La Política en Neuquén

El tiempo de “vacas flacas” no da para selfies

Cincuenta días de gobierno y los contrastes de las gestiones nacional, provincial y de comunas. Neuquén capital, la nueva joyita del MPN. Rincón de los Sauces advierte malestar y pronostica “alzada vecinal”.
domingo, 02 de febrero de 2020 · 13:06

Mientras se espera el desenlace de Vaca Muerta, en Neuquén suceden otras situaciones que merecen ser tenidas en cuenta. Ya son innumerables las oportunidades en las que imágenes y crónicas reflejan el interés, de casi todos los actores, de mantener viva y potenciar esta versión 2020 de Vaca Muerta. El gobierno nacional ha dado claras muestras de que va a reflotar el plan de exploración y extracción de petróleo y gas convencional, una señal de pacificación para los gobernadores sureños que exigen terminar con el aislamiento impuesto por Vaca Muerta y sus actores.

Como un gran equilibrista, el presidente Alberto Fernández, dejo en claro que su mano también estará imponiendo las buenas nuevas sobre la cuenca más importante de petróleo y gas no convencional. No obstante, el gobernador Omar Gutierrez, mantiene su presencia en Buenos Aires alternando reuniones con funcionarios nacionales y los máximos directivos de las compañías que operan en Neuquén. Hoy los ojos están puestos sobre el Congreso Nacional. De allí saldrá la Ley que pondrá blanco sobre negro en el futuro desarrollo de la política petrolera nacional. Habrá que seguir esperando.

Contrastes

Así las cosas vemos un gobierno activo y preocupado porque la acción se multiplique en cada rincón de la provincia. En épocas de “vacas flacas”, bien vale la pena volver al viejo recurso de poner la jeta sonriente en cuanta foto asegure presencia en las redes sociales. En los primeros 50 días de gobierno, del segundo mandato de Gutiérrez, se puede notar a varios funcionarios haciendo gala de la foto y el texto promocionando sus visitas a despachos oficiales del gobierno nacional. Hay una exageración en mostrar ese liderazgo, de hacedores, ante los escritorios de las primeras y segundas líneas del gobierno central. El “perokirchnerismo” está haciendo pesar el poder del centralismo sobre todos los gobiernos provinciales. Lo que acabamos de relatar no sucede solo con Neuquén. También aplica a la administración provincial que usted quiera imaginar. De acuerdo a las urgencias económicas que tengan serán los azotes y premios que reciban. Si estuvieron alineados o acompañaron institucionalmente a la gestión de Mauricio Macri, el destino será el purgatorio. En este caso aún no queda claro quién tiene la llave de la pretendida “sanación”, si Alberto o Cristina.

Podríamos decir que más allá de las fotos con rostros sonrientes junto a lo más granado del gabinete nacional, hoy por hoy, Río Negro y Neuquén están en “cuarentena”. De los síntomas y manifestaciones de sus gobernantes dependerá si concluiremos en el purgatorio o si nos liberaran de culpa y cargo con el sello de “sanitos y confiables”. Para ello habrá que recitar de corrido la marcha peronista. Al menos una vez y en privado. El folclore peronista en el poder en toda su dimensión.

Mariano y "su" Nueva York

La época de “vacas flacas” también genera otros contrastes. Los neuquinos del interior profundo asisten atónitos a lo que el MPN ha descubierto en estos 50 días de gestión. Neuquén capital, ha llegado a tomar el status de la Nueva York del sur del país. La vertiginosidad de los hechos de gobierno y la intensa agenda que lleva adelante el “lord mayor” Mariano Gaido, genera muy buenos dividendos a su imagen, pero hace ruido puertas adentro del partido provincial y de algunos mandatarios, o mandatarias, comunales. Del 10 de diciembre a la fecha la participación compartida de Gaido y el gobernador Gutiérrez, en actividades oficiales en Neuquén capital, ha sido más que importante. Los anuncios del mandatario comunal junto al gobernador se hicieron una costumbre y así será por lo menos hasta mediados del 2022. Se sabe que la idea del dúo “Mariano-Omar, Omar-Mariano” es arrancar de cuajo de las mentes de los vecinos capitalinos cualquier vestigio del extinto Intendente de la ciudad, Horacio “Pechi” Quiroga, como el gran hacedor de la principal ciudad de la Patagonia. Allí radicaría la estrategia de este doble comando que gobierna la capital de Vaca Muerta.

La explicación no alcanza para saciar las necesidades de demandas, de años, de intendentes y referentes territoriales del MPN del interior neuquino. Uno de ellos es el caso de Rincón de los Sauces. La intendenta, Norma Sepúlveda, esta semana tomó el guante y advirtió sobre la situación que vive su comunidad. A días de que Gutiérrez y Gaido firmaran el contrato de concesión del servicio de agua potable y saneamiento en favor del EPAS, Sepulveda pedía a gritos que se mirara hacia Rincón de los Sauces. Los vecinos de la ciudad petrolera hacen más de 60 días que tienen problemas de agua turbia en su red de distribución domicialiaria, fruto del escaso caudal que lleva el Río Colorado. Vale aclarar que la administración del servicio de agua potable es municipal y que todas las inversiones que se hicieron al respecto fueron realizadas durante el primer mandato del ex intendente, Marcelo Rucci. La falta de respuestas desde Provincia podría justificarse en que se trata de un tema de competencia local.

Norma y el grito de Rincón

Sepúlveda asumió el gobierno en medio de un malestar vecinal creciente por dos cuestiones. La mala calidad del agua de red y el avance del gobierno de Mendoza en dos obras claves que amenazan la supremacía y existencia misma de la comarca petrolera neuquina: la promoción del Parque Industrial Pata Mora, a 30 kilómetros de Rincón, y la construcción de la represa hidroeléctrica, Portezuelo del Viento, aguas arriba del Río Colorado. En este caso el proyecto en cuestión debe ser definido en el Congreso Nacional. Según estudios realizados por entendidos en hidrología y ambiente, el río Colorado disminuyó su caudal en un 50 por ciento. El caudal histórico, promedio era de entre 130 y 180 m3 por segundo. En la actualidad los registros hablan de un caudal máximo de 70 m3 por segundo. La disminución de los últimos años está relacionada con la falta de nevadas intensas. Desde el gobierno de la ciudad de Rincon de los Sauces se dice que con la represa en funcionamiento el caudal del Colorado se vería afectado en otro 50 por ciento. “De tener un río bravo e indomable pasaremos a tener lo más parecido a un pequeño canal de riego rural”, advirtieron. El avance de los dos proyectos mendocinos dejo de ser un tema de preocupación no solo de las autoridades comunales, un grupo de jóvenes y vecinos de la ciudad comenzaron a reunirse y planificar acciones en defensa de los intereses de la comarca. En los próximos días se anunciarían medidas de acción directa reclamando la intervención de las autoridades provinciales y de los legisladores nacionales neuquinos.

Una parte de la realidad de Vaca Muerta que en tiempos de vacas flacas no da para selfies.    

  

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias