Adopciones ¿responsables?

El canil de los perros devueltos

Fueron adoptados y después de un tiempo los devolvieron como si se trataran de objetos.
miércoles, 22 de abril de 2020 · 18:34

Este canil donde conviven tres perros, es uno de los 14 caniles que tiene FunPaBiA. Una fundación de Cipolletti que alberga a unos 50 perros rescatados de la calle y algunos más que en casas de tránsito esperan ser adoptados.

Lejos de lo que ocurrió en el Refugio de Animales de Palm Beach, Florida, donde el aislamiento impulsó a la gente a adoptar a todos los perros del lugar, la realidad en la región es otra.

Miles de perros deambulan en las calles de las ciudades, y este aislamiento social junto a la crisis económica profundizó el abandono y la baja de adopciones. Muchos más perros están en situaciones calamitosas debido a que las personas que los asistían ya no pueden circular libremente, tema que debería ser parte de la agenda de los funcionarios, debido a que quienes realizan este trabajo voluntario no logran obtener permisos para seguir cuidando a tantos perros a los que los municipios no logran ayudar en su totalidad.

El problema concreto que tuvo FunPaBiA con estas “adopciones fallidas” también la tuvieron con al menos otros diez perros que fueron adoptados y devueltos. Si bien siempre se da un periodo de adaptación para ver si hay química entre la persona y el perro, muchos han decidido que “no pueden tenerlos” después de meses y hasta años.

Pepino fue adoptado cuando era un cachorro y después de unos meses “la familia” evaluó y se dio cuenta que pasaba mucho tiempo solo. Amarilis también fue a un hogar en el que las diferencias con la otra mascota (de raza) eran muy evidentes, esta dormía adentro mientras Amarilis, una cruza lejana de Shar Pei, dormía en el patio donde además pasaba gran parte del día sola y por aburrimiento hacía pozos. Esto provocó un enojo en su adoptante que decidió devolverla para mantener intacto su jardín.

La otra perra que comparte sus días con Pepino y Amarilis, es Camila, rescatada del maltrato y abandono. Luego de dos años de adopción fue devuelta. Es inquieta, activa y joven, y su "dueño" entendió que los nuevos cachorros que llegaron al hogar corrían peligro con ella.

Ahora los "tres perros devueltos" pasan sus días encerrados, no están mal, pero ese no es el lugar. Camila no representa un peligro para el resto de los perros, Amarilis no hace pozos y Pepino, que pasaba unas doce horas solo en el patio de su casa ahora pasa casi 24 horas sin humanos, solo con la compañía de otros perros que, como él, esperan un hogar para siempre.

 

Comentarios

Otras Noticias