EL HACEDOR DEL FIN DEL MUNDO

Roberto Berbel: hasta siempre

Todos los titulares de su partida comienzan con una palabra: “querido”. Así era Roberto Berbel, el gran hacedor de Tolhuin, quien dejó este mundo pero toda la Patagonia lo recordará por siempre.
viernes, 31 de julio de 2020 · 16:58

Por María Marta Martínez y Carla Barbuto

Si hay algo hermoso en este oficio que ejercemos quienes trabajamos en los medios, es la posibilidad de conocer a personas interesantísimas e inolvidables. Fueron muchas las notas y entrevistas que hicimos sobre él y su hacer. Es que no paraba de hacer y hacer.

“El loco Berbel”, como le decìan, vivía en su amada Tolhuin, o “La Capital del Reencuentro con uno mismo”, como solía llamarla. Tenía 56 años y hacía 30 que residía en su complejo de cabañas al pie del lago Fagnano, las cuales él mismo administraba.

Allí tenía de backup un batallón de familiares (tres hijos varones, su madre, sus dos hermanas y cuñados, cinco sobrinos, un nieto y su ex esposa) y amigos que eran como de la familia. Ese ejército de firmes seguidores (y no precisamente de virtuales) supieron acompañarlo, en la primera línea, estoicos, en cuanta locura se le cruzaba por esa cabeza gigante llena de ideas imposibles.

Foto: (Gentileza Rodrigo Muñoz). Roberto también era chatarrero, juntaba de todo para sus inventos.

 

"Hay quienes, como Roberto y su familia, nos enseñan que cada crisis es una verdadera oportunidad para dar amor”, escribíamos sobre ellos en un reportaje que hicimos a Roberto en marzo para este medio. A la vista está que nada era imposible para el.

 

QUÉ NO FUE

Este loco hermoso de la Patagonia, qué no fue. 

Fue uno de los pioneros del turismo en Tolhuin (fue secretario de Turismo de la localidad), “donde construyó una sede cultural y recopiló información de incalculable valor para la historia de la comunidad”, destacan los medios locales. 

También administraba personalmente su complejo de cabañas (su lugar en el mundo), llamado “Camping Hain”, acogedoras y fantásticas, donde sucedían cosas de cuento; y era un insuperable anfitrión de los turistas que llegaban hasta este lado del mundo, tanto que cuando comenzó la cuarentena, alojó a cuatro familias de extranjeros que no pudieron partir antes del bloqueo de las fronteras mundiales por el Covid-19. Pero, como él era un demoledor de fronteras, la cuarentena no era un problema para seguir “haciendo".

Foto: “En el quincho del camping, Delia, la madre de mis hijos, y Germán, mi hijo mayor, dictan dos horas de español por día”, contaba en la ultima entrevista hecha por este medio.

 

“Esta familia de fueguinos que organiza tardes de arte con material reciclado para los niños, que los motiva a hacer cuadros que decoran las paredes de madera del camping, que lleva a Delia (la madre de los hijos Berbel) a dar clases de español a quienes no hablan el idioma, que motiva a todos a juntar leña para darse calor, para entretenerse y, sobre todo, para sentirse familia que se cuida", escribíamos sobre su familia en la nota ¿Qué pasa si cuando se decretó la cuarentena estabas en el fin del mundo?

Qué no fue... 

Foto: Gentileza Rodrigo Muñoz. 

 

Fue combatiente en la imperdonable guerra de las Islas Malvinas (a las que volvió muchos años después, a tratar de entender lo incomprensible); fue motoquero cuando unió la Isla de Tierra del Fuego con Chile (ninguna proeza para él, que ya había hecho tres veces Ushuaia-La Quiaca en dos ruedas); fue un loco inventor cuando cruzó el lago Fagnano en una embarcación a pedal que él mismo inventó; fue el creador del Carnaval de Invierno, una celebración que logró cambiar el concepto de invierno crudo y hostil de la Patagonia por un invierno outdoor, que anticipa una gran fiesta donde todo el mundo sale de sus casa para “sacudirse el frío”, como solía decir. También fue ingenioso cuando creó el Encuentro de Escultores de Hielo, en el que diferentes artistas tallaban pedazos congelados del lago Fagnano, con motosierra en mano.

Foto: Roberto unió la Isla de Tierra del Fuego con Chile en el marco del “Punta a Punta de la Tierra del Fuego”, un tour binacional que propone unir la isla desde Bahía Lapataia, en el Parque Nacional Tierra del Fuego, hasta Lago Blanco, en la Comuna de Timaukel (Chile).

 

Foto: uno de los encuentros de Escultores de Hielo.

 

AMANECERES

Brillante, sencillo, amigable y generoso. Falleció en el Hospital Regional Río Grande, el jueves 30 de julio de 2020, luego de transitar un cáncer fulminante que, en poco tiempo, se lo llevó.

“Aplausos de pie por tu vida maravillosa y tu lucha hasta el final. Que toque la Fanfarria… qué felices fuimos el invierno que pasó, qué traidora resulta la vida hermano, si el invierno anterior andabas repartiendo tortas fritas a los Granaderos, hechas por la vieja, apoyándome en una locura inmensa que construimos como pueblo y en familia”, escribió su hermana Ana tras su partida.

 

Hoy, todo el pueblo de Tolhuin lo llora. Es que con sus locuras hizo que esta pequeña localidad fueguina, ubicada en el literal y alucinante fin del mundo, sea conocida en el resto del globo. 

Su lugar en el mundo repetía incansablemente. Tanto amaba esa tierra que todas las mañanas publicaba en sus redes sociales la foto del amanecer desde su ventana, anticipando con el alba una nueva locura por descubrir.

Foto: amanecer capturado por Roberto el 07/02/2019. Todas las mañanas saludaba en sus redes con un "Hola internautas" y una postal tomada desde su ventana.

 

Foto: Gentileza Rodrigo Muñoz. 

 

Entrañable Roberto, gran hacedor en latitudes imposibles; con sus locuras nos mostró que aun en el invierno más crudo se puede celebrar la vida. “Loco de amor al viento, a la escarcha y al sol de Tierra del Fuego”, dice Ana. Loco de amor, decimos desde Suplemento VIVO; el podía volver cercanos los destinos más remotos y hacer del fin (de mundo) el inicio de todo.

Con la amargura de saber que no volveremos a conversar con él, le dedicamos estas palabras. Y celebramos su gran mensaje: disfrutar de la vida, porque si algo enseñó Roberto Berbel con la suya es que la vida es hermosa.

 

--

TE PUEDE INTERESAR

¿Qué pasa si cuando se decretó la cuarentena estabas en el fin del mundo?

Laguna Khami, laguna arte, laguna comunidad

La isla en moto 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios