Coronavirus

La prensa, amenazada por el virus y el paro económico

Los medios de prensa sufren ya las consecuencias económicas de la pandemia.
domingo, 22 de marzo de 2020 · 19:36

El paro económico impuesto por la necesidad de frenar la expansión del coronavirus en el mundo, ya tiene una consecuencia muy grave: podría derivar en una amenaza concreta a la prensa, justo cuando es más necesaria que nunca, ya que difundir información veraz, incluso más allá de los deseos gubernamentales, es imprescindible para tener éxito en la cruzada sanitaria.

El tema es relativamente simple: el periodismo pasa por un momento de éxito de audiencia impresionante, porque el público consume mucha más información, dada las circunstancias; pero al mismo tiempo, la economía de cada medio de comunicación se resiente a pasos agigantados, porque el paro económico incluye el publicitario, que es el primer y principal recurso del periodismo para financiar su actividad informativa.

En un artículo del diario español El País, Ricardo de Querol toca este tema, este domingo. Dice, en el prestigioso diario: Cuando el periodismo es más necesario que nunca, cuando más se demanda información de calidad y más se valora su función de servicio público, la situación de los medios de comunicación se vuelve ruinosa. Las asociaciones de editores de prensa y las de radio y televisión privadas han lanzado un grito de alerta porque, pese a las audiencias disparadas y un fuerte despliegue informativo, la publicidad se ha desplomado como consecuencia del parón de la economía y las medidas de emergencia ante la crisis del coronavirus. Y esto amenaza, advierten, con desencadenar un proceso de ajuste más duro incluso que el emprendido tras la crisis de 2008, que implicaría una fuerte destrucción de empleo si no el cierre de cabeceras y emisoras.

En Neuquén, esto es rigurosamente aplicable. Los medios de prensa gráficos, televisivos, radiales -todos incluyen su participación en la WEB- están en problemas. Su actividad ha aumentado con la cuarentena, en lugar de reducirse. Se han debido implementar mecanismos especiales de cobertura, formas de transmisión antes poco probadas, con periodistas a distancia, aunque vivan en la misma comunidad, por las medidas sanitarias. Este esfuerzo, exige a la vez un gasto mayor al promedio. Pero la publicidad cae día a día, y el aumento de audiencia, que generalmente es un recurso para atraer mayores ingresos, esta vez no funciona de la misma manera.

Quienes primero tendrán problemas, serán los que tienen plantilla de personal más grande. Son, precisamente, los que mayor audiencia tienen. Es decir, son los medios en los que las personas de Neuquén y Río Negro depositan la mayor confianza para informarse. En medio de la vorágine de las redes sociales y su ordalía de fake news, distorsiones, alarmismos histéricos, o directamente, informaciones malintencionadas, el problema que atraviesa y que atravesará de forma más grave en poco tiempo, la prensa regional, es un tema a tener en cuenta, pues presta un servicio esencial, ya en peligro. Y, si no hay prensa, la libertad de prensa es solo un concepto vacío.

Es de esperar que en los próximos anuncios que prepara el gobierno de Alberto Fernández, se incluya esta situación, que une, como en otras crisis, a quienes hacemos periodismo en un mismo clamor: no se trata de subsidiar medios de prensa para sostener gobiernos, sino favorecer sistemas económicos que robustezcan la noción de garantía de los derechos ciudadanos. Y entre esos derechos inalienables, está el del acceso a la pluralidad en la información.

 

Comentarios