Atracción turística

El Parque Submarino de Las Grutas está a "un barco” de ser el más grande de Sudamérica

En el arrecife artificial del conocido balneario rionegrino, cuatro gigantes de hierro se vuelven una fabulosa atracción para los que viven en la superficie, y un tranquilo refugio para la vida submarina.
martes, 23 de junio de 2020 · 23:43

Luego de algunas postergaciones por cuestiones logísticas finalmente, el sábado 20 de junio al mediodía, se llevó a cabo el hundimiento del cuarto barco del Parque Submarino de Las Grutas, ubicado a 5 kilómetros de la villa balnearia, y a 7,5 kilómetros de la costa.

Se trata del “Polarborg I”, un viejo pesquero de 47 metros de eslora, construido en 1975, que se unió a los otros tres que desde hace unos años yacen sobre el lecho marino del Golfo San Matías: el  “Don Félix” (hundido en 2007), el “Mariana Rojamar” y el “Chiarpesca 59", hundidos en febrero y mayo de 2019, respectivamente.

El hundimiento del Polarborg I no pudo contar con espectadores como los anteriores, debido a los protocolos por COVID-19, pero eso no le restó adrenalina ni relevancia al enorme despliegue náutico que implicó el operativo; y a lo que significa para Las Grutas y la Patagonia estar a un barco de ser el Parque Subacuático más grande de Sudamérica.

Desde la Asociación Civil Cota Cero, impulsora de este proyecto turístico, aseguran que ya están trabajando en el desmantelamiento del "Magdalena María II", el  próximo barco a fondear, para batir el récord y convertir a Las Grutas en el paraíso más grande para el turismo acuático.

María Laura Varela, además de ser socia e instructora de los cursos de Cota Cero, es instructora de buceo PADI y buzo profesional 2°Categoría de P.N.A. Asegura que esta iniciativa tiene triple propósito: crear un atractivo polo turístico para los amantes del buceo, fomentar la actividad más allá de la época estival y colaborar con el ambiente, reutilizando antiguas embarcaciones que, generalmente, terminan como basureros en las costas argentinas.

¿Cómo surge esta ambiciosa y fabulosa iniciativa de volver “visitable” el fondo del mar?

Esta idea de crear el parque submarino artificial más grande de Sudamérica nace como un aporte al turismo submarino, que es a lo que nos dedicamos. Y tiene el objetivo de romper la estacionalidad y aumentar la oferta turística de nuestra ciudad, y en la zona, durante el resto del año y no sólo en la época estival. También, otro objetivo es generar más sitios de buceo para que se acerque más gente del mundo del buceo y escuelas de distintos lugares a visitar nuestra comarca.

"Es increíble ver cómo en esas estructuras de metal, corroídas, se adhiere tanta vida y de forma tan veloz". Laura Varela de Cota Cero.

¿Cómo fueron los anteriores hundimientos?

En el año 2007, logramos hundir el primer barco, el Don Félix, que estaba arrumbado en la ría de San Antonio, generando basura y contaminando. Se limpió, se hizo todo como correspondía y finalmente lo hundimos en noviembre del 2007. En febrero del año pasado pudimos llevar el “Mariana Rojamar” con gran éxito. Y luego el Charpesca, que lo hundimos en mayo del año pasado. Estos barcos fueron cedidos, algo que no es tan fácil de lograr. Costó mucho la parte burocrática pero siempre salió todo muy bien. Hay muchas instituciones implicadas en esto.

¿Cómo es, en líneas generales, el proceso para acondicionar un pesquero antes de ser fondeado?

Todo esto lleva mucho trabajo de limpieza, de desmantelamiento, de traslado de los desechos a un lugar seguro. Todo es muy costoso, pero contamos con el apoyo de Turismo de Nación y de la provincia de Río Negro, y con eso fuimos desmantelando los  barcos y preparándolos para el posterior hundimiento. Con el Polarborg I, que es el más grande en dimensión y capacidad, al igual que con los anteriores, antes de hundirlo se limpiaron los tanques de combustibles y las bodegas; se retiró el cableado, los revestimientos, los motores y la mampostería. También se quita el instrumental y los artefactos propios de la embarcación. Luego, el casco vacío fue inspeccionado por la Secretaría de Ambiente de Río Negro y Prefectura Naval para garantizar la aptitud de hundimiento.

¿Cuál era la situación de estos barcos?

Estos barcos se encontraban en el puerto del Este y estaban a flote, pero ya sin actividad hace unos cuantos años. Realmente se necesitaba sacar a estos barcos de ahí y a nosotros nos venían bárbaro. Así, se fue dando todo. Fuimos tramitando, viajando, haciendo la parte administrativa y los permisos correspondientes.

¿Qué es y cómo se da el proceso de colonización de la vida, en estos gigantes bajo el mar?

El proceso de colonización es como se va formando todo el ecosistema en torno a estos arrecifes artificiales. Es increíble ver cómo en esas estructuras de metal, corroídas, se adhiere tanta vida y de forma tan veloz. Y no solo el ecosistema va aumentando, el barco también se va transformando por los temporales, la fuerza del agua o de las corrientes. Es muy interesante para los buzos ver esa evolución. Muchos vienen todos los años para ver los cambios, y la Universidad del Comahue y el CONICET también están haciendo un seguimiento de la evolución de la vida marina en estos arrecifes.

Vale diferenciar entre hundimiento y naufragio. ¿Cómo lo explicás?

Naufragio es cuando una embarcación tiene un accidente y se hunde y, además de que puede haber pérdidas de vidas humanas, el barco se hunde con todas sus pertenencias como el líquido, la oleosidad, que pueden contaminar el medio ambiente. En este caso, estas estructuras son embarcaciones que fueron totalmente desmanteladas y acondicionadas para su posterior hundimiento y en función de esta creación de arrecifes artificiales. 

¿Qué hace a este parque tan atractivo para los buzos?

Además de sus dimensiones, estas son las primeras embarcaciones con protocolo de penetración, es decir, se puede ingresar en ellos. Para eso se hizo un trabajo exhaustivo de aperturas, eliminando todas las partes cortantes o peligrosas para la integridad del buzo. Entonces, que sean penetrables es algo muy buscado en el mundo del buceo recreativo y técnico.

---

Así, Las Grutas, además de ostentar tener las aguas más cálidas de la costa patagónica, o la visita de las ballenas que están de paso hacia el sur, o una de las playas más lindas de Argentina, ahora también es el lugar con el arrecife artificial para la práctica de buceo, más grande del cono Sur. 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios