Nido de la Tierra

Piezas de tiempo

Ellos no hacen relojes, ellos hacen piezas de tiempo y por cada una que venden, plantan un árbol en la Patagonia.
jueves, 10 de octubre de 2019 · 20:38

Por María Marta Martínez 

Juan Chaher y Francisco Barbier son dos jóvenes emprendedores de Buenos Aires que, aunque no son de Patagonia, tienen su mente y corazón puestos en ella. Juntos, crearon Lengas Wear, una marca de relojes artesanales elaborados con lenga de árboles caídos de Tierra del Fuego. 

Su emprendimiento no sólo es atractivo por la belleza de cada una de sus “piezas de tiempo” (así llaman a sus relojes), sino que además tiene un componente fabuloso que es la sustentabilidad: se vincularon con la fundación ReforestArg que trabaja para restaurar áreas degradadas de la Patagonia por la tala masiva de árboles. Esta fundación hoy recibe una donación de la venta de cada reloj, la cual es invertida en la reforestación de plantas autóctonas en la Patagonia.

¿Se le puede pedir algo más a un emprendimiento? Sí, que su proceso productivo sea fascinante. El de Lengas Wear lo es.

El origen de la creación 

Ninguno tenía experiencia en la fabricación de relojes pero, como todo emprendedor, sí tenían experiencia en no rendirse ante el primer fracaso. 

En 2017 comenzaron a idear los primeros prototipos y luego de un año de pruebas y errores, aprendiendo a contrarreloj de forma autodidacta por todos los medios a su alcance (leyendo, por internet, con especialistas), en el 2018 lograron el objetivo: nació el primer reloj Lenga, elaborado mediante un minucioso y sincronizado trabajo artesanal.

Hoy producen un modelo de reloj de madera “que mantiene el cuadrante, bisel y caja unidos en una pieza pura e íntegra”, en dos tonos distintos: el blackborrow y el marsten. ¿Cuánto?  $3.650 (por tienda online).

 

El ciclo productivo

Tal como aseguran en su portal, todo se origina en los bosques de Tierra del Fuego. De allí se extrae la materia prima para la confección artesanal de cada pieza. Luego, esa madera es transportada hasta Caseros (Buenos Aires), donde comienza otro ciclo, el de la producción.

“La madera es procesada en tablones de diferentes dimensiones y espesores por sus diversos usos en las distintas industrias. Recibimos las tablas en bruto y con ayuda de un luthier cepillamos las maderas llevándolas al espesor deseado”, detallan.

Cuando la madera ya está lista y el lutier hizo lo suyo, cada pieza se traslada hasta Saavedra (CABA). Allí se desarrolla la instancia del mecanizado con máquinas especiales con las que “plasmamos los rasgos generales de la pieza, a partir de nuestro diseño 3D”. 

Para darles una terminación impecable, las piezas son trasladadas hasta el taller de General Pacheco (GBA). Ahí tornean hasta las más imperceptible astilla, se mejorar el lijado y la definición de bordes para descubrir las vetas propias de la madera. Si ése paso se hizo correctamente, el teñido y barnizado con aceites vegetales tendrá una correcta absorción en la madera. Y todos contentos. 

Por último, llega el momento del ensamble cuando cada pieza encaja a la perfección formando una sola unidad. Solo falta darle el tic tac que anuncia que la pieza tiene vida. “Se coloca el movimiento (Miyota 2035) junto con las agujas. Tras colocar la corona se selecciona el calibre del cristal que mejor se adecúa. Un pequeño click al presionar la corona y nace un nuevo Lenga”, explican.

Máquinas de tiempo

Desde que la madera cae del árbol hasta que va a adornar la muñeca de alguien, pasa mucho tiempo, pasan muchos procesos. La madera viaja, atraviesa medio país y se transforma para transformar la conciencia de quien lo usa. Es imposible tener un Lega y desconocer su misión ambientalista. Así, luego de ese largo viaje, esa misma madera vuelve a generar vida cada vez que se planta un árbol, cada vez que venden un reloj.

Todo funciona como un relojito en Lengas Wear. Desde el nombre hasta con su misión, rinden tributo a uno de los árboles más emblemáticos de la Patagonia.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias