LA CONOCIO EN TINDER

Piden anular la domiciliaria al abusador de Centenario

El acusado fue beneficiado con prisión domiciliaria por un Tribunal de Impugnación.
viernes, 14 de septiembre de 2018 · 11:29

El fiscal general José Gerez junto al fiscal jefe Rómulo Patti y la fiscal del caso Mariana Córdoba, pidieron anular la resolución de los jueces de un Tribunal de Impugnación que le otorgaron prisión domiciliaria a un hombre acusado de golpear y violar a una joven en Centenario, a la que conoció en la red de citas Tinder.

El pedido lo hicieron mediante una impugnación extraordinaria que presentaron ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

La presentación surgió luego de que los jueces del Tribunal de Impugnación Florencia Martini y Héctor Rimaro (con la disidencia de Daniel Varessio), le otorgaran prisión domiciliaria a I. U. B, un hombre acusado de haber abusado sexualmente de una joven el pasado 20 de agosto, durante la madrugada y en la ciudad de Centenario. Tras ser acusado, quedó detenido con prisión preventiva, medida que fue ratificada por un tribunal revisor. Sin embargo el Tribunal de Impugnación dejó sin efecto la prisión preventiva y dispuso la prisión domiciliaria.

Ambos representantes del Ministerio Público Fiscal indicaron que el recurso es admisible y plantearon que “como lo hicieron la jueza de Garantías y los integrantes del Colegio de Jueces, entiendo que la conducta procesal desplegada por el acusado permite presumir fundadamente que existe un riesgo objetivo de que no se someta al procedimiento”.

En este sentido puntualizaron que “no puede perderse de vista que el propio Tribunal de Impugnación (que ordenó la prisión domiciliaria) ha considerado que existe un riesgo concreto de fuga. Prueba de ello es la elevada caución real que ha fijado para garantizar la comparecencia del imputado”.

También señalaron que antes de que el impusieran la prisión preventiva al acusado “estaba cumpliendo la medida de coerción inmediatamente anterior, como lo es la detención domiciliaria”. Y “al primer día de cumplimiento de la medida, se suscitaron una serie de eventos oportunamente presentados por la fiscal del caso, que —como bien dijo— revelaban la insuficiencia de esa coerción para conjurar el riesgo procesal de entorpecimiento de la investigación. Por eso, solicitó la imposición de la presión preventiva como única medida que se exhibía como suficiente a tales efectos”.

Puntualmente, mencionaron que “entre las distintas situaciones invocadas por la fiscalía, el juez de Garantías tomó únicamente la amenaza que el imputado le profirió al hijo de la vecina lindante, quien había aportado una sustancial prueba incriminante”. Y que “la situación de peligro de entorpecimiento era ostensible porque las amenazas también habían llegado a atemorizar a otros vecinos cercanos, quienes a la vez eran testigos de cargo del hecho principal de abuso sexual, porque el mismo había tenido lugar en esa misma vivienda y su vereda y ellos habían oído los gritos de auxilio de la víctima”.
Sobre este escenario, indicaron que “el análisis de procedencia de la prisión preventiva se revelaba como sencillo: si estando en detención domiciliaria el imputado había generado un peligro procesal de entorpecimiento de la investigación, ya no quedaba otra alternativa que disponer la prisión preventiva, para poder neutralizar la situación”.

El fiscal jefe y la fiscal del caso afirmaron en la presentación afirmaron que la decisión del Tribunal de Impugnación de “sostener que la detención domiciliaria era suficiente para cautelar los riesgos procesales manifestados por la fiscalía tampoco cuenta con argumentos que la sustenten”.

Con estos argumentos, entre otros, ambos representantes del Ministerio Público Fiscal pidieron que se haga lugar a la nulificación del fallo del Tribunal de Impugnación y se confirme la prisión preventiva dispuesta originalmente. Además, hicieron reserva para recurrir la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El acusado, abusó sexualmente de una joven de 19 años de edad, en un barrio de Centenario. Conoció a la víctima por la aplicación Tinder. Ese día la pasó a buscar por la casa de su tía, a la medianoche. Fueron a una plaza en la localidad y luego a la casa de él, lugar donde se encontraban solos. Ahí el imputado comenzó a beber diferentes bebidas alcohólicas, la víctima comenzó a asustarse y al querer irse, no la dejó. La llevó a la habitación, comenzó a ahorcarla y la abusó sexualmente. La víctima logró escapar y cuando estaba en la vereda el hombre la alcanzó y la arrastró de los pelos nuevamente hasta la vivienda. En ese momento apareció la abuela del imputado, quien la retuvo, la víctima la empujó y logró escapar.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia
Cargando más noticias
Cargar mas noticias