CASO GABRIEL MANDAGARAY

Policía ahogado: ampliarán los cargos a los instructores

La querella pretende imputarle los abusos hacia los demás agentes que realizaban el curso en Bahía Creek.
viernes, 17 de septiembre de 2021 · 16:05

La reconstrucción de los hechos sirvió para que la querella tenga sustento y de esta manera ampliar la acusación contra los instructores del grupo especial COER e intentar llegar más arriba, y que las responsabilidades no sólo terminen en ellos o en quienes estaban al frente del área de capacitación de la fuerza. Situación que sin dudas incomoda a la cúpula policial rionegrina, que desde un primer momento intentó realizar un pacto de silencio entre los jóvenes aspirantes para que "todo lo que sucedió en Bahía Creek, quede allí", como insistió un alto jefe policial minutos después de la muerte del joven Gabriel Mandagaray ahogado luego de ser sometido a un hostigamiento físico por parte de quienes estaban a cargo.

Aunque luego de aquella reconstrucción y ese asado por la noche en la que miembros de la cúpula finalizaron una jornada extensa en la que quedaron evidenciados los malos tratos y torturas a las que fueron sometidos los aspirantes a ingresar al COER, no hubo mayor movimiento mediático en la causa. Sin embargo, el tiempo transcurrido sirvió para que la querella, a cargo del abogado Damián Torres, prepare la ampliación de la formulación de cargos contra los hoy imputados.

Al entonces jefe del COER Alejandro Gattoni, el Oficial Principal Jefe del COER de Cipolletti Alfredo Nahuelcheo; el Sargento Ayudante que integra el Grupo COER de Viedma Marcelo Ariel Contreras y el Sargento integrante del COER de Bariloche Maximiliano Vitali Méndez, se los acusa del homicidio culposo de Mandagaray durante el curso de supervivencia ocurrida el 15 de abril.

Además de hacerlos caminar 40 kilómetros por las dunas, cargaron un subfusil PA3 de unos 4 kilos de peso, una mochila de 20 kilos sobre sus espaldas y una carmañola con apenas 2 litros de agua, también les ordenaron que debían meterse a una canal con agua, por lo que las 15 de horas restantes de caminata las debieron hacer mojados.

También se supo que uno de los aspirantes sufrió la fractura de coxis luego de recibir una violenta patada por parte de uno de los instructores. 

Entonces, conocidos todos estos abusos, la querella que representa a la pareja de Gabriel Mandagaray, a su pequeño hijo recién nacido y a los padres el Jefe de la Regional I de Viedma, el Comisario Mayor Antonio Mandagaray y la Jefa de la Regional de Los Menucos, la Comisaria Inspector Alejandra Fabi, decidió pedirle a la fiscalía que amplíe los cargos.

La intención es llegar a acusarlos por torturas, vejámenes y abuso de autoridad contra los instructores que ya están imputados, pero no se descarta apuntar a quienes autorizaron el curso sin contemplar los riesgos y tampoco supervisaron de qué manera se llevaría a cabo. Por el momento los encargados del área de capacitación de la fuerza, el entonces Director General de Capacitación y Perfeccionamiento, el Comisario General Carlos Víctor Grasso y el ex Jefe del Departamento Académico, Comisario Inspector Oscar Alberto Szymansky, sólo tienen una sanción administrativa por parte de la Policía, y no fueron acusados por la Justicia.

La fundamentación de Torres se basa en que "lo que pasó con Gabriel no fue un hecho aislado en el marco de una imprudencia específica, en un momento determinado, sino que estaba encuadrado en un contexto de un curso donde se llevaron a cabo excesos, abusos, circunstancias que están fuera de lo normal", y que esto "expone las deficiencias del curso". 

La autopsia develó que Gabriel Mandagaray murió por agotamiento físico, que luego de caminar 15 horas por las dunas, fue obligado a meterse al mar, sin saber nadar, con el uniforme puesto y los borceguíes puestos, con un pesado tronco en sus hombros.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias