Después de la sesión

Media sanción, debate que sigue, respeto necesario

La voluntad popular todavía no ha sido expresada totalmente. Los fundamentalismos, como siempre, se equivocan.
jueves, 14 de junio de 2018 · 12:34

La cámara de Diputados puso fin a una parte de la discusión, no a toda. Los 129 votos que permitieron la aprobación de la despenalización del aborto sirvieron para eso, pero los 125 votos que se opusieron siguen teniendo la validez de la representación ciudadana, y esto lo tomará en cuenta el Senado, cuando comiencen allí los legisladores la segunda parte de esta historia.

El pueblo argentino ha hecho una monumental catarsis con un tema tan real y cotidiano como tabú en muchos sentidos. De esa sociedad dividida en dos grandes síntesis de opiniones divergentes, emergen los fundamentalismos, siempre dejando la sensación de que la única democracia que respetan es aquella que les da la razón.

Por encima de esos fundamentalismos, que se pudieron ver con toda claridad tanto entre quienes pugnaron por la aprobación como los que lo hicieron por el rechazo, está la voluntad popular.

Tal vez hubiera sido necesario aplicar aquí la consulta popular, que la Constitución contempla para casos como este, que superan las definiciones expresadas a través de los partidos políticos. De hecho, en el Senado hay un proyecto al respecto, por el que se inclinarán un número todavía no determinado de legisladores.

Mientras tanto, asistimos a desafortunados escraches, como el que se le ha propinado a la diputada Alma Chani Sapag, del MPN. Las feministas neuquinas han tildado de “vergonzante” su voto en contra de la legalización del aborto.

No se trata de vergüenza, nunca se trató de eso. Tampoco es cierto que, porque se aprobara un proyecto de comunicación sobre el tema aborto en la Legislatura, hubiera un mandato único, neuquino, para los legisladores nacionales de esta provincia.

Todavía hay que debatir. Todavía falta. Mientras tanto, aplaudamos el respeto y la confrontación de ideas, y morigeremos todos aquellos intentos de hacernos retroceder a la barbarie de la imposición por simple acción de la fuerza o la persistencia tozuda.

Rubén Boggi

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios