LA POLÍTICA EN NEUQUÉN

Una semana de desorden y desobediencia

Los gobiernos debaten nuevas formas para enfrentar al “bicho maldito”. El fracaso de las restricciones y los comandos unilaterales. La política, los candidatos y los “humores oficiales”.
domingo, 18 de octubre de 2020 · 13:58

En los últimos siete días quedó demostrado que las intenciones de los gobiernos van en un sentido y las pretensiones de los ciudadanos, por otro.

A las medidas restrictivas de circulación y a los esquemas horarios de atención al público en los comercios y actividades no esenciales, las comunidades le dieron la espalda.

Sucedió en nuestra provincia y también en otros distritos del país. Por estas horas los gobiernos de Nación y provinciales buscan las formas de enfrentar una situación que les devora el sentido de autoridad semana a semana.

“Las últimas medidas fracasaron porque hay funcionarios que no quieren pagar ningún costo político. Lo que no saben es que el virus no hace distinciones, avanza y destruye todo lo que quede a su alcance”, señaló uno de los asesores sanitarios del gobierno neuquino.

“Es imprescindible que se restituya la cadena de autoridad política y las decisiones se tomen de manera consensuada. Provincia y municipios tienen que ser parte del esquema de las medidas que se adopten”, se sinceró ante este cronista un ex funcionario provincial que fue parte de la gesta de la recuperación de Villa la Angostura y el sur neuquino cuando, hace 9 años, se registró la erupción del volcán Puyehue.

“En momentos de emergencia hay que tener firmeza pero también hay que estar abierto al diálogo y contención afectiva de cada uno de los integrantes del equipo de colaboradores”, agregó.

Es imperante un protocolo para los conductores de tormentas y que se respete a rajatabla.  

Los “desorejados”

La cosa no está bien y las pruebas están en las formas en que la mayoría de los gobiernos comunales encararon la quincena de “aislamiento”, decidida por el gobierno nacional y a la que adhirió Provincia.

Salvo la ciudad de Neuquén, el resto de los municipios con status de “transmisión comunitaria” hicieron caso omiso a las recomendaciones. Las definiciones están relacionadas con la presión ejercida por los comerciantes y  vecinos de cada localidad. Pero la situación va mucho más allá de las decisiones adoptadas por tal o cual municipio.

Es el conjunto de las comunidades las que en su gran mayoría le han dicho que no al esquema de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio previsto, por Nación, hasta el próximo 25 de octubre.

Las señales ya se hacían sentir desde hace dos meses cuando el “bicho maldito” comenzó a pegar fuerte en la zona de la Confluencia. Con cinco meses de cuarentena ya comenzaba a notarse el hartazgo en algunos sectores de la sociedad.  Así y todo, las condiciones fueron aceptadas,  el programa sanitario preventivo diseñado se impuso y se fue extendiendo cada 15 días.

La última decisión del Presidente Alberto Fernández, fue lo que colmó la paciencia sobre las personas que han convivido con 210 días, ininterrumpidos, de prohibiciones y restricciones varias.

En Neuquén la insatisfacción se hizo sentir y por estas horas se debate cómo hacer para congraciarse con la ciudadanía.

Malestar y preocupación

Hay coincidencia en que el cuadro sanitario es grave y que con el transcurrir de las semanas será gravísimo. Que el verano será uno de los más calientes de los últimos años, no solo por lo elevado de las temperaturas estivales, sino también por el clima político y social.

El punto de partida de un nuevo esquema debería ser lo ocurrido en estos últimos diez días.

Se coincide en que se está ante un cuadro de rebeldía y desapego a las normas establecidas y a las que se tomaron, en el último tiempo, en el marco de la Pandemia.

Hay preocupación por lo que distintos analistas han dado en llamar la profundización de un “proceso de desinstitucionalización” a partir de la “falta de igualdad de oportunidades sociales”.

Lo dicho forma parte del análisis del escenario que los gobernantes tienen por delante y es la base de lo que denominan “medidas para una nueva forma de vinculación ciudadana”.

La falta de apego a las normas hizo, por ejemplo, que la última semana los centros neurálgicos de las localidades de la Confluencia exhibieran, como nunca, el mayor número de tránsito de vehículos y personas.

Fue la mejor manera de darle la espalda a las normas de emergencia impartidas. Pero ese desapego también lleva a otros abusos que hoy están ocultos.

Cuando los gobiernos se retiran, como administradores de las normas, se ingresa en una situación de descontrol en el que prevalecen los más fuertes.

Descontrol y abusos

El ejemplo de lo que sucede en el aspecto comercial es uno de los factores a tener en cuenta. Hemos llegado a una situación en la cual una caja de fósforos duplica en su valor a un kilo de harina.

Las góndolas de algunos supermercados de cadenas nacionales y extranjeras se muestran vacías y ausentes de productos necesarios para la alimentación básica de nuestros niños y adultos mayores.

Son innumerables los casos de consumidores que se quejan por el abuso que comerciantes “voraces” cometen cada vez que deben realizar operaciones con tarjetas de crédito. Cada vez son más los comerciantes “bolicheros” que no realizan transacciones de venta de alimentos con tarjetas de crédito en cuotas. La venta tiene que ser en una cuota, con tarjeta de débito o en efectivo. El festival de los atropellos también los involucra en acciones de sobreprecios en artículos de primera necesidad.

El desorden y la desinstitucionalización también nos llevan al aumento de la venta y consumo de drogas. Los índices de violencia doméstica y en la vía pública son preocupantes y forman parte del incipiente estado de rebeldía. El aumento de la tasa de suicidios también es un capítulo de la foto que tenemos ante nuestros ojos.

Los datos están, el diagnóstico también. Los funcionarios son conscientes del momento que les toca administrar. La incógnita es si van a aceptar el desafío que se les presenta y se involucran en el diseño de nuevas normas acordes al momento o si se insiste con las medidas adoptadas y vamos a un escenario de mayor rebeldía y enfrentamiento.  

Muchos entienden que se debe retomar el esquema piramidal, colaborativo, en las decisiones. Se remontan a los primeros meses de la cuarentena en los que los gobernadores tomaban las decisiones a instancias de sus equipos de colaboradores y en consonancia con cada uno de los intendentes de sus jurisdicciones. Eso se ha perdido.

Las urgencias impartidas por la amenaza del Coronavirus llevaron a las estructuras a que las decisiones llegaran a último momento y de manera inconsultas.

Las dudas y el temor a cometer errores mayores hicieron que muchos intendentes no pudieran hacer valer el criterio de las decisiones impartidas desde Nación y Provincia. Cada uno cuidando su rebaño a la espera de que el azote pandémico afloje.

La política al rojo vivo  

El aspecto político también va a incidir y cada vez más fuerte en la medida que nos acerquemos al verano.

En el terreno de las especulaciones se avizora un fuerte enfrentamiento entre sectores que integran el Frente de Todos y también puertas adentro de Juntos por el Cambio.

El clima deliberativo por las candidaturas a diputado nacional y concejales de la ciudad de Neuquén ya fue inaugurado y los anotados son varios. Lo mismo sucede puertas adentro del MPN. La sucesión del gobernador, Omar Gutiérrez, es motivo de charlas informales. También se hacen especulaciones sobre los personajes que podrían estar anotados en la grilla de largada para las legislativas nacionales del año próximo.

Sin dudas en donde se avizoran mayores remezones es en la conformación de la lista de concejales que el partido provincial ofrecerá, el próximo año, al electorado capitalino. Nadie lo acepta ni lo confirma pero este punto es y será el que mayores rispideces generará entre los referentes del partido gobernante. Hay amplio consenso en que quien debe decidir sobre la nómina es el actual intendente, Mariano Gaido, pero algunos operadores que invocan apellidos “ilustres” pretenden hacer valer el peso provincial por sobre la localidad.

Comentarios que surgen con los primeros calores primaverales  que pueden ser ciertos o no, pero que demuestran por qué algunas cosas están como están y no son lo que parece.  

Galería de fotos

Comentarios