Nido de las Plabras

Pablo Bernasconi: para leerte mejor

A propósito del Día Internacional del Libro, desde Bariloche, el autor multifacético Pablo Bernasconi invita a (re) descubrir lo maravilloso que es leer y lo lejos que podemos viajar sin salir de casa.
viernes, 24 de abril de 2020 · 12:52

Por Cecilia Russo, desde Bariloche. 

El 23 de abril, en el mundo, se celebró el Día Internacional del Libro, en conmemoración de la muerte de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, los tres en el año 1616. Ellos se transformaron en los pilares de la literatura universal. Entre medio de esos escritores, hay un mar de libros y autores que navegan entre tinta, papel y letras para volarnos la imaginación.

Desde Bariloche, Pablo Bernasconi, es el anfitrión de un sinfín de lecturas para niños y adultos y no duda en recomendar la lectura para hacer ejercicio desde casa: “Los autores que me inspiraron tienen que ver con la imaginación. Me gustan mucho los escritores que apelan y exigen del lector que ponga en práctica la musculatura de la imaginación. Y ahí entran siempre Borges, Cortázar, o Ítalo Calvino”.

Pablo se define como ilustrador de historias “porque mayormente amo las historias” dice,  aunque también, entre otras de sus facetas, es escritor y ha publicado quince libros infantiles. Y todo eso comenzó como lector: “Si tuviese que decir cómo entré al mundo de los libros, supongo que fue como todo el mundo, a través de la lectura. Me parece que es ése el lugar donde están las historias, donde uno tiene una caja de Pandora, donde hay mundos por descubrir, por entender, por decodificar e imaginar. Es maravilloso”.

Recuerda que de chico la gran biblioteca que tenía su mamá era el lugar que más le fascinaba: “Tenía muchos libros, mucha literatura y yo iba escalando esa biblioteca, a medida que la podía entender. Siempre digo que los libros de niños estaban en los estantes de abajo, y los de adultos, más arriba. Entonces a medida que iba creciendo también iba ganando altura en la literatura que consumía”.

Los recomendados de Pablo

Multifacético en sus trabajos, al igual que en sus lecturas: “Leo de todo un poco, depende de los intereses que vaya acumulando, desde naves espaciales y ciencia ficción con Philip K. Dick y Ray Bradbury, hasta novelas más costumbristas, del lado de García Márquez”.

“Ahora estoy leyendo mucha poesía, porque estoy abocado también a escribir en verso, entonces estoy tratando de encontrarme con el registro del género y diferentes voces. Estoy releyendo a Alejandra Pizarnik, a Roberto Juarroz, a un escritor que me gusta mucho y descubrí hace poco que se llama Charles Simic”. Y con esto comienza un listado de greatest hits.

“Siempre, también, releo a ítalo Calvino; en mi mesa de luz tengo Las cosmicómicas, de él. Y también estoy leyendo La libertad de Corker de John Berger. Por lo general, leo varias cosas a la vez. También me gusta mucho la historieta, y estoy leyendo algunas cosas que descubrí hace poquito y me interesé bastante: algunas cosas de Neil Gaiman, por ejemplo, como The sandman”.

Bernasconi, también cuenta que sus primeras musas estuvieron marcadas por la historieta nacional y, con ellas, autores como Fontanarrosa o Quino. “Me inspiró la Revista Humi, que era la edición infantil de Humor y ahí estaban la mayoría de los que escribían para adultos, pero para niños. Era maravillosa. Después pasé a la Revista Fierro, y de ahí  a leer cosas más de adolescentes”.

Umberto Eco, Roland Barthes, Stephen Hawking, también marcaron su formación y su interés por el pensamiento y la ciencia: “Cuando tomo un género, trato de leer muchos autores hasta que con uno me siento más afín”.

Libros en tiempo de cuarentena

El confinamiento nos hace descubrir que los libros abren otras oportunidades de acceso a otros mundos que nunca antes habíamos imaginado.

Bernasconi toma este momento especial que vive el mundo y nos cuenta que “los tiempos de cuarentena obligan a un estado de conciencia: necesitamos meternos para adentro, hasta por ley, y ahí podemos encontrarnos con muchas cosas, muy llenas o muy vacías. La lectura se adecúa a eso y nos ayuda a que, en ciertos vacíos, se produzca sentido que antes no había”.

Y en eso, Pablo apuesta a que “la literatura genera musculatura en la imaginación. Uno va progresando, va evolucionando y la propia imaginación de las personas se va desarrollando; y eso es a través de la lectura. Más allá de lo que uno lea, siempre es positivo. Y así vamos haciendo crecer esa musculatura, que tiene que ver con el lenguaje, el vocabulario, la comprensión y la imaginación”.

En este contexto, desde sus redes sociales Pablo propone un cuento para leer cada día. Allí sube antiguos textos suyos, o los lee, como un modo de hacer más entretenida la cuarentena: “La verdad es que entendí que, así como yo leía muchas historias por día, quizás mis libros, en estos momentos donde no hay librerías, podían ayudar si los ofrezco de a poquito, como libros en cuotas. Se me ocurrió que podía generar un lindo momento y darle un color diferente a estos días que son todos del mismo color. Un día hay un cuento azul, dedicado a la tristeza; otro día, un cuento más humorístico y tiene un color más verdoso; otro día, es un cuento que tiende más a la reflexión y va a ser un violáceo”.

Todos los días, desde su casa – “donde hago cuarentena desde hace 25 años, porque allí está mi estudio y siempre trabajé con la modalidad de videoconferencias o reuniones virtuales” – este artista nos comparte historias para meternos en mundos fantásticos y diferentes, y sentirnos más acompañados en tiempos de distanciamiento social.

#QuedateEnCasa; leé un libro

“El libro es una herramienta indispensable para el enaltecimiento del intelecto humano y para la evolución del género, como seres pensantes, consientes y que tienen un lugar en este mundo y son responsables de él. El libro ayuda a eso”, reflexiona Pablo en el Día Internacional del Libro, fecha que recuerda el compendio de textos que han cambiado a la humanidad.

“El libro nos trae la historia, el futuro, el pasado, las posibilidades. En un libro uno puede soñar, asustarse y cambiar sus reacciones, sus maneras de hacer las cosas. El libro, incluso tiene una ventaja física que es apelar al cariño: hay libros que uno los lleva en el corazón y los abraza. Uno sienta relaciones con los libros y, a través de ellos, con sus autores. Eso es porque uno entiende que en cierta medida ha entrado a un libro de una forma y ha salido de otra”, manifiesta.

Y cierra esta gran lección de lectura con algo que, creemos, todos sospechan: “Es inimaginable lo que hubiese pasado en una pandemia así si no hubiésemos tenido libros, literatura, música o cine. La cultura, el intelecto, la imaginación nos ayudan a transportarnos de maneras mucho más esenciales que un avión. Y eso yo lo agradezco”.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios