Más Placer

¿Por qué se es infiel?

La infidelidad tiene una complejidad tal, que no bastará un solo artículo para abordar esta temática. Empecemos a transitar el camino de intentar entender de qué hablamos cuando hablamos de infidelidad.
jueves, 26 de agosto de 2021 · 12:42

Por Sofía Lirio
Psicóloga MPRN 2242, futura sexóloga y fundadora de Para Más Placer 

Cada persona construye una idea determinada sobre qué es o no ser infiel, no todas son capaces de perdonarla, algunas deciden terminar el vínculo, otras parejas se arriesgan a intentarlo una vez más y pueden construir un vínculo más saludable. 

Lo que sucede cuando hay una infidelidad es un quebrantamiento deliberado y consiente al acuerdo de lealtad que había entre las personas involucradas en la relación. La confianza queda destruida, uno se siente devastado, nuestra autoestima se ve afectada y empezamos a cuestionarnos qué fue lo que hicimos mal para que esa persona, a la que le dimos nuestro amor, nos haya traicionado. La infidelidad se vive y se siente como una traición. 

 

Es importante tener en cuenta que no solo ocurren infidelidades en vínculos monogámicos. También pueden suceder en relaciones poli amorosas cuando, sin el consentimiento de las personas involucradas, se introduce a una persona ajena a ese círculo amoroso. 

 

Hay infidelidades que no son vividas como tal, algunas son vividas con más dolor y sufrimiento, otras son más llevaderas, eso va a depender de lo que cada persona crea que es la infidelidad, porque es un término subjetivo, así como lo es el de la confianza.

 

No solo varía lo que las personas piensan que es la infidelidad, sino como auto-percibimos nuestros comportamientos respecto a la infidelidad. Así, por ejemplo, podés compartir likes, conversaciones eróticas o no con otra persona, más allá de tu pareja, y que no te parezca grave, pero quizás si lo hace tu pareja, para vos es imperdonable. 

Considero que hoy nos encontramos en el transcurso de un gran cambio de paradigma sobre cómo vemos las relaciones y el modo en que expresamos el amor. La monogamia hace muchos años que dejó de ser la única opción para vincularnos sexo afectivamente con otros. 

Encarar un proyecto de relación monogámica, requiere como base ser fiel. Que existan nuevas maneras de relacionarnos nos permite establecer nuevos acuerdos con nuestros vínculos y relacionarnos de una manera más libre pero, para eso, hay que tener suficiente madurez emocional, gestión de celos y responsabilidad afectiva. Sin embargo, este tipo de vínculos no es para cualquiera y no quiere decir que la monogamia esté mal. Es necesario construir vínculos desde la honestidad, respeto y compromiso, para evitar situaciones de sufrimiento como lo es una infidelidad

 

¿Por qué se es infiel?

Existen varios motivos por los que una persona es infiel. A continuación, veremos algunos. Pero es importante dejar en claro que no todas las personas infieles son malas personas. Muchas veces la persona que es infiel, recurre a ese recurso porque no sabe cómo gestionar lo que le sucede respecto a su vínculo de pareja y generalmente, también es una persona que está sufriendo.

Algunas de las causas más comunes son: la monotonía, cuando hay falta de deseo sexual, la necesidad de sentirse deseado, sin embargo, no son las únicas. A vece es un conjunto de estas causas lo que lleva a cometer una infidelidad. Estos motivos, son iguales en hombres y mujeres.

 

Las causas más frecuentes

Nunca se ha tenido la intención de ser fiel: Algunas personas simplemente no creen en la monogamia. El hecho de que tengan pareja no implica que pretendan dejar de tener relaciones con otras personas.

Insatisfacción con la pareja: Esta insatisfacción puede ser sentimental, sexual, de atención o de cualquier otro tipo. Ante esta sensación de no ser cuidado por la pareja, muchas veces se buscan relaciones con terceras personas.

Creer que ya no hay amor: Muchas veces, sucede como consecuencia de la disminución del deseo y de la actividad sexual. Este proceso es natural en todas las parejas, pero a veces lleva a interpretar que la relación se ha roto.

Buscar una alternativa a la actual pareja: Ya se sabe que se quiere abandonar a la actual pareja pero se busca tener a alguien más, porque no se quiere romper la actual relación sin tener otra aún asegurada.

Sensación de inseguridad personal: Se puede dar si la persona se siente menos atractiva que su pareja, menos inteligente, etc. Aquí la infidelidad sirve como forma de reafirmación personal, al sentirse que se está “en el mercado”.

Monotonía en la relación: Esto puede suceder incluso si la relación es valorada positivamente en su conjunto. Aquí, muchas veces se trata simplemente de la necesidad de buscar algún aliciente personal.

Revancha: A veces, se es infiel como reacción a alguna afrenta que se ha sufrido por parte de la pareja. Aquí la infidelidad es una forma de venganza para desquitarse por el trato injusto que se ha recibido.

Inestabilidad emocional: Algunas personas simplemente son infieles debido a que tienen un patrón de personalidad inestable. Los individuos con traumas infantiles o que han sufrido abusos en su infancia tienen mayor propensión a ser infieles.

 

¿Se puede reconstruir una pareja luego de una infidelidad?

Desde el momento en que se produce una infidelidad, el vínculo queda dañado, la confianza entre ambos se rompe y esa relación amorosa entra en una nueva fase. Este quebramiento de la confianza será mayor o menor en función de cómo haya sido la infidelidad, porque no todas son iguales, ni por su gravedad o la manera en que sucedieron. 

Muchas veces, a causa de una infidelidad, las parejas deciden poner fin a su vínculo. Sin embargo, eso no tiene por qué ser así. Es importante ser flexibles y evaluar si ese hecho justifica el fin del vínculo o no, ya que en ocasiones la infidelidad puede llegar incluso a ser un elemento que brinde una nueva perspectiva a la pareja para que fortalezca su vínculo.

Y no existe una única manera de salvar la relación después de una infidelidad. Cómo proceder depende siempre de cada persona, del tipo de relación que mantiene y de cómo haya sido la infidelidad. Lo más importante es conocer las razonas por las que se ha sido infiel y buscar el modo más adecuado de poner solución al problema en conjunto. 

En caso de que se decida perdonar a la persona que fue infiel, para reconstruir la relación es clave no reprocharlo constantemente y apostar a volver a confiar nuevamente.

 

Si sentís que no estás preparado para perdonar y continuar la relación, lo más honesto es poner fin a la misma para evitar continuar haciéndose daño.

 

Es normal que las parejas que pasan por una infidelidad, no tengan los recursos y herramientas para hacerle frente. Por eso, muchas recurren a terapia de pareja para que un psicólogo especializado los ayude a resolver la situación. La terapia puede ayudar a la pareja a superar esta situación, facilitando a quien se ha sentido engañado a manejar sus emociones y conductas, y al infiel a adaptarse a las nuevas exigencias de su pareja y a evitar futuras infidelidades. Así, se puede restaurar la confianza en la relación, y se asientan las bases para la reconstrucción de la relación. 

Fuente: Somospsicologos.es

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios