BRUTAL ATAQUE

Una madre sin consuelo: “Quien debía cuidarlo lo acribilló”

Las desgarradoras palabras de la mamá de Blas Correas, asesinado por efectivos de la policía en Córdoba
domingo, 9 de agosto de 2020 · 09:00

Soledad Laciar hace dos días despidió a su hijo en una casa de sepelios ubicada en el centro de la ciudad de Córdoba, el adolescente de 17 años asesinado de un tiro en la espalda efectuado por efectivos policiales luego de evadir un control vehicular junto a cuatro amigos.

La mujer, sin consuelo, decidió usar las redes sociales para expresar su dolor y pedir justicia por el homicidio de Blas: “Agradezco de todo corazón el cariño recibido en este momento que me toca pasar. Pido disculpas si no he atendido mi teléfono o no contesté mensajes. Estoy devastada. Me arrebataron mi hijo. Quien debía cuidarlo lo acribilló. Nunca más voy a poder abrazarlo. Nunca más. No voy a perder el tiempo explicando quién era mi hijo.  Pero prometí sobre su cajón que no iba a permitir que lo ensucien y que aunque se me vaya la vida en esto voy a luchar para que se haga justicia. Te amo hijito de mi corazón. Justicia por Blas". 

Además, la mamá subió varias fotos familiares recordando a su hijo, al que le arrebataron en segundos en la madrugada del jueves pasado cuando circulaba a bordo de un automóvil Fiat Argo por la avenida Vélez Sarsfield al 4500, al sur de la ciudad, minutos después de haber mantenido un altercado con dos personas a bordo de una moto. Junto a la víctima iban cuatro amigos más con quienes se había reunido para comer pizza y tomar una cerveza.

Facebook de Soledad Laciar, madre del adolescente de 17 años asesinado de un tiro en la espalda efectuado por efectivos policiales.

El viernes una multitud, entre familiares y amigos, despidió a Blas. Las escenas de dolor fueron postales de un día gris y más que nada para Soledad que fue asistida por familiares para poder sostenerse en pie y darle el último adiós a su hijo. Por protocolo sanitario, sólo pudieron ingresar 10 personas al lugar del velatorio, mientras que el resto de los asistentes permaneció en la vereda. 

El último adiós a Blas.

Según el relato de los amigos, al no detenerse en el control, los efectivos abrieron fuego. El joven que conducía con temor emprendió la huida y a las pocas cuadras dos de los amigos decidieron descender del vehículo y le dicen a Blas que baje: "Amigo, estoy herido, me la dieron, no me puedo mover", allí el conductor aceleró rápidamente en dirección al sanatorio privado Aconcagua. Según denunciaron, una médica no los quiso atender y cuando fueron a otro centro médico, los interceptó por la policía. El joven ya no tenía pulso y murió rodeado de efectivos y de dos de sus amigos. 

Blas junto a su hermana menor.

La justicia pudo identificar a los cuatro agentes que participaron del episodio. Se trata de Yamila Martínez, Wanda Esquivel, Lucas Gómez y Javier Alarcón. Los dos hombres quedaron detenidos e imputados del delito de “homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego”, luego de admitir que efectuaron los disparos al automóvil. A las mujeres las investigan por encubrimiento. Asimismo, sospechan que los efectivos “plantaron” un arma en la escena para incriminar a los jóvenes y justificar el brutal ataque.

Blas junto a su madre y hermanos. 

 

Comentarios