Cielo patagónico

Teoría y práctica de cómo vivir el eclipse de sol

Hasta el 2048, los patagónicos no volveremos a ser protagonistas de un evento tan espectacular como el eclipse de sol que viviremos el próximo 14 de diciembre en Río Negro y Neuquén. Así  que, gafas especiales, mapa y esta nota exclusiva para saber todo acerca de este fenómeno astronómico.
viernes, 11 de diciembre de 2020 · 10:25

Por Cecilia Russo
Especial Bariloche


La cuenta regresiva hacia el 14 de diciembre de 2020 está activada en los planes de muchos patagónicos. Es que esa fecha, más precisamente entre las 11.52 y las 14.43, los habitantes –y algunos viajeros – de Río Negro y Neuquén podrán observar un eclipse total de sol.

¿Qué tiene de extraordinario este evento? “Durante pocos minutos se va a hacer de noche en pleno día. Se va a oscurecer el cielo, se podrán ver estrellas, seguramente salgan aves nocturnas, bajará mucho la temperatura. Es un momento único, porque  la diferencia entre un eclipse parcial del 95% y uno total  es muchísima”, explica Diego Galperín, profesor de Física, apasionado de la astronomía y líder del Grupo Osiris, de El Bolsón.

“El sol, más allá de lo que la gente piensa, es un fenómeno bastante normal. Hay eclipses de sol prácticamente todos los años. Lo que tiene de particular es que durante el día, la luna va a transitar por delante del sol: Es el movimiento orbital de la luna alrededor de la Tierra y en ese momento, cuando ocurre el eclipse, es que se alinean en el mismo plano el sol y la luna, desde nuestra perspectiva”, narra de manual este científico patagónico por adopción.

 

 

Todo eso, “dura muy poquito”; tres horas en total, pero la máxima será de dos minutos aproximadamente. En esta oportunidad, muy cerca de casa, tenemos asientos de primera fila. El norte de la Patagonia argentina será el lugar privilegiado para observar este fenómeno astronómico y diferentes localidades de Río Negro y Neuquén serán el epicentro del evento.

“Para ver un eclipse total tenés que estar justo donde cae la sombre de la luna y eso mide aproximadamente 100 km”, especifica Diego.

Entonces, estrictamente entre las 11:50 y las 14:50, ocurrirá el eclipse,  siendo su máximo, cuando se haga “de noche”, entre las 13.05 y las 13.25 hs. En esos horarios, el sol estará relativamente alto, por lo que cualquier ubicación en el centro de la zona de totalidad será igualmente favorable para la observación del fenómeno: Junín de los Andes, Piedra del Águila, Sierra Colorada, Ramos Mexía, Valcheta, Las Grutas y Bahía Creek. En otros lugares como Neuquén capital y Bariloche, el eclipse será parcial, en un 97% y 96%, respectivamente; mientras que en Buenos Aires, la vista será del 73% aproximadamente.

Para mirarte mejor

Como una clase de ciencia, Diego trata de transmitir toda su pasión por los cielos y el esfuerzo que han realizado con el proyecto astronómico para que la mayor cantidad de gente pueda vivenciar este evento.

Él es uno de los líderes del Grupo Osiris, en El Bolsón, donde nació el proyecto educativo “Miradas al Cielo”, una iniciativa que surgió hace 15 años con el fin de realizar actividades dirigidas a niños, adolescentes y adultos para revalorizar la enseñanza y divulgación de los fenómenos celestes.

“En 2004 hubo una convocatoria del Ministerio de Educación  y nos presentamos con este proyecto para mejorar la enseñanza en la escuela media, porque nosotros veíamos que en los temas de astronomía siempre participaban los más chicos. Ganamos esa convocatoria y el financiamiento”, recuerda Diego.

Y cuenta: “Aprendemos sobre astronomía, no son charlas, son actividades, más lúdicas. Y en este grupo, que tiene una dinámica horizontal, son los chicos los que dirigen, después, las acciones con la comunidad. Con el eclipse, por ejemplo, estuvimos mostrando cómo observarlo, qué elementos utilizar, métodos de protección. Los chicos ya están capacitados para coordinar ellos mismos las actividades en el sentido de que estamos organizando una observación pública”.

El proyecto “Miradas al Cielo”, desde el 2005 funciona desde el Instituto de Formación Docente de El Bolsón, y desde el 2013 se extendió a la Universidad Nacional de Río Negro, con extensión en Bariloche. “Lo que tiene el cielo del sur es que tiene estrellas más brillantes que en otros lados”, destaca el científico.

 

Mi vida con ellas

Movilizado por su pasión por la astronomía y la docencia, la relación de Diego con los cielos nació desde muy chico, en Buenos Aires: “No tenía mucho acceso a mirar el cielo, no estaba acostumbrado a eso hasta que en un campamento, en mi adolescencia, me alejé un poco y descubrí algo que no sabía que existía. Eso me motivó a buscar más información y a interesarme por todo un aspecto de la ciencia que yo no había desarrollado hasta ese momento; me interesaba saber sobre lo que estaba en el cielo y que yo no tenía la posibilidad de observar en la ciudad. Descubrí el cielo de verdad”, confiesa.

Y dice: “En los libros figura el cielo como algo externo a uno, como el lugar donde están los planetas y las galaxias, pero no te cuentan demasiado de que todo eso está a la vista y que con reconocer el cielo uno puede aprender mucho sobre cuál es el lugar del universo que ocupamos y también genera un montón de preguntas”.

De la mano de “Miradas al cielo” y el Grupo Osiris, la propuesta de conectar con las estrellas viene por ese lado: “Uno puede aprender mucho de astronomía sin necesidad de tener un telescopio. Así lo hizo la humanidad durante siglos. La historia de los modelos cosmológicos  la cosmogonía, cómo funciona el universo y dónde estamos parados, lleva siglos, y todo se hizo a partir de observaciones directas del cielo. Trato de revalorizar esa parte.  Me di cuenta que los telescopios son algo secundario.  Nadie te va dar mejor acceso que tu propia vivencia”, afirma Diego.

 

Consejos y tips para ver el eclipse

Nunca debe observarse el sol sin protección en los ojos dado que la retina puede ser dañada aún sin sentir molestias. Para esto existen anteojos especiales que permiten el paso de una muy pequeña parte de la luz o puede utilizarse un filtro de máscara de soldar de índice no menor a 13. Nunca debe observarse el Sol directamente con anteojos oscuros, radiografías, lupas, prismáticos, telescopios, etc. Es muy importante proteger la vista. No obstante, Diego recomienda que existen formas de apreciar un eclipse en forma indirecta, sin comprometer la vista del observador, las cuales pueden conocerse en la página eclipses.com.ar 

Cielito lindo

Si bien, Diego sostiene que “el cielo siempre llama la atención en todos lados”, confiesa que “lo que tiene el cielo del sur es que las estrellas son más brillantes que en otros lados: Cuando uno conoce el cielo y encuentra constelaciones, se da cuenta que es mucho más visible, el cielo se ve más limpio y eso genera como una mayor cercanía”. Y nadie va a negar que al borde de un lago o acampando en plena montaña, “se puede disfrutar de otra manera”.

Con la cita hecha, el 14 nos espera un espectáculo único, que pone a la Patagonia en el centro del mundo,  del universo, del sol y la luna. ¡A no perdérselo!

Más de

Comentarios