SE VIENE SEMANA SANTA

Clásico como los huevos de chocolate: profundizan controles en pescaderías

Recomiendan comprar el pescado solo en los comercios habilitados que presenten buena higiene general y exhiban sus productos frescos.
jueves, 22 de marzo de 2018 · 15:50

Se acerca Semana Santa y ya los inspectores municipales de Calidad Alimentaria salieron a recorrer los locales comerciales que venden pescado fresco y congelado y frutos de mar con el propósito de garantizar la salud de la población debido a que este producto es perecedero y debe ser conservado en condiciones especiales.

En la ciudad hay 21 pescaderías pero los controles también alcanzan a los supermercados e hipermercados que comercializan este tipo de alimentos.

Además, el subsecretario de Comercio, Gustavo Orlando, sumó a las carnicerías que mediante un permiso especial se las habilita para vender pescado exclusivamente en estas fiestas especiales.

“Son 15 o 20 las carnicerías que requieren el permiso para transformarse en pescaderías pero en este proceso que dura 10 días tienen terminantemente prohibido vender carnes rojas como de vaca, pollo, cordero y chivo para evitar la contaminación cruzada”, informó.

El subsecretario municipal indicó que como esta es la época de más consumo de pescado “profundizamos los controles que se hacen todo el año” y a la vez difundimos recomendaciones a la población a tener en cuenta a la hora de realizar la compra.

“Hay que tener en cuenta el olor, color, textura y sabor del producto”, ejemplificó, “no tienen que oler a amoníaco, los ojos tienen que ser brillosos y nunca estar hundidos, las escamas adheridas a la carne y ser transportados rápidamente a la casa, colocados en la heladera o freezer para no cortar la cadena de frío”.

En cuanto a los moluscos dijo que “deben guardar su brillo característico y no deben estar abiertos” y “si compramos pescado congelado que no tenga esa nieve que muchas veces vemos dentro de los paquetes porque eso significa que ha perdido la cadena de frío, es decir, ha generado humedad y vuelto a congelar”.

“Ese alimento ha perdido en algún momento la cadena de frío”, graficó.

En las inspecciones “no solo verificamos la calidad de los productos sino también las condiciones en que se encuentran los frigoríficos y las heladeras de exhibición” y llamó la atención que el pescado muchas veces se trabaja con hielo en escamas para que pueda verlo el público.

Las siguientes son las recomendaciones a tener en cuenta a la hora de comprar pescado: – Comprar el pescado solo en los comercios habilitados que presenten buena higiene general y exhiban sus productos frescos, conservados en abundante hielo (cubiertos) o congelados; y revisar la fecha de vencimiento de las latas, rechazando las que estén oxidadas o hinchadas.

– El pescado fresco debe presentar un ligero olor a pescado, pero nunca olor a amoníaco. Los ojos, siempre brillantes y no hundidos ya que la opacidad o el hundimiento son signos de deterioro. También es fundamental que presente las agallas rojas, las escamas adheridas al cuerpo y su carne firme y que no ceda ante la presión de la mano.

– La pigmentación tiene que ser viva y brillante y la columna vertebral estar firmemente adherida a los músculos; si se la intentara separar de ellos, debería romperse.

– La sangre debe ser roja y brillante. Si el pescado no está fresco, el color se vuelve marrón pardo. – Una vez comprados, transportar los pescados y mariscos directamente al domicilio y refrigerarlos inmediatamente para evitar que se corte la cadena de frío.

– Para conservar el pescado se recomienda no mantenerlo más de uno o dos días en la parte más fría de la heladera y hasta tres meses en el freezer. Los pescados y mariscos no deben descongelarse y volver a congelar y al momento de descongelarlos debe hacerse en la heladera y no a temperatura ambiente. Estos productos deben consumirse bien cocidos y lo antes posible.

– En cuanto a los crustáceos menores, como camarones y langostinos, hay que tener especial cuidado en observar que no presenten manchas negras, olor desagradable o desprendimiento entre cabeza y tronco. Los calamares deben tener la piel lisa, suave y húmeda, sin manchas sanguinolentas o extrañas. Sus ojos tienen que ser brillantes y salientes, y su musculatura consistente y elástica.

- Los mejillones, u otros moluscos bivalvos, deben tener las valvas cerradas y una vez cocidos, abrirse. Si están abiertas, hay que comprobar que se cierran con un ligero golpe. Asimismo, se recomienda que las pencas de bacalao salado tengan un aspecto seco y sin puntos rojos o negros en su superficie, ya que ello indicaría que tienen hongos.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios