BUSCANDO LA CURA

Puja entre vacunas: precio, efectividad, y conservación

En la carrera de laboratorios por ganarle a la pandemia hay grandes diferencias entre cada una de las dosis. Conocé los detalles.
martes, 24 de noviembre de 2020 · 10:56

Desde que fue declarada la actual pandemia de Coronavirus a principios de este fatídico 2020, en los laboratorios de todo el planeta se trabaja contrarreloj para desarrollar la ansiada vacuna. 

En la actualidad, 45 vacunas candidatas contra la COVID-19 se encuentran en ensayos clínicos en humanos y diez de estas vacunas se encuentran en ensayos de fase 3 con la expectativa de que algunos resultados puedan anunciarse antes de finales de año. De todas maneras, el mundo habla de 4 dosis como las más prometedoras, cada una con sus particularidades en cuanto a eficacia, precio, conservación y demás detalles.

 

La eficacia dada a conocer en los últimos días por cada una de estas esperadas dosis, es la siguiente:

Sputnik V (Rusia): 95%

Pfizer: 95%

Moderna: 94.5%

Oxford: cercano al 90%

 

Acerca de la "eficacia" de las vacunas candidatas: el porcentaje que se da a conocer, no quiere decir que protejan más o menos, sino a qué proporción de personas protegen en las pruebas realizadas.

Por ejemplo, si tienen 60% de eficacia, protegerán a seis de cada diez vacunados. Con más de esa cifra, si se vacuna masivamente, ya sería adecuado para frenar la transmisión del virus. Por eso un 95% de eficacia acortaría los tiempos para alcanzar la inmunidad colectiva, lo cual es una gran noticia.

 

El precio que tendrá cada una de las vacunas:

Teniendo en cuenta que la mayoría de los seres humanos del planeta deberá vacunarse contra el Coronavirus, el precio de las dosis es un factor muy importante, sobre todo para las naciones y los laboratorios. El medicamento debe ser accesible para todos si queremos lograr la tan ansiada "inmunidad colectiva".

Las diferencias entre las cuatro vacunas son importantes: la desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca (que se fabricará en Argentina) costará entre 3 y 5 dólares por cada dosis, la más barata y accesible del mercado; la de la multinacional estadounidense Pfizer y la biotecnológica alemana BioNTech superaría los 15 dólares; la Sputnik V Rusa, según informaron, costará menos de 20 dólares las dos inyecciones, y la concebida por la empresa estadounidense Moderna y los Institutos Nacionales de la Salud de EE UU alcanzaría los 22 dólares por dosis.

 

La conservación para el traslado:

Una vez que las vacunas estén listas y aprobadas se pondrá en marcha una etapa que es tan importante como el desarrollo, y que tiene que ver con la logística para trasladar las dosis, y que las mismas lleguen en condiciones a cada lugar del planeta para su distribución y aplicación.

La Universidad de Oxford comunicó que su vacuna experimental se mantiene ea temperaturas de entre 2 y 8 grados, y por lo tanto se puede distribuir utilizando los canales ya existentes para otros medicamentos. La dosis Sputnik V requiere de una temperatura de -18 grados para mantenerse. La inyección de Pfizer, sin embargo, necesita temperaturas ultrafrías, de unos 70 grados bajo cero, un problema que la empresa intentará solucionar mediante contenedores con hielo seco que pueden conservar la vacuna durante 15 días. El producto de Moderna está en un término medio, permanece estable al menos seis meses a 20 grados bajo cero y aguanta 30 días en la heladera, con temperaturas de entre 2 y 8 grados.

 

Muchos gobiernos tienen planes para las prioridades para la distribución de vacunas una vez que los suministros de vacunas COVID-19 estén disponibles. Los grupos prioritarios para la vacunación generalmente comienzan con el personal de atención médica de primera línea, los que trabajan en servicios esenciales, los que tienen problemas de salud que predisponen a una morbilidad severa por infección, y luego se mueven hacia abajo en los grupos de edad de viejos a jóvenes de acuerdo con las tasas de letalidad. En muchos países se planea centrar la atención en la inmunización en los hogares de ancianos, dado el alto número de muertes por COVID-19 en estas instalaciones durante la primera ola.

Comentarios

Otras Noticias