BARRIO DE BALVANERA

La última broma pesada: el cocinero asesinó al mozo de cuchillada

Al parecer el mozo y el cocinero de un conocido restaurante italiano mantenían una tensa relación laboral. El domingo comenzaron por tirarse con objetos hasta que el cocinero tomó un cuchillo y apuñaló a su compañero de trabajo.

La última broma pesada: el cocinero asesinó al mozo de cuchillada

Una discusión entre el mozo y el cocinero de un reconocido restaurante italiano del barrio porteño de Balvanera, terminó en tragedia el domingo minutos antes que se abra la puerta para el ingreso de comensales. El cocinero mató de una puñalada en el pecho al mozo en el restaurante Pinuccio & Figli.

Entre gritos y corridas, cocinero y mozo se arrojaron objetos -entre ellos un salero- y de un momento a otro, José Adolfo Medina, alias "El Chileno", se abalanzó sobre Juan Dionisio Maydana y le clavó un cuchillo chuletero de 25 centímetros de largo en el lado izquierdo del tórax, hiriéndolo gravemente. Su compañero de trabajo, de 35 años, murió desangrado cuando era trasladado al Hospital Ramos Mejía.

Medina, entonces, al advertir lo que había hecho, se quedó en silencio e inmóvil hasta que llegó la policía y fue detenido en la Comisaría 6ta. Aún se investigan las causas del asesinato. Si bien en principio se extendió la versión de algunos vecinos y clientes de que eran frecuentes las discusiones con el mozo en el restaurante ubicado en Chile y Pasco, los trabajadores del local lo desestimaron.

"Nunca hubo ninguna discusión, no sé qué le pasó a José, no podemos entender ninguno, fue algo terrible, no sabemos qué le pasó por la cabeza. Estará arrepentido pero ya es tarde", dijo en diálogo con el canal C5N Alberto, cocinero de la trattoria hace 20 años y compañero de ambos.

El hecho ocurrió cerca de las 20.15 del domingo, cuando el restaurante se preparaba para abrir sus puertas y todavía no había clientes en el interior. Beatriz, vecina del conocido local gastronómico, se encontró cuando llegaba a su casa con el despliegue policial y se enteró de lo que había sucedido entre los dos hombres, a quienes conocía porque trabajaban allí hace años. "Todavía no lo puedo creer", dijo la mujer, que definió la situación como "un momento de locura". "Los chicos estaban consternados, no podían reaccionar. Fue terrible".

Comentarios