Realidad Social

Nueva Esperanza, el costado flaco de Vaca Muerta

Es el mayor asentamiento de la capital neuquina. Nuevos asentamientos irregulares acentúan el crecimiento de la pobreza y la indigencia.
jueves, 11 de octubre de 2018 · 10:01

La parroquia San Cayetano está ubicada, al norte, en lo más alto de la ciudad capital de la provincia. En el corazón mismo del Barrio Parque Industrial Monseñor Jaime Francisco De Nevares.

Fue el Párroco Juan San Sebastián el iniciador de la obra salesiana en el populoso barrio capitalino. El padre Juan supo amansar al poder político y doblegarlo ante las exigencias de “los hermanos del barrio Parque”.

La década del 90 llevó al barrio a ser estigmatizado por los medios de difusión. Según las crónicas de la época, pobreza y violencia iban de la mano con el Barrio Parque.

Juan San Sebastián llegaba a los despachos del “poder” con su prédica. La violencia no era fruto de la pobreza, sino que era el producto de años de olvido y desamparo. Así fue como Juan llegó a fundar un club social y deportivo. El San Cayetano, ubicado sobre el ingreso mismo al barrio Parque Industrial. El club fue el orgullo de Juan y “su gente”. Por allí pasaban todas las inquietudes de la populosa barriada. No había actividad que no estuviera atravesada por la Parroquia y el Club.

De ser los drogones delincuentes “del parque” pasaron a ser referencia de solidaridad y compromiso social. La obra de Juan, aun hoy, es recordada no solo en el barrio sino también en cada lugar en donde surja el debate sobre pobreza, drogas y violencia.

El club San Cayetano llegó a participar de la Liga de Futbol del Neuquén y amenazó el liderazgo de equipos de mayor lustre. Los cara sucia de Juan, llevaron a lo más alto la bandera del hacedor de la Parroquia de Parque Industrial.

Los años pasaron, Juan desapareció físicamente, y el tiempo de los logros ya aparece lejano. Sin quien machaque en el poder la obra de Juan fue perdiendo fuerza.

Por estas horas la Parroquia de Parque Industrial vuelve a ocupar el centro de escena.

Gabriel Mora, es el nuevo párroco y en poco tiempo se involucró en la comunidad. Con un perfil similar al de Juan, el padre Gabriel ha salido a encontrarse con cada uno de los vecinos. La obra se ha extendido a Colonia Nueva esperanza y ahí es en donde Gabriel ha puesto el ojo.

Esta mañana desacomodó los discursos políticos marketineros. Ubico a Nueva Esperanza en el centro de la negligencia y la pobreza.

Gabriel, el párroco del costado flaco de la Vaca Muerta.  

Alejandro López

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia