NEUQUÉN

La crisis nacional y este segundo semestre que apura

El calendario electoral neuquino está cerca. El MPN está en carrera, JxC encaminado y el FdT con freno de mano
domingo, 3 de julio de 2022 · 13:17

El inicio de un mes y hasta el de una semana, pueden constituir un punto de inflexión en la línea de tiempo de aquellas cuestiones que tienen un lugar de llegada establecido o medianamente determinado. Este ingreso al segundo semestre del año podría significar, entonces, un mojón en la carrera rumbo al calendario electoral de 2023, y es por eso que las distintas fuerzas y organizaciones políticas comienzan (o deberían comenzar) a imprimirle celeridad a sus definiciones. El MPN está en carrera, Juntos por el Cambio (JxC) está encaminado y el Frente de Todos (FdT) está frenado por el descalabro económico y político, con el que los máximos referentes del gobierno nacional se fagocitan entre sí y hacen que los devoren los de afuera (cada vez con más argumentos y mayor facilidad).


El portazo del ahora ex ministro de Economía, Martín Guzmán, en pleno discurso de Cristina Fernández de Kirchner tiene un altísimo componente político y, entre otras cosas, volvió a desnudar las debilidades del presidente Alberto Fernández. Guzmán renunció por Twitter mientras la vicepresidenta descargaba críticas al rumbo económico; entre ambos profundizaron un desgaste del que la expresión neuquina del FdT no puede permanecer al margen de ninguno modo.


Cómo habría de resguardarse si quien asoma como precandidato a gobernador, Darío Martínez, conduce la secretaría de Energía de la Nación, según se dice allá en Buenos Aires, uno de los enclaves más cruentos en las batallas intestinas entre quienes obedecen a la vicepresidenta y aquellos que adhieren al dueño de Dylan. Guzmán no tenía injerencia política en esa secretaría clave para el país, que sufre los azotes opositores por la escasez de gasoil. También es objeto de tironeos internos que llevan a las indecisiones y de ahí a las respuestas tardías o directamente la inacción, mientras Vaca Muerta incrementa sus producciones e implora por la construcción de oleoductos y gasoductos. Y ese es precisamente este, uno de los pedidos del gobierno de la provincia de Neuquén.


La política es, sin dudas, apasionante. Pero lo sería aún más si estas disputas en lo más alto de la administración nacional no hubieran decantado en este presente inflacionario, con bolsillos deshilachados, jubilaciones paupérrimas, desempleo y alimentos por las nubes que padecen infinidad de argentinos; también los que tenían cierta capacidad financiera -no tanta- y ahora asisten con angustia y preocupación no sólo a las incertidumbres cambiarias, sino fundamentalmente a aquellas que tienen que ver con cuestiones más mundanas, como el pago de la tarjeta de crédito o la cuota de un plan de ahorro. Son momentos complejos que requieren de una madurez política que, hasta ahora, no se ve.


Pues bien, Neuquén será una de las primeras provincias en convocar al siempre saludable ejercicio del voto y el MPN ya madrugó al resto; y lo hizo tanto el oficialismo como su principal variante opositora. La expresión Azul presentó rápidamente la precandidatura de Marcos Koopmann a gobernador y la de Mariano Gaido a intendente. La precandidatura del rival interno, Rolando Figueroa, ya se conocía. En todo caso, lo que sorprendió fue la versión de que podría ir por fuera de la estructura partidaria, pero los rumores se fueron diluyendo con el correr de las semanas, como así también lo que le insinuaron desde los dos grandes sectores del PJ. Ahora después del portazo de Guzmán, es más impensado aún que quien viene de ganar la última interna del MPN contemple abrazarse al FdT.


Por lo pronto, los actos en Villa El Chocón y otras localidades, más la sobreexposición en recorridas de obras e inauguraciones, les dieron a los Azules el protagonismo que buscaban. Y, al mismo tiempo, sorprendieron en su parsimonia a un sector de la oposición que recién ahora ha salido con más decisión a la cancha, pero con cuestiones que atañen a una indisimulable incomodidad interna.


Aunque no fue respaldado por referentes de los partidos que componen la alianza, el pedido formal de ingreso de la Democracia Cristiana a la mesa provincial de JxC que realizó Jorge Sobisch, agitó las aguas. Y, en medio de ese agite, emergió el inmediato y casi instintivo rechazo del empresario de San Martín de los Andes y precandidato a gobernador por el PRO, Jorge Taylor, quien habló de distancias “éticas” y “morales” tan amplias y extensas que, en lugar de sumar, le restarían votos a la alianza. Lo planteó sin más vueltas; de frente march, como estila.


Además del PRO, de la UCR y de la CC-ARI a esa alianza también la integra Nuevo Compromiso Neuquino (NCN), un partido moldeado a los requerimientos del ex intendente Horacio “Pechi” Quiroga, cuya partida dejó un hueco muy difícil de llenar en ese espacio de la política neuquina, hecho que algunos admiten en público y que otros murmuran en privado.
Hasta ahora, los referentes de dichas fuerzas demoraron, esquivaron o administraron los tiempos de la respuesta al pedido de Sobisch (que sigue esperando) y concentraron su interés en la elección de la fecha para las internas, aún incierta. Taylor reclamó esa fecha y advirtió sobre los riesgos que puede acarrear la demora en las definiciones.


Sobisch tiene la candidatura a gobernador entre ceja y ceja y cuenta con el respaldo del ex senador Miguel Angel Pichetto, quien arma la versión local de su partido, Encuentro Republicano Federal. Pero ni Francisco Sánchez (diputado nacional, PRO) ni los radicales Pablo Cervi (diputado nacional) y Juan Peláez (concejal) se han expresado públicamente al respecto, pese a que los dos primeros son precandidatos a la gobernación y el tercero a la intendencia.


Taylor y Cervi han profundizado sus críticas al MPN provincial, Peláez ha hecho lo propio con la gestión municipal; y si bien no esquiva la confrontación con provincia, Sánchez apunta buena parte de sus dardos al gobierno de Alberto Fernández en general y a su componente ultra K en particular. A Sánchez se le reconoce una buena relación con los libertarios neuquinos, producto de su afinidad con Patricia Bullrich, situación que lo convierte en el candidato de los llamados halcones porteños pero acá, en Neuquén.


Con esas y otras movidas y estrategias los socios de JxC no han conseguido, hasta el momento, descontarle terreno al dinamismo que ostenta el MPN, con su exposición mediática a la que condimenta con pronunciamientos en nombre del federalismo ¿Y los diputados? Dejando de lado aquellos proyectos que requieren del siempre trabajoso consenso (que de hecho existe y merece reconocerse), la agenda legislativa de JxC es mayormente confrontativa (vía pedidos de informes) y la oficialista es de apoyo a Gutiérrez y a Koopmann. No hay nada de extraordinario en ello; por el contrario, es natural. Pero tampoco hay legisladores o legisladoras que destaquen con cierta nitidez por sobre el resto. Y lo mismo aplica para el bloque del FdT, cuyos componentes aguardan definiciones de Darío Martínez y de Oscar Parrilli, rivales en la interna del PJ, pero coincidentes en eso de no asomar la cabeza hasta que llegue el momento (desensillar hasta que aclare, enseñó el General Perón). Y este momento no es precisamente bueno, dado el escenario nacional que supone una pérdida de votos.


Si acaso se votara en el primer cuatrimestre de 2023, como muchos dicen, las provinciales estarían a 9 ó 10 meses, no más. Y quienes se encuentran mejor posicionados son los precandidatos del MPN, que por lo bajo ya diagraman la ingeniería de las alianzas y colectoras que indefectiblemente vendrán después de la interna; especialmente en el caso de los Azules que tienen mayor estructura y mecanismos aceitados.


Koopmann está literalmente en todos lados. Y así como entrega vacunas antigripales en Plaza Huincul y comparte unas horas con vecinos en el Gigante del Este (Provincias Unidas, NQN capital), también se reúne con jóvenes para sumar sus aportes al proyecto de ley de empleo y recorre Pymes por las distintas regiones. Figueroa predica por las localidades y tiene muy incorporado aquello del federalismo. Y así arrancó este segundo semestre, con el MPN encaminado (como era presumible que ocurriera en virtud de que largó primero), con JXC encaminado pero con cuestiones por resolver y con el FdT en un momento de vulnerabilidad que no podrá resolver desde Neuquén.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios