DIAGNÓSTICO Y PREVENCIÓN

Ehrlichia y hepatozoon las “nuevas” enfermedades en perros

Son poco conocidas, transmitidas por la garrapata y tienen síntomas similares a otras enfermedades
viernes, 25 de septiembre de 2020 · 02:00

La ehrlichia y hepatozoon son enfermedades no muy conocidas, hasta hace dos o tres años era raro escuchar sobre ellas, pero ante el incremento de casos podrían pasar a ser enfermedades frecuentes explicó el veterinario Juan Radesca en su columna semanal en Cambio de Aire por AM 550.

Ambas aparecieron en el país hace unos 20 años sobre todo en Buenos Aires y Córdoba y lentamente fueron avanzando, y en temporada de calor hay epidemias importantes por la presencia de garrapatas. En la región se están incrementando los diagnósticos de ambas enfermedades por lo que es importante conocer un poco más de ellas.

La ehrlichia es una bacteria que tiene la garrapata, esta al chupar la sangre del perro durante 24 o 48 horas inocula la bacteria en el perro. “Es un desafío para los profesionales llegar a este diagnóstico” afirma Radesca, porque los síntomas son parecidos a otras enfermedades y varían de perro a perro,  también se pueden dar  en forma aguda o se hace crónica provocando cuadros graves que provocan la muerte del perro.

En cuanto a los síntomas en la fase aguda, por lo general se puede dar fiebre, conjuntivitis y moco, típicos del moquillo, por eso suele confundirse y pueden presentarse ambas enfermedades a la vez, ya que la bacteria va a los glóbulos blancos y a las plaquetas que son las que regulan la coagulación. Al bajar las defensas se altera la coagulación, y se dan los síntomas, además de conjuntivitis, dolores musculares, fiebre, decaimiento, presentan infecciones secundarias como las respiratorias, y suele aparecer sangrado por la nariz, en la orina, materia fecal y hasta vómitos con sangre.

En cuanto al hepatozoon, (que también se puede presentar junto a la ehrlichia), el contagio se da cuando el perro se come la garrapata, es un protozoario y no una bacteria, que también ataca los glóbulos blancos y altera las defensas, provocando dolor muscular, fiebre, cuadro neurológico, trastorno para caminar, articulaciones inflamadas, entre otros síntomas.

Ambas enfermedades en la etapa aguda presentan esos síntomas, pero al pasar a ser crónicas convierten a los perros en portadores, una situación grave ya que las garrapatas que chupen la sangre de ese perro podrá contagiar a otros, pero además en la fase crónica por lo general la enfermedad vuelve con mas virulencia que la aguda  y suele ser la etapa mortal.

Los tratamientos son bastantes efectivos siempre que se diagnostiquen las enfermedades a tiempo y se haga un tratamiento con constancia y responsabilidad, por ejemplo en el caso de la erlichia el perro debe tomar antibióticos durante 20 a 30 días.

Además es importante destacar que la ehrlichia es una zoonosis, es decir que se da en humanos, aunque son muy raros los casos. Radesca afirma que las dos enfermedades son muy duras de transitar porque los síntomas provocan mucho dolor y sufrimiento, pero en ocasiones los perros no presentan ningún síntomas y al diagnóstico se llega por casualidad.

Es muy necesario tomar conciencia de lo importante que es prevenir y controlar las garrapatas, aplicando pipeta, pastillas u otros métodos recomendados por un profesional, y mantener limpio el ambiente del perro. Ante cualquier duda siempre se debe consultar al médico veterinario y no medicar por decisión propia al animal.

Podés escuchar la nota con el veterinario Juan Radesca acá:

 

Comentarios

Otras Noticias