HISTORIA DE VIDA

Peregrinó por el país y llegó a Neuquén en busca de trabajo

Jorge Páez, fue de norte a sur del país en busca de un futuro mejor, sin suerte. Llegó a Neuquén y busca cambiar su historia y la de su familia.
viernes, 10 de enero de 2020 · 10:45

Las promesas de trabajo, la búsqueda de un futuro mejor, y las ansias de progresar, son muchas veces el motor que pone en marcha el renacer de muchas familias. Algunas con proyectos más concretos, y otras con su suerte librada al azar y sin un colchón económico (ni otro real) en donde recostarse al final del día. 

Neuquén, desde un tiempo a esta parte, es un destino elegido por una gran cantidad de personas, de nuestro país y hasta del exterior, que se encuentran en la misma búsqueda. La gran vidriera de Vaca Muerta, y sus ilusiones bañadas en petróleo, son la lumbre que atrae a más de uno que se ve en la oscuridad del desempleo.

Tal es la historia de Jorge Páez, padre de 4 niños, quien con su mujer llegó a Neuquén hace dos semanas, con la promesa de un trabajo, y hasta hoy con la certeza de una nueva decepción. Pero su suerte puede cambiar.

“Cuando cambió el Gobierno Nacional en 2015 me quedé sin trabajo en los tambos de La Serenísima junto a otras 40 personas, y me fui a vivir a Salta para dedicarme al comercio de verdura y frutas. Me hice una casa prefabricada, pero una inundación me dejó sin nada junto a otras 200 personas. Desde el Gobierno nos dijeron que nos iban a dar un subsidio pero eso nunca llegó. Fui saltando de lugar en lugar, porque no tengo mucha familia porque mi papá falleció y mi madre está en Uruguay” dice un tímido Jorge, en el comienzo de la entrevista con Alejandro López en La Primera Mañana por AM550.

“Llegamos hasta el sur, en Río Gallegos, en un lugar precario, ahí también me prometieron ayuda y no me cumplieron. En el camino tuvimos un bono y vendí unas herramientas y con ese dinero tirabamos. Veníamos saltando de lugar a lugar, y en el camino mucha gente en la misma situación que nosotros me decía que vinieramos a Neuquén, que había trabajo”. Y es así, que Jorge y su familia emprendió su camino a Neuquén, “la mejor provincia”, para terminar varados en la terminal: “Como nos vieron desorientados y mal dormidos, se acercó la policía y gente del Gobierno a hacernos una encuesta y a preguntarnos lo que necesitabamos, y les contamos nuestra realidad”.

La familia de Jorge, que tiene 29 años, está compuesta por su esposa de 25 años y 4 pequeños niños: Máximo de 6, Leonardo que mañana cumple 5, Yutiel tiene 3 años, y Francesca sólo 1. 

“En Neuquén hubo gente buena que nos dio una mano con respecto a ropa, y tenemos un techo en donde descansar. Estoy necesitando alquilar algo, acomodar mi familia y traer el pan de cada día. Soy plomero gasista matriculado, pero puedo hacer cualquier tipo de trabajo, como cortar el pasto, etc. En una finca, o chacra para cuidar también, puedo hacer mantenimiento, todo lo que me ayude a buscar los recursos para pagar un alquiler. Tengo alojamiento garantizado hasta el lunes, gracias a un pastor que con el corazón nos abrió las puertas” cuenta Jorge, con desazón en su mirada pero agradecimiento en sus palabras.

La familia Páez, además de un trabajo para Jorge, necesita leche, pañales, alimentos varios, y frazadas: “Toda mano que puedan darme sirve, porque no tenemos muebles, no tenemos nada. Estoy dispuesto a cambiar una cama, una heladera o una cocina por trabajo, porque se que puedo hacerlo”.

La solidaridad, como muchas veces vemos en estos casos, no se hizo esperar. En el transcurso de la entrevista, una amplia cantidad de oyentes de AM550 se comunicó ofreciendo trabajo, ayuda, y apoyo a Jorge, quien emocionado agradeció los llamados y las oportunidades, esperando que a partir de hoy su suerte (y la de su familia) cambie para mejor.

Para comunicarse con Jorge, su teléfono es: 0299-155463840.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias