Tiempo loco

La historia del invierno que heló a la Patagonia

Olas congeladas, playas con hielo, autos bajo nieve y rutas cortadas son algunas de las postales que deja el frío que nos trajo julio en la Patagonia. ¿Se podía prever un invierno tan gélido? ¿Alguien pronosticó las nevadas históricas en la Cordillera? ¿Y las centenas bajo cero de Patagonia Sur?
martes, 28 de julio de 2020 · 14:03

Por Carla Barbuto

Ríos y lagos congelados, cañerías de agua trabadas por el hielo, calles y rutas cortadas por la acumulación de nieve. Es un paisaje inusual, al menos en los últimos años, para la Patagonia. ¿Cómo se explica este invierno gélido?

Desde Madrid, el meteorólogo a Allen, Enzo Campetella nos saca las dudas. “La explicación de esta situación está dada por un gran bloqueo en la circulación atmosférica. En el Pacífico sur, en una zona donde siempre transcurren grandes sistemas de baja presión, se ubicó un potente anticiclón de bloqueo que hizo que la circulación cambiara durante varias semanas”, comenzó explicándonos el experto.

 

Auto bajo cero, en Río Grande (Tierra del Fuego),

 

“Este sistema, interactuando con bajas presiones que se ubicaban en al Atlántico permitió que varias oleadas de aire antártico llegaran a cubrir la Patagonia. Varias de ellas, por la circulación que tuvieron, se sumaron a aire marítimo que aportó la humedad necesaria para que se desarrollen nevadas intensas, persistentes y recurrentes. Por el norte de la Patagonia estuvieron pasando en altura sistemas de baja presión que eran desplazados por el bloqueo, lo que ayudó al desarrollo de precipitaciones desde el centro de Chubut al norte”, continúa Enzo.

 

Fake: Esta foto de una ola congelada circuló en las redes como ejemplo de la ola polar en la Patagonia, pero es de Estados Unidos. 

 

¿Se podía prever?, preguntamos y la respuesta es categórica: No. “Los modelos de estimación climática solo permiten tener una visión de algunos parámetros en relación a los promedios históricos, por lo que prever condiciones de nieve con mucho más que 20 días tiene altas chances de error. El modelo europeo de pronóstico está trabajando con una corrida en beta a 46 días, y en este caso anduvo muy bien adelantando el bloqueo que produjo esta situación con más de 25 días de anticipación”, nos dice.

 

Patagonia bajo cero.

Mientras vemos las imágenes que muestran escenas de -20 grados nos preguntamos si el frío extremo se debe paradójicamente al calentamiento global. Enzo nos explica que “este tipo de situaciones son totalmente normales, no están necesariamente relacionadas con el cambio climático, aunque serán necesarios algunos estudios para confirmar esto”.

“En primer lugar, este tipo de situaciones forman parte de la variabilidad típica del clima en esa parte de Sudamérica, con una recurrencia de alrededor de 2 décadas. Si es cierto que este bloqueo ha sido muy intenso y persistente”, admite el meteorólogo.

 

Ríos y lagos con hielo en la superficie.

 

Entendemos las explicaciones de Enzo, pero miramos las postales (algunas dolorosas) de la Patagonia helada y no podemos dejar de pensar que quizá recordaremos a este invierno con pocas sonrisas.












50%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios