La política en Neuquén

El MPN y la seducción de parecer distinto

Omar Gutiérrez con 4 años mas de mandato como presidente del MPN, profundizará su filiación emepenista. Rolando Figueroa deja la conducción partidaria y apuntala su rol opositor.
sábado, 11 de agosto de 2018 · 00:00

Mañana el MPN habrá pasado su capítulo de renovación de los mandatos de las autoridades partidarias y otro será el cantar.

Así lo entienden los dirigentes de la oposición y los del propio partido provincial.

No habrá lugar para especulaciones o interpretaciones forzadas.

El MPN ingresará en el proceso político interno para definir a sus próximos candidatos a gobernador, vice e intendentes y concejales de la mayoría de las localidades de la provincia.

Serán 90 días sin tregua. El oficialismo encabezado por el gobernador y presidente del partido, Omar Gutiérrez, saldrá a la cancha con todo el staff de las nuevas autoridades partidarias. Irán al encuentro de cada afiliado y elector independiente.

Desde la oposición interna, sector que representa el vicegobernador Rolando Figueroa, solo se sabe que “están muy bien”, que “las mediciones los benefician” y que “se vienen tiempos de enfrentamiento muy duros”.

La situación ha llevado al Gobernador y su vice a estar muy distantes, tanto en lo personal como en lo político.

Mientras Gutierrez mantiene su ritmo en la gestión, Figueroa piensa y reelabora formas y modos de parecer un “distinto”. Hay veces que le acierta y otras no tanto.

La semana comenzó en su despacho recibiendo a un grupo de empleados contratados del Ente Provincial de Termas que reclaman el pase a planta permanente de 90 de los 250 contratados. Allí estuvo Figueroa, conversando con los “quejosos” junto a Raul Godoy, Angelica Laguna, Nancy Parrilli y Guillermo Carnaghi.

Los muchachos volvieron a Loncopue envalentonados. Juntaron firmas y elevaron una nota al Concejo Deliberante solicitando que la Intendente, Marita Villone, abandone su licencia y se reincorpore para dar solución a la exigencia de los contratados. En el caso de que la intendenta hiciera caso omiso al pedido, los reclamantes exigieron la destitución de Villone.

La intendente de Loncopue forma parte del ADN de Omar Gutierrez. Es una de las dirigentes del interior con mayor predicamento en la mesa chica del mandatario provincial.

Allí, en la mesa chica, de Gutiérrez no dudan en que la letra de la nota de los empleados de termas tiene un inspirador: el vicegobernador Rolando Figueroa.

Con una copia en la mano, los azules no disimulan en decir que se trata de una acción destituyente y que es “el Rolo” el que está detrás de todo “esto”.

El sindicado lo niega y pone cara de circunstancia.

Otro acontecimiento que está bajo análisis y se sigue con atención es el procesamiento de parte de la conducción del sindicato de Petroleros Privados. El Fiscal Pablo Vignarolli, imputó a Guillermo Pereyra y parte de la comisión directiva por presunta “administración fraudulenta”. El líder sindical y senador nacional se mostró tranquilo y a la espera de que finalice todo el proceso judicial.

 

Es tanta la necesidad, de Rolando Figueroa, de mostrarse diferente que no escatima esfuerzos para ocupar una mesa política regional junto a lo más vernáculo del peronismo patagónico, incluídos algunos diputados provinciales del kirchnerismo neuquino. La escena fue viralizada el viernes por la noche. San Carlos de Bariloche fue el lugar en donde se desarrolló el segundo Encuentro Patagónico de Legisladores provinciales y nacionales. Un espacio creado para mostrarse “distintos” al gobierno nacional. La proclama fue la defensa de la región y la crítica hacia las medidas de ajuste de la administración Macri.

El encuentro tuvo al intendente de General Roca, y aspirante a gobernador por un sector del peronismo rionegrino, Martin Soria como uno de los principales protagonistas y promotores de la cita sureña. Soria y su hermana, Maria Emilia, hace varios años que predican sus diferencias con el gobierno de turno. Ya sean hacia el provincial de Alberto Weretilneck, como al nacional de Mauricio Macri. Han profesionalizado esto de “ser distintos”.

A Soria le suma porque ya tiene varias batallas ganadas incluso hasta a los mismos kirchneristas rionegrinos. Los dominó. Los humilló. Les hizo sentir el polvo de la derrota.

El gran interrogante es de qué manera le juega a Figueroa compartir cartel con peronistas y cristinistas, hoy puestos en tela de juicio a partir del escándalo de los cuadernos K y de otras sorprendentes historias “por venir”.

Así las cosas podríamos decir que, en el MPN, las objeciones internas en el juego de las conveniencias nacionales estarían parejas tanto para Gutiérrez como para Figueroa.

Ni muy “macrista”, ni tan “perokirchnerista”.

Plata o mierda, dice el dicho. Los próximos 90 días serán ellos y no los actores externos los que dirimirán su propia suerte, sean estos peronistas, cristinistas, radicales o de izquierda.

Por Alejandro López

 

   

14%
Satisfacción
21%
Esperanza
14%
Bronca
0%
Tristeza
35%
Incertidumbre
14%
Indiferencia