Rescate monumental

La genial historia del rescate de la tortuga de media tonelada 

La encontraron hace 5 años y a paso lento logran rescatarla de un cañadón de la costa chubutense. 
martes, 10 de agosto de 2021 · 06:55

Esta historia comenzó en las costas de Chubut allá por el año 2016 y avanza lento, como una tortuga. Aquel año, Santiago Bessone, técnico CONICET-CENPAT, realizaba tareas de prospección en busca de cetáceos fósiles durante una campaña paleontológica y encontró a la tortuga protagonista de la historia.

Se trataba del fósil de una tortuga marina del Mioceno de 20 millones de años.

Una vez hecho el hallazgo, había que prepararla y llevarla al hermoso Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) para que los especialistas la estudien.

Y aquí comenzó una aventura que llevó a muchas personas a transitar estos cinco años tratando de mover los fósiles de este ejemplar de 2 metros de diámetro y casi media tonelada.

 

La compleja tarea de mover el fósil. Foto: MEF

 

“Estaba prácticamente en el  borde de un cañadón profundo y a casi dos km del camino”, cuenta Juliana Sterli, (CONICET-MEF), especialista en tortugas y ahora encargada de dirigir el rescate.

A paso lento se diseñó la estrategia y Juliana la comparte: “Al año siguiente, decidimos armar un bochón para protegerlo, dado que al estar semi expuesto a la erosión y cambios de temperatura, corríamos el riesgo de perderlo completamente. No es fácil la extracción, tuvimos que contactar a distintas entidades para que nos ayuden, pero vino la pandemia y pasó el tiempo”.

 

La tortuga estaba al borde de un cañadón. Foto: MEF

 

Claro que pasó el tiempo, el ingenio se fue activando y apareció el “tortumovil”, un vehículo especialmente diseñado para rescatar fósiles que salió de las noches de desvelo de los técnicos del MEF Pablo Puerta y Maximiliano Iberlucea.

“El tortumovil, como lo bautizamos, permite  transportar la tortuga desde donde fue encontrada hasta el camino, 2 km a campo traviesa. Funciona como trineo (sacándole las ruedas) o como camilla (con las ruedas)”, cuenta Juliana.

 

El rescate comenzó en 2016. Foto: MEF

 

La complejidad del rescate hace que el traslado demande mucho tiempo y como dice Juliana. Primero se levantó el bochón para bajarlo al cañadón, y luego comenzó la subida. “Un aparejo y el tortumovil nos permiten poco a poco acercarnos al camino para poder subir el bochón a una camioneta. Pero en cada jornada de campo de varias horas de trabajo, solo podemos desplazarlo unos 150 metros, porque el bochón es muy pesado, tenemos que sortear los desniveles, las plantas y cualquier tipo de obstáculo que se nos presente en el campo”, dice.

Y la historia va llegando a su fin con un grupo de patagónicos embarcados en la monumental tarea de rescatar a paso lento y con mucho esmero a una tortuga que hace 20 millones de años nadaba por las aguas de Chubut. 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios