EDITORIAL

Educación pública ¿para bien o para mal?

La brecha en el poder adquisitivo se replica en las escuelas, entre quienes van a las públicas y quienes pueden asistir a las privadas. Coincidencias en los dos extremos del arco ideológico argentino.
domingo, 25 de marzo de 2018 · 11:57

A los jóvenes argentinos, estudiantes del último año del nivel medio de escuelas públicas , les cuesta resolver ejercicios matemático. También tienen serios problemas para leer de corrido y comprender textos.

Con los chicos del mismo nivel pero de las escuelas privadas, o públicas de gestión privada, sucede más o menos lo mismo pero no son tan burros.

El mismísimo ministro de Educación de Nación Alejandro Finocchiaro fue contundente en el diagnóstico. “La brecha educativa entre los que menos y más tienen se mantuvo durante las pruebas Aprender 2017”.

Los pibes de la escuela pública egresan con mal nivel en matemáticas y lengua. Sobre lo demás mucho no se supo pero para muestra, con un botón es más que suficiente.

Finocchiaro también habló de la necesidad de frenar el éxodo de alumnos de la escuela pública a la privada.

Ayer en Neuquén País, programa que emite AM 550, la diputada provincial y dirigente de ATEN Angélica Lagunas también analizó la situación educativa nacional y provincial.

Coincidió en que la brecha educativa existe y que cada vez es más notoria.

“Nuestras aulas son la foto de cada día de lo que sucede en la sociedad” indicó Lagunas fuera de micrófono.

Hay escuelas primarias del centro capitalino en donde se nota que cada vez son más los chicos que están expectantes a la copa de leche.

“El hambre golpea al pobre pero también está tocando a la parte más vulnerable de nuestra clase media”, señaló.

Finocchiaro y Lagunas, con un océano ideológico de por medio, admiten la gravedad del asunto.

También coinciden en que las administraciones deben invertir mucho más en Educación.

Infraestructura, servicios y capacitación son los ejes.

La provincia de Neuquén deriva anualmente, en subsidios, a las escuelas privadas 402 millones de pesos.

“El presupuesto provincial destina 2,50 pesos por alumno para su desayuno o merienda de cada día en nuestras escuelas publicas”, dice Lagunas.

La diputada provincial del FIT presentó un proyecto de ley a través del cual se pretende redireccionar los más de 400 millones de pesos que hoy van a parar a las cajas de las escuelas privadas o públicas de gestión privadas.

Según la legisladora hay colegios privados que reciben subsidios millonarios y la cuota que cobran mensualmente por alumno supera los 10 mil pesos.

A esta altura la brecha se transforma en una grieta que atraviesa generaciones.

No es política, es conocimiento, es futuro.

Alejandro López