La Política en Neuquén

Mariano, Neuquén y la manada

El intendente de la capital de Vaca Muerta hace ruido por su agenda itinerante. Durante los próximos tres meses presentará, obras e inversiones millonarias.
martes, 21 de enero de 2020 · 01:43

Han pasado 30 días de la asunción del actual intendente de la ciudad de Neuquén, Mariano Gaido, el tiempo transcurrido no es mucho pero como dice el refrán: “para muestra un botón”. Para comenzar tenemos que remontarnos dos años atrás cuando siendo ministro de Trabajo, Seguridad y Desarrollo Social, Gaido ya proyectaba su destino político mirando el sillón que entonces ocupaba el recientemente desaparecido, Horacio “Pechi” Quiroga. A decir verdad, en esa época eran muy pocos los que daban crédito al anhelo del entonces “superministro”. Son los que hoy ocupan la primera línea de fuego del gabinete municipal, el secretario de gobierno Juan Hurtado; de Movilidad, Santiago Morán y de Capacitación y Empleo, Maria Pasqualini. Junto al ex diputado provincial, Claudio Domínguez son los que bancaron los sueños de aquel ministro de convertirse en el dirigente que recuperara el gobierno de la capital provincial para el MPN. Ya en aquellos tiempos, Gaido, se mostraba inquieto y afecto a gestionar desde el territorio. Fue el ministro que aumentó el poder militante en todo el oeste y el este de la ciudad. El crecimiento de su figura fue proporcional a la extensión territorial que el partido provincial iba logrando en zonas duras de la capital neuquina, esquivas para el dirigente promedio del MPN.

Un mes a todo ritmo

¿Qué es lo que hizo, de novedoso, Gaido durante su primer mes de gestión? Nada. Es el mismo método que aplica desde sus tiempos de militante y funcionario provincial. Para quienes lo conocen de aquella época esta versión del actual intendente es la misma de los tiempos cuando salía a captar a los jóvenes desempleados del oeste capitalino, renegados de la política y cualquier creencia que usted y yo podamos imaginar.

En un mes Gaido ocupó la escena de la agenda pública a fuerza de un raid maratónico de actividades. La pregunta es si podrá aguantar el ritmo imprimido. El tiempo dirá.

La estrategia de los asesores del Intendente es ubicar a la actual gestión en un plano de mayor sensibilidad y con mayor cercanía con los vecinos. El ritmo de estas cinco semanas transcurridas permite visualizar 12 meses de acción permanente. Gaido repite a quien quiera escuchar que el sillón de intendente le sienta muy bien y que le ha tomado mucho cariño. Sabe que de su suerte depende el sostén político del MPN en las elecciones provinciales del 2023. No admite ni ante sus más íntimos la posibilidad de ser candidato a gobernador. “Descubrí el cargo de intendente. Es algo difícil de explicar. Es el costado más sensible del político con carga pública. El ida y vuelta con la gente, me llena de energía y me compromete aún más”, llegó a comentarle Gaido a este cronista antes de fin de año.  Es el veranito o romance de los primeros meses de gestión, le dicen. Él se empecina en creer que, en la actualidad, es su lugar en el mundo y trabaja para que el ida y vuelta con los vecinos se extienda en el tiempo.

Las formas y los socios

El estilo también lo acercó a otras expresiones políticas, sus socios del UNE, perokirchneristas, radicales y quiroguistas dan crédito de su perfil abierto, conciliador y constructor. La continuidad de algunos funcionarios de primera línea y otros tantos de segunda y tercera línea de la gestión de “Pechi” le dio chapa de cumplidor. El momento culmine será cuando en un mes comience con el programa de inclusión de todo el personal que reviste, en la municipalidad, como contratados. Las acciones, del primer mes y las próximas, a promocionar, buscan diferenciar su gestión de la anterior. Enfrascado en los próximos meses de gobierno, el “lord mayor” de la capital neuquina no visualiza contendientes ocasionales. “No es tiempo de discutir, es el momento de trabajar por la inclusión de todos los vecinos de nuestra ciudad”, dijo algunas semanas atrás. “Ya vendrá el tiempo político de la confrontación y allí estaremos para dar crédito de todo lo realizado y todo lo mucho que tenemos por hacer para nuestro Neuquén del 2030”, dijo en una de las últimas reuniones con integrantes de su “carpa chica”.

“Omar-Mariano; Mariano-Omar”

El intendente y el gobernador, Omar Gutiérrez, se muestran como una misma versión. En los movimientos son dos gotas de agua. Uno está terminando su segundo mandato, el otro comienza su primer periodo como mandatario comunal y, la ocasión, lo entrevera entre los nombres cantados para llegar a la gobernación. Son momentos de la política y la realidad de cada uno de los protagonistas. No hay desavenencias ni competencia desleal, los une el compromiso por las responsabilidades asumidas y la necesidad de ser contenedores en épocas de alta sensibilidad social.

Hoy el eje de la institucionalidad y el equilibrio político los  atraviesa a ambos por igual. En 12 meses más, los caminos, quizás, comiencen a tomar otros horizontes. Gutiérrez hoy es un imán para un arco importante de la dirigencia política nacional. Gaido va adoptando el mismo perfil en la comunidad política de Neuquén. Los intendentes ya lo olfatean y comienzan a verlo como de la propia manada. Habrá que ver cuándo llegará el tiempo de liderarlos.

Galería de fotos

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios