Cambio de 180º

Vaca Muerta “tendrá que esperar”

Mientras que los gremios y las cámaras buscan una salida ordenada para mantener temporariamente los puestos de trabajo de una industria golpeada por la crisis mundial, el Gobierno Nacional aseguró que no es el momento para desarrollar Vaca Muerta.
jueves, 23 de abril de 2020 · 11:45

La fotografía de los barcos en tiempo real expone en forma gráfica e ilustrativa la disponibilidad de crudo en el planeta y la falta de demanda. Argentina está igual que el resto del mundo. Los lugares de acopio están al límite, algunas refinerías dejaron de procesar y otras directamente pararon sus actividades. El Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) impactó negativamente en la demanda de energía eléctrica del sector industrial y comercial.

“Hoy está sobrando petroleo en Argentina, estan las refinerías llenas...” expresó el Ministro de Desarrollo Productivo, Matias Kulfas. “Hay que evitar que se derrumbe la producción local… hay que evitar que las petroleras que están operando decidan levantar equipos porque despues no es fácil recuperarlos…”

Repasando los escenarios mundiales y tomando los episodios que sucedieron el lunes con el precio del WTI, Matias Kulfas aseguró que “en este contexto internacional (Vaca Muerta) es un tema que tendrá que esperar”.

El Gobierno Nacional está en permanente diálogo con los principales actores del sector, comentó en una entrevista televisiva y confirmó que la administración central está en la búsqueda de “algún esquema que permita sostener, aunque sea en un bajo nivel la producción y el empleo del sector”.

Si alguien tenía dudas sobre el futuro inmediato de Vaca Muerta, las declaraciones del Ministro de Desarrollo Productivo exponen de forma elegante la posición del Gobierno Nacional. La prioridad -como expresó Kulfas- pasa por mantener los campos en producción, y no desarrollar la formación geológica en un contexto internacional adverso.

Ante el nuevo escenario, se consultó a un ex gerente regional de una importante multinacional. “Para reactivar la industria hidrocarburífera se tiene que reactivar el consumo. Y el consumo está en el transporte, en la industria, en el campo” comentó a este medio. “El transporte aéreo, los camiones, los ómnibus de larga y media distancia y el campo son quienes consumen gran parte del petroleo refinado. Si primero no se trabajan estas variables, es imposible aplicar un precio sostén a un barril que no tiene demanda” sentencio enfático ante la consulta.

Por otro lado, el borrador de proyecto que comenzó a circular entre las empresas “expone a las operadoras a trabajar a pérdida… una de las cláusulas obliga a las petroleras a mantener el ritmo de inversiones, producción y puestos de trabajo del año pasado, algo imposible de llevar adelante”

En el 2019 el precio del barril superaba los U$D 55, existía una demanda real y los inversionistas buscaban lugares donde invertir. El contexto actual es todo lo contrario, la cotización del barril se encuentra por debajo de los U$D 25, no existe demanda real y los inversionistas se refugiaron en activos físicos.

“Es lógico que los políticos locales y las empresas medianas intenten incorporar en la agenda nacional el precio sostén, aunque les sugeriría que primero intente reactivas la demanda” concluyo el actual asesor de empresas petroleras.

La perspectiva que manifiesta el consultor, es que todas las propuestas están orientadas a contener la actividad local. "Por más que exista un precio sostén y la industria opere con la misma intensidad que el pasado año, el cuello de botella se presenta el almacenamiento por la falta de demanda".

Dicho de otra forma, "el precio sostén sin demanda genera cero ingresos" y en este sentido los analistas de las empresas operadoras están convencidos que un proyecto de esta característica; más que ayudar en la actual coyuntura, terminará fracasando por que la propuesta fue pensada para otro momento.

Comentarios