Nido Blando

Barda del Desierto 2019

Como sucede desde hace seis años, el mes de enero transforma en arte a Contralmirante Cordero. Del 8 al 27, la Residencia Artística Barda del Desierto se adueña de la Escuela primaria N° 135 y la magia sucede.
lunes, 07 de enero de 2019 · 10:52

Por Carla Barbuto

Hasta el domingo 27 de enero se llevará a cabo la sexta edición de la Residencia Artística Barda del Desierto, la movida cultural que recibe artistas de todos lados y hace de Contralmirante Cordero (Río Negro) un polo de creación y divulgación del arte contemporáneo.

Mañana comienza la acción y este año los artistas que le ponen el cuerpo a tremenda gesta son: Andrés Felipe Castaño (Colombia), Laura Andreato (Brasil), Gabriela Munguía (México), Elena Olaszek (Argentina/Brasil), Tomás Bartoletti (Argentina/Alemania), Marco Antonio Herrera (Perú), Fernando Toth & Carlos Mustto (Argentina), y Yessica Diaz Mendoza (México) como artista en intercambio. Los curadores invitados son Pablo Caligari y Andrea Beltramo.

Desde que se realiza esta Residencia ya pasaron más de 40 artistas por la Escuela Primaria N° 135 de Cordero, acercando el arte contemporáneo a una localidad de poco más de 1.000 habitantes.

 

 

#BDD
¿Qué es la Residencia Artística Barda del Desierto? “Es una plataforma independiente que busca motivar la experiencia artística vinculando acciones y encuentros en arte y educación a través de la creación de obras visuales y vinculadas al contexto, historia y geografía del lugar”, explican los organizadores en la web.


La patagonicamente hermosa idea de BDD salió del alma de María Eugenia Cordero -egresada de Bellas Artes y co-coordinadora de BDD-, de Fabio Tremonte -coordinador de BDD-  y de Aixa Sacco -artista visual, diseñadora gráfica y gestora cultural-, quienes se contactaron con Nicolás Rey -comunicador visual, fotógrafo y productor de BDD-.


“Barda del Desierto tiene valores intrínsecos propios del lugar donde se realiza. Comenzando por la localidad de Cordero, donde la única posibilidad de formalizar un alojamiento para los artistas es la escuela primaria del lugar, cerrada durante las vacaciones de verano”, explica Nicolás.

 

 

Entre peras y manzanas
Vale agregar que Contralmirante Cordero es singular y no sólo porque en enero deviene en polo artístico. Lo es por una obra de ingeniería hidráulica que transformó el desierto en tierra fértil donde hoy se producen peras y manzanas para alimentar al mundo.


La escuela, el arte, el valle y la comunidad son los pilares de la residencia. “Sentimos que la experiencia artística comienza a transformarse en experiencia de vida para muchos de los vecinos y vecinas que participan activamente del desarrollo de las actividades. Los artistas desarrollan sus trabajos, los conflictos o tensiones que observan, con mirada atenta y visión renovada. Esa forma de trabajar creativamente es adoptada con naturalidad por la comunidad, incorporando lenguaje artístico en su cotidiano”, cuenta Nicolás.


Mañana comienza la acción y una vez más nos emociona saber que el arte desplegará su magia en una escuela primaria de la Patagonia y que los artistas tenderán puentes en una comunidad de productores agrícolas. Nos emociona que juntos le den forma a la sexta edición de la aventura que propone BDD.

57%
Satisfacción
28%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
14%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias