Una tiene que representar todo. Siempre trato de buscar la “tapa” de ese evento. 

 

 

Chiwi y el fotoperiodismo

El 4 de junio del 2011 entró en erupción el volcán Puyehue, lo cual dejó bajo las cenizas a Bariloche, Villa La Angostura y otras localidades de la zona andina. Lejos de no involucrarse con el evento, Chiwi realizó una cobertura especial sobre el escenario gris que era la ciudad, el trabajo de limpieza y el después de un momento triste e inolvidable para la región.

Contanos de tu libro “Reportaje Cenizas”: ¿De qué se trata? ¿Qué historias quisiste contar? 

Al otro día de la erupción, salí a hacer un montón de fotos. Me llamaron de muchos medios de Buenos Aires, de la agencia Télam y también de la inglesa Reuters, para cubrir todo lo que iba pasando. Eso me permitió generar un montón de postales de ese momento para mostrar lo que estaba pasando. Unos meses después se me ocurrió que todo ese trabajo lo tenía que hacer libro. Yo lo diseñé, escribí e imprimí y se vendieron más de 700 libros.

Eso te llevó al galardón de las “100 mejores fotos del año” para la agencia Reuters en 2011: ¿De qué se trató la imagen?

La foto es un buzo saliendo del agua entre las cenizas. El jefe de redacción de Reuters me dijo que había visto a unos buzos en el agua, que estaban jugando ahí. Yo sabía que Prefectura iba a hacer una revisión de las tomas de agua y me fui con ellos. Ahí surgió una serie de fotos, donde era un mar de cenizas, los buzos se empezaron a meter y yo empecé a disparar fotos. Saqué alrededor de 300 imágenes.

 

 

 

¿Qué sensaciones te produjo este reconocimiento? No sólo en lo personal porque puso a un momento de la Patagonia ante los ojos del mundo.

Cada vez que uno tiene un reconocimiento es una gran alegría por el trabajo que se viene  haciendo durante todos estos años. Capaz, en el trajín de todos los días uno no se da cuenta  de lo que hace. Pero después de un tiempo, te hacen reconocimientos que, a mí, me dan ganas de hacer cosas nuevas.

¿En qué consiste la obra que ahora fue reconocida por la Legislatura de Río Negro? ¿Cómo preparaste ese material?

Fue un concurso que organizó la Legislatura. Uno era de paisajes y su historia, donde presenté una foto aérea de Circuito Chico (Bariloche). La saqué con el drone, a unos 500 metros de altura, y se ve una postal con todos los lagos, las montañas, el Llao Llao. Después, gané otro certamen, pero de Cultura de Provincia. Ahí presenté un video de Circuito Chico, todo aéreo y fotos de atardeceres. 

No sólo es sacar la foto. Hay un trabajo de edición, sin alterar nada pero sí en impresionar un poco más sobre lo que es la imagen. 

 

 

Pasión Patagónica

Con una trayectoria de más de 25 años en la fotografía, Chiwi vive y recorre la región en búsqueda de nuevas postales, de momentos inolvidables y de constatar con su cámara que él estuvo ahí.

Vivís y trabajás en un entorno natural fotografiable por donde lo mires, pero ¿cuál es el mejor lugar que te gusta captar con la cámara?

Hay un lugar que siempre que paso saco una foto: en el puente que divide el lago Moreno en Este y Oeste. Otro lugar que me gusta mucho es la estepa. Es espectacular, con sus ríos, sus cerros. Siempre que voy, saco fotos; a veces son las mismas, pero con distintas luces.

¿Qué evento de Bariloche te marcó haberlo captado con tu cámara?

Fueron dos, principalmente. Uno fue la Cumbre Unasur en el Hotel Llao Llao, en 2009. Y después, la cobertura de “Bariloche a la Carta”, que hago desde el 2014. Es un evento único.

 

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios