DESDE LA FUERZA DESCREEN QUE SEAN POLILADRON

Preocupan los asaltos con uniformes policiales

En los últimos días hubo dos hechos con botines millonarios en Cipolletti y Roca.
domingo, 21 de febrero de 2021 · 08:38

Una ola de robos planificados, con datos precisos que alguien confía, significó pérdidas millonarias durante los primeros días de febrero. Si bien los hechos de por si son llamativos, lo que más asombra los investigadores es la utilización de uniformes policiales en al menos dos de los asaltos, que casualmente son los que representaron botines más abultados.

El miércoles, primer día hábil luego del fin de semana extra largo de carnaval, dos empleados de la avícola Pollolín fueron interceptados a muy pocas cuadras de la sede de la empresa, mientras esperaban el semáforo para poder cruzar la avenida Circunvalación en Cipolletti. El conductor de la camioneta Chevrolet S-10 fue abordado por una persona con uniforme de Policía, mientras que un segundo hombre atacó a quien iba del lado del acompañante. En segundos le arrebataron el bolso con unos 9 millones de pesos en efectivo, más cheques.

Al día siguiente, una familia de Roca fue sorprendida por tres hombres cuando querían ingresar a su casa en el barrio Bagliani. Según el relato de la víctima tenían chalecos que decía Policía. Con golpes y amenazas lograron levarse unos 4 millones de pesos, 40 mil dólares, más joyas y una costosa camioneta 4x4.

En ambos asaltos, se repitieron algunos patrones como los uniformes policiales y el dato certero y preciso de que las víctimas tenían varios millones de pesos. Aunque hay una gran diferencia entre los dos, en Cipolletti se trataba de la recaudación del fin de semana de una empresa, en tanto que en el hecho de Roca, el dinero tiene dudosa procedencia, ya que el hombre asaltado fue condenado en 2017 a 3 años de prisión en suspenso por el robo de unos 100 mil litros de petróleo a través de la pinchadura de un caño de la empresa Oldelval, aunque declaró que tenía esa plata "por algunas apuestas ganadas en carreras de caballos y en el casino".

Independientemente del origen de los fondos, las brigadas de investigaciones de la provincia están tras los pasos de los uniformes policiales. Fuentes consultadas no se animaron a asegurar que se trate de la misma banda la que realizó estos dos asaltos, pero que la modalidad es la misma, utilizar el uniforme para no levantar sospechas inicialmente y luego dar el golpe de manera precisa.

Estamos casi seguro que no es personal de la fuerza, sino que son ladrones que utilizan parte de uniformes para simular que son policías y así abordar más fácil a las víctimas. Hace años tuvimos varios casos que ingresaban a las viviendas disfrazados de carteros de un correo privado, todo sirve para vulnerar a las víctimas elegidas

Con respecto a los uniformes, en ninguno de los dos casos pudieron confirmar que se tratara de vestimentas de la fuera rionegrina o neuquina. Los investigadores entienden que los chalecos utilizados no serían los antibala que usan los policías de ambas provincias, sino que son unos del "tipo tácticos de color negro que se pueden comprar en cualquier armería o proveeduría policial", pero que no pertenecen al uniforme oficial, sino que son utilizados por el personal de calle para poder cargar distintos elementos.

Si bien desde la Jefatura rionegrina no hicieron declaraciones al respecto y sólo se limitaron a informar que hay personal de las brigadas trabajando en la investigación. Integrantes de la fuerza negaron la posibilidad de que sean uniformes oficiales, pero alertaron a la población para que no caigan en engaños: "es obligación de que los policías se identifiquen como empleados de la fuerza y deben tener las distinta jerarquía en su uniforme, como también el nombre, además de los escudos policiales", explicó un alto jefe consultado.

Del mismo modo se animó a presagiar que "estamos casi seguro que no es personal de la fuerza, sino que son ladrones que utilizan parte de uniformes para simular que son policías y así abordar más fácil a las víctimas. Hace años tuvimos varios casos que ingresaban a las viviendas disfrazados de carteros de un correo privado, todo sirve para vulnerar a las víctimas elegidas".

En una charla más íntima y bajo la promesa de no revelar su nombre, comentó que hay casos en que integrantes de la fuerza son víctimas de robos en sus casas y cualquier prenda policial es de utilidad para los delincuentes. "Los policías tienen la obligación de llevar el arma reglamentaria permanentemente, por más que no estén de servicio o con el uniforme, por lo que no es muy frecuente que se la roben, pero en sus casas dejan sus chalecos, o gorras que son vendidas en el mercado negro o alquiladas para cometer golpes, aunque no siempre se usan en la misma ciudad donde se sustraen, si son de Neuquén terminan en las manos de algún delincuente de Río Negro y viceversa".

Este viejo policía rionegrino, aseguró que "los chalecos que están en poder de los delincuentes, en su mayoría no son los antibala que obligatoriamente deben usar nuestros compañeros, por una cuestión simple, no todos tienen el suyo por lo que muchas veces deben quedar en la comisaría para que lo pueda usar otro policía en otro turno".

De todas maneras y con los antecedentes de los últimos días, la recomendación es prestar mucha atención, aunque no siempre se logra porque la primera reacción ante la presencia de un policía es detenerse y allí aumenta la vulnerabilidad de las víctimas.

 

 

Comentarios