La Política en Neuquén

Vaca Muerta y la disyuntiva del MPN de cortarse solo

Neuquén ingresa a la segunda semana del ciclo lectivo, en huelga. Todo parece indicar que así, será todo marzo. Sin horizonte claro en la política petrolera, Gutiérrez analiza opciones.
domingo, 8 de marzo de 2020 · 15:33

Esta semana, en Neuquén, asistiremos a un nuevo capítulo del culebrón del que ATEN y el gobierno provincial son protagonistas principales. Novela a la que estamos acostumbrados desde hace muchos años, y cuyo final conocemos. Hay una disputa salarial, el gremio también dice que la lucha contempla peticiones relacionadas con la calidad educativa. El gobierno ofrece y el gremio rechaza. Mientras tanto los días pasan y los pibes siguen en modo vacaciones. Esta semana se realizará un paro de 48 horas. Seguramente sindicalistas y funcionarios se mostrarán juntos, alrededor de una mesa, pero con cara de pocos amigos. Si el guion no sufre modificaciones la semana próxima, previa al fin de semana largo del 24, los representantes de ATEN irán otra vez a la huelga, seguramente por otros dos días. De paso podrían decidir parar dos o tres jornadas más, durante los días hábiles posteriores al feriado. Si la cuenta no falla, de concretarse el cronograma antes citado pasaremos el mes de marzo con casi el 50% de los días sin clases. En algún momento de abril, el gobierno cederá en su pretensión de no descontar los días de huelga, los sindicalistas buscaran la forma de encontrar atractiva la propuesta que resistieron durante semanas y otra vez se darán la mano sin mostrarse los dientes. La historia es conocida, aburre e indigna.  

Los frentes de Alberto

Lo del conflicto educativo en Neuquén, comparado con lo que ocurre en el contexto nacional, es una anécdota. Cada vez son más fuertes las voces que hacen oír su preocupación por la marcha de la economía de nuestro país. Esta última semana hubo una disparada del Riesgo País y se la relaciona con las contradicciones que surgen a instancias del propio gobierno. Los frentes de conflicto abierto con el campo, la justicia y la iglesia lo muestran con síntomas de debilidad política y discusiones que se plantean más desde el “perokirchnerismo” que de esferas propias del gobierno nacional. A la incertidumbre económica del último mes, se le debe agregar cierta preocupación sobre la fortaleza política del actual gabinete de ministros que acompañan a Fernández. Los K de paladar negro no disimulan su disgusto con la figura del actual ministro Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. La situación económica y política es la comidilla en Casa Rosada y en cada sede de los gobiernos provinciales. Un estudio de análisis que proyecta la actividad económica en base a los recursos que administran los gobernadores genera preocupación dentro y fuera de nuestro país. De las 23 provincias, en el actual estado de situación, ninguna estaría en condiciones de llegar a fin de año garantizando el pago del salario de diciembre y la segunda cuota del aguinaldo de sus empleados. Los pronósticos son mucho más escépticos en el mediano plazo. Serían muy pocas las provincias que en junio puedan abonar sueldo y primera cuota del aguinaldo sin tener que recurrir a créditos o anticipos de la coparticipación federal de impuestos. La situación preocupa y mucho. El gobierno central trata de disimular la situación y promete lo que no tiene. De los 23 gobernadores, más de la mitad desconfían y comienzan a ensayar alternativas por fuera de las promesas presidenciales.

El conjunto de las provincias para poder llegar a fin de año sin sobresaltos, y con lo justo, necesitan 1,2 billones de pesos. Las estimaciones indican que el rojo alcanza a todos sin excepción. Sólo la provincia de Buenos Aires tiene 200 mil millones de déficit. Para Neuquén se proyectan 20 mil millones, el 10%  del déficit bonaerense.   

Omar y la receta neuquina

En el MPN ya comienzan a advertir el daño que las discusiones intestinas del peronismo gobernante están generando hacia afuera. No hay previsibilidad de que se cumpla con ninguna obra pública que se comprometa a las administraciones provinciales. Los gobernadores se están convirtiendo en guías espirituales de los intendentes. No es casual el peregrinaje de mandatarios comunales de todo el país por despachos oficiales nacionales tramitando expedientes que destraben proyectos que aguardan su turno desde hace muchos años. Neuquén ha tomado nota y hace 60 días que la administración de Omar Gutierrez empuja a los intendentes a que tramiten y cierren cada proyecto de obra con posibilidades de financiamiento.

Con respecto al futuro, en el MPN, lo ven con buenos ojos pero lo ligan más a lo que pueda cosechar Omar Gutiérrez por “motu propio”. Advierten que el gobierno nacional se encuentra empantanado en su propio esquema. Se estima que Vaca Muerta recuperará su ritmo recién sobre fines de este año. Se analiza que las contradicciones en las que ha incurrido el gobierno central hicieron mucho daño en el juego de las relaciones tejidas con las grandes compañías petroleras. Los CEOs siguen de cerca todos los síntomas que surgen desde la formación geológica norpatagonica. Hay señales de reconocimiento y de confianza hacia la administración neuquina. “Todas las compañías que operan en nuestras áreas han comprometido y garantizado el cumplimiento del Plan de inversiones que firmaron y anunciaron oportunamente”, señaló a este cronista una alta fuente del partido gobernante. “Neuquén sigue siendo el faro energético del país. No es casual que en el actual estado de incertidumbre seamos la única provincia que tiene proyección de inversiones de 12 mil millones de dólares por año”, indicó el casi septuagenario dirigente.

La administración de Omar Gutiérrez se debate entre seguir esperando el mentado acuerdo con el FMI o profundizar su relación con las compañías que operan en Vaca Muerta y sus países de origen. Hay antecedentes al respecto. El ex gobernador, Jorge Sapag, en el 2007 inició una cruzada por Estados Unidos, Canadá y Alemania, promocionando las bondades de lo que Vaca Muerta guardaba en sus entrañas. A pesar de las trabas del gobierno nacional, de aquella época, Neuquén logró instalarse en el concierto petrolero nacional y promocionar, desde Houston, las primeras áreas de no convencionales a licitar. Hasta aquí han sido 13 años de construcción ininterrumpida. Las operadoras estiman que este año Vaca Muerta podría estar generando 240 mil barriles de petróleo por día. Si se cumple será un nuevo record neuquino. Por eso es que las posibilidades de crecimiento, a pesar de la baja actual del barril, siguen intactas. Hay un clima generado a instancias de las casas de origen de las grandes compañías que aconsejan alimentar la relación con Neuquén, mientras se espera a ver “qué pasa con el gobierno peronista”.

Una de yanquis, chinos y rusos

Analistas económicos ligan a Neuquén con el acuerdo que se teje con el FMI a instancias del Ministro de Economía, Martín Guzmán. Mucho se ha dicho sobre la posibilidad de que los acreedores exijan como garantías de futuros pagos parte de los ingresos que, en el futuro, reditúe Vaca Muerta. Las versiones cada vez son más insistentes y muchos entendidos las dan por concretadas. “Estados Unidos será el garante del acuerdo y, en lo que respecta a la formación geológica norpatagonica, le estaría ganando la pulseada a China y Rusia”, como verán, la geopolítica también asoma en los sesudos análisis de los economistas. Por lo pronto solo nos limitamos a contar lo que pueda ocurrir. El tiempo dirá cuanto de todo lo dicho finalmente llegará a concretarse.

Mientras tanto este lunes en Neuquén se iniciará la segunda semana del ciclo lectivo con miles de pibes sin clases. Una señal poco agradable para la imagen que se quiere alimentar y alentar hacia los aliados petroleros extranjeros.  

Comentarios