ESTADOS UNIDOS

El estado de Colorado implementa medidas ambientales similares a Allen

A través de un informe de la agencia Reuters se conoció que el condado de Colorado estudia nuevas regulaciones.
lunes, 13 de mayo de 2019 · 09:27

Al igual que en Allen, hace algunos años, en Colorado (Estados Unidos) comenzó el debate sobre la regulación de la actividad petrolera en las zonas urbanas. Si hay algo que caracterizó a la gestión de Alberto Weretilneck y Sabina Costa en estos años, fue la posibilidad de acordar con las fuerzas políticas y sociales el desarrollo gasífero en esa localidad rionegrina.

A través de un informe de la agencia Reuters se conoció este jueves que el condado de Colorado está estudiando nuevas regulaciones ambientales. La producción del año pasado representó 500.000 barriles por día, lo que posicionó al estado en el quinto productor de los Estados Unidos.

Al parecer, también en el país del norte los ciclos económicos no están alineados con los ciclos políticos. El auge petrolero –detalla el informe de la agencia- se produjo cuando la política estatal de Colorado comenzó a desplazarse hacia la centro izquierda.

 

La nueva ley permitirá que los condados y los municipios establezcan las distancias mínimas que deberán estar los nuevos pozos petroleros de los hogares y escuelas. En nuestro país, las concesiones de áreas no contemplan legalmente los ejidos municipales, y tanto las provincias como la Nación, se rigen por la ley de hidrocarburos.

 

Las operadoras entienden que, la sociedad argentina, aún no está en condiciones de aceptar una convivencia al estilo norteamericano. Sus desarrollos se focalizan en la zona de la meseta antes que en las urbanas o semi urbanas evitando conflictos sociales. Este vacío regulatorio deja a los funcionarios locales dependientes de las reglamentaciones federales.

 

Allen fue precursora con su plan rector. A través de la ordenanza municipal, el municipio comenzó a regular el desarrollo de la actividad dentro del ejido municipal. La normativa que lleva más de 4 años establece zonas de exclusión -como es el casco urbano-, distancias mínimas respecto a hospitales, centros de atención y/o escuelas, circulación del tránsito pesado, normativas de ruidos y permisos de zanjeos para ductos de producción en las calles de la ciudad.

Uno de los aspectos que diferencia Colorado de Allen es la intensidad de la actividad. Mientras que la primera tiene 6.400 solicitudes de permisos de perforación retenidas para su aprobación, en la ciudad rionegrina solo existieron un máximo de 20 solicitudes en un año.

Las magnitudes marcan la diferencia. En el año de mayor apogeo, la ciudad rionegrina contó con tres equipos de perforación en forma simultánea, mientras que para el mismo periodo en Colorado solo trabajaron 25 equipos.

Una “similitud” es la famosa “incertidumbre”. Al igual que en nuestro país, los cambios políticos generan desaceleración de las inversiones, pero en Estados Unidos mientras que algunas empresas petroleras están preocupadas por la nueva ley de Colorado, otras continúan con sus planes estratégicos.

Asi por lo menos lo expresaron Chevron Corp  y Occidental Petroleum Corp ante la la posible adquisición de Anadarko Petroleum Corp, una firma petrolera que posee más de 400.000 acres, unos 1.618 Km2, en el estado de Colorado.

Los ejecutivos de ambas firmas le comentaron a Reuters que no esperan que la nueva ley represente un obstáculo. "No nos preocupa lo que está sucediendo en Colorado", dijo Vicki Hollub, directora ejecutiva de Occidental.

Al parecer tanto las ciudades y los condados no tienen una línea de tiempo establecida para promulgar las nuevas reglas que podrían reducir la actividad de perforación. En algunos condados como el de Adams impusieron una moratoria temporal para los nuevos permisos, mientras se promulgue las nuevas reglamentaciones.

Mientras que los políticos avanzan en las reglamentaciones, el presidente de la Asociación de Petróleo y Gas de Colorado, Dan Haley, calificó la nueva ley como "el principio, no el final" de un nuevo proceso para regular la actividad.

Como se puede observar, existen similitudes y diferencias entre Colorado y Allen. Pero el eje de la noticia está en poder reflexionar sobre porque las compañías continúan con sus planes de inversión temiendo el fantasma de una nueva legislación. La respuesta es tan simple como socialmente complicada. Para la industria, la sociedad norteamericana incorporó desde hace años conceptos que los argentinos seguimos confundiendo. Regular no es prohibir, incertidumbre no es inseguridad, Impacto ambiental no es contaminación.

 

Por Raúl Oscar Vila

 

 

33%
Satisfacción
50%
Esperanza
16%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios